domingo. 14.04.2024
León Benavente (Foto: Víctor Moreno, Festival Noches del Botánico)

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

En la primera semana de julio, el Festival Noches del Botánico continúa con su interesante programación musical en Madrid, presentando en esta ocasión a dos grupos tan destacados como Instituto Mexicano del Sonido y León Benavente.

El grupo mexicano, liderado por Camilo Lara, salió al escenario puntualmente alrededor de las 20:45, ante un auditorio prácticamente lleno. Desde las primeras canciones, quedó claro que Instituto Mexicano del Sonido es un grupo distinto, lleno de energía y con un estilo único que combina de manera magistral el folk, la electrónica y los sonidos latinos. No es sorprendente que la banda se haya convertido en uno de los grupos mexicanos más demandados y con más seguidores fuera de su país. Y esto no se debe únicamente a su carismático y mediático cantante, Camilo Lara, quien también tiene su propio programa en Radio 3, sino a sus letras ácidas y críticas que denuncian diversas injusticias en México con un ritmo irresistible. Su mensaje contra la intolerancia y los totalitarismos es aplicable a cualquier democracia que se nos presente.

Instituto Mexicano del Sonido (Foto: Víctor Moreno, Festival Noches del Botánico)
Instituto Mexicano del Sonido (Foto: Víctor Moreno, Festival Noches del Botánico)

Instituto Mexicano del Sonido es un grupo distinto, lleno de energía y con un estilo único que combina de manera magistral el folk, la electrónica y los sonidos latinos

El Instituto Mexicano del Sonido nos deleitó con temas como "México", "Jálale" y "El micrófono", los cuales hicieron bailar al público y llenaron aún más el auditorio de las Noches del Botánico. Camilo Lara animó al público a entregarse por completo con "Yo digo baila", ya que (cito textualmente) "posiblemente sería la última vez que todos los presentes se reunirían allí". Y sí, se bailó con muchas ganas. Por si fuera poco, Joe Crepúsculo subió al escenario para cantar con ellos "Mi fábrica de bailar", una canción muy bien recibida que es imposible resistirse a moverse al escucharla.

Si algo quedó claro es que la banda tiene la fuerza y el carisma suficientes para ser los protagonistas de cualquier festival en el que se presenten. Incluso se podría debatir si su actuación no fue lo mejor de toda la noche.

Sin embargo, los verdaderos protagonistas de la noche eran León Benavente, un grupo que está celebrando sus diez años como banda y que cuenta con un repertorio cargado de hits y letras ingeniosas. Debo admitir que tengo un cariño especial por esta banda, ya que los he seguido desde sus inicios, incluso antes, cuando formaban parte de los músicos de Nacho Vegas.

León Benavente no hizo ningún bis y sus miembros apenas se despidieron de un público que, a pesar de este tipo de "desplantes", los sigue queriendo

León Benavente (Foto: Víctor Moreno, Festival Noches del Botánico)
León Benavente
(Foto: Víctor Moreno,
Festival Noches del Botánico)

La banda, liderada por Abraham BobaEduardo BaosLuis Rodríguez y César Verdú, salió al escenario casi con sigilo (incluso diría que con timidez) para comenzar el concierto con "Líbrame del Mal", uno de sus temas más recientes del álbum de 2022 "Era". Poco a poco fueron calentando motores y conectando con el público con canciones como "California", "Amo" y "Como la piedra que flota". Sin embargo, las mayores ovaciones de la noche llegaron con "Tipo D" y "Ser brigada", temas que convirtieron inmediatamente al Festival Noches del Botánico en un karaoke. Y es que este rock con bases electrónicas y letras defendidas casi desde el hip-hop resulta muy adictivo.

Fue un concierto interesante aunque sin muchas sorpresas, si bien Miren Iza de Tulsa subió al escenario para cantar "Mano de santo", un tema voluntarioso, pero con el que no logré conectar del todo. Otra sorpresa de la noche fue el anuncio de Abraham Boba de que, con motivo de su décimo aniversario, organizarán una serie de conciertos en los que tocarán su primer disco completo, aunque no proporcionó muchos más detalles. Habrá que estar muy atentos.

La noche terminó de forma un tanto abrupta con "Ayer salí", uno de sus éxitos más solicitados y bailables, que hizo que todo el auditorio se levantara. Y justo cuando el público estaba en su punto más alto y con muchas ganas de más música, el concierto se terminó. León Benavente no hizo ningún bis y sus miembros apenas se despidieron de un público que, a pesar de este tipo de "desplantes", los sigue queriendo y siguiendo a donde quiera que vayan. En fin, no se lo tendremos en cuenta.

Instituto Mexicano del Sonido y León Benavente en el Festival Noches del Botánico