sábado. 02.03.2024
Rubén Pozo
Rubén Pozo

Diego Ruiz de la Cruz | @dieruiz90 

Eran las 21:30 horas del pasado jueves 25 cuando el cantautor rockero madrileño Rubén Pozo se subió al escenario de la sala El Sol, tras haber peleado duro en el hospital, para salir completamente recuperado de todo mal. Salió como si nada le hubiera pasado, repleto de energía y ofreció un puro recital de Rock & Roll.

Salió acompañado de su increíble banda con Ana Diego y su voz de caracola, como él mismo la define, a los coros y a la pandereta, y también del ya legendario guitarrista madrileño Alfredo Gil Expósito, conocido como Pitu, quien ya acompañó a Rubén en los tiempos más gamberros de Pereza.

El repertorio comenzó con “Gente”, la canción que abre “Vampiro”, el último disco del madrileño, seguido de “Tonto de tanto”, una de las canciones más personales de Rubén. A continuación, sonó “La Chica de la curva”, una de las canciones más bonitas que se han escrito y que pertenece a su segundo disco en solitario, “En Marcha”, a la que siguió, continuando con el mismo disco, “Chatarrero”. Después de este breve repaso a su segundo LP, llegó uno de los momentos más mágicos del concierto, donde nos hizo viajar hasta el último disco que publicó con Pereza, “Aviones”. Lo hizo con “Pirata”, canción que se convirtió en un himno tanto en España como en Latinoamérica, allá por el 2009.

Uno de los momentos más mágicos del concierto lo hizo con “Pirata”, canción que se convirtió en un himno tanto en España como en Latinoamérica

Después, volviendo en solitario, llegó “Llámame Brisa”, canción que pertenece a su tercer disco en solitario, llamado “Habrá que vivir”. A continuación, una vuelta al presente con “Me pareces increíble”, perteneciente a su último disco, “Vampiro”, y “Ha llegado el día”, nuevo single incluido en la versión vinilo de “Vampiro”.

No podía faltar un reconocimiento al disco compartido con Lichis, llamado “Mesa para dos”, con “Asco y Vergüenza”. Le seguiría un nuevo viaje a los tiempos de Pereza, con otros dos de sus grandes éxitos, “Yo Nací para estar en un Conjunto”, canción que en 2007 interpretó junto a Quique González para el álbum “Aproximaciones”, y “Matar al cartero”, una canción que Rubén definió cuando la escribió en 2005, sirve para sacar todo lo malo de dentro y que pertenece sin duda al álbum más gamberro de Pereza, “Animales”.

Volviendo brevemente a su tercer disco “Habrá que vivir”, llega “Guitarra Española”, un homenaje a uno de los instrumentos más importantes de nuestra música. Llegó el momento de viajar hasta sus comienzos en solitario, con “Ozono”, una de sus canciones más sensibles, que cierra su primer disco titulado “Lo que más”. Un pequeño paréntesis en el viaje a sus inicios en solitario, para hacer un regalito a los más fieles con la canción “Grupis”, escrita en 2007, para el disco “Aproximaciones” de Pereza y que desde aquel entonces no tocaba en directo.

La noche la cerró de la forma más emotiva posible, con ese himno que todos hemos cantado alguna vez en nuestra vida y que es un homenaje a nuestra ciudad Madrid

Volviendo a “Lo que más”, llegaron sus dos grandes himnos que toda la sala coreó a pleno pulmón, “Rucu Rucu” y “Chavalita”. A esto le seguiría otro de esos momentos verdaderamente mágicos, con “Margot”, un auténtico himno proveniente nuevamente de “Aproximaciones” y que todo el mundo abrazó y coreó.

Se acercaba el final y llegó una de sus canciones más sinceras y más queridas de su carrera en solitario, “T-Rex”, de su tercer LP, “Habrá que vivir”. La noche la cerró de la forma más emotiva posible, con ese himno que todos hemos cantado alguna vez en nuestra vida y que es un homenaje a nuestra ciudad Madrid, ya que nos lleva de Atocha a Antón Martín, de ahí a ese Bar de Tirso, para pasar por la Gran Vía y hacer noche en el Siroco. Esta canción se llama Madrid y con ella terminó una noche en la que Rubén, a golpe de Rock, demostró que había ganado la batalla, que estuvo a punto de arrebatarle esta noche. Gracias Rubén y larga vida al Rock & Roll.

 

Rubén Pozo conquista la sala El Sol a golpe de rock&roll