viernes. 01.03.2024
Santero y Los Muchachos 2

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Sábado dos de diciembre en Madrid, nueve de la noche. Un día muy frío, de esos que anticipan unas Navidades gélidas con bufanda y abrigo grueso. Pero, como cantan Santero y Los Muchachos, "Estamos bien, mejor que bien". Y ¿cómo no estarlo ante el regreso de esta emblemática banda valenciana a Madrid, y nada más y nada menos que a una sala tan representativa y querida, como La Paqui (antigua sala But)?

Un retorno a la capital tras una extensa gira que los ha llevado por gran parte de la geografía española y en la que también han tenido la ocasión de tocar en México, demostrando el gran momento en el que se encuentra el grupo. Álbum tras álbum, la banda va aumentando su número de seguidores y dejando una estela de carisma.

De esta manera, la banda de Miguel Ángel Escrivá (voz, bajo y contrabajo), Josemán Escrivá (coros, guitarras eléctricas y españolas), Soni Artal (coros, guitarras eléctricas y acústicas), Pau García-Serra (coros, batería y percusión) y Javier Escrivá (teclados y coros) salió muy puntual a escena para presentar su último disco, 'Royal Cantina', y ya de paso, hacernos un recorrido por lo mejor de su carrera. Ante una sala abarrotada (bastante más grande que en su anterior actuación en Madrid en la sala El Sol), los valencianos comenzaron con "Qué Voy A Hacer", una de sus canciones más emblemáticas y que quizás conecta mejor con los seguidores con ganas de pasarlo bien. “¿Qué voy a hacer si tú te vas? ¿Qué voy a hacer si tú no estás?” Se cantaba con fuerza en un anticipo de las ganas de bailar y pasárselo bien que había.

Desde los primeros minutos quedó claro el crecimiento exponencial de la banda, reflejado en el entusiasmo de sus seguidores. Era interesante observar cómo todas sus letras eran coreadas y cómo el público permaneció fiel y entregado en todo momento. Así fueron llegando temas muy queridos como "Ojos Pardos", "El Perdedor" o "Dragón", este último publicado hace tan solo unos meses, definiéndose como auténtico recordatorio de la necesidad de disfrutar y aprovechar la vida.

Como era de esperar, los momentos de mayor entusiasmo llegaron con "Homenaje", "Ventura" y con la ya icónica "Carretera de El Saler", detención en directo incluida. Temas que recuerdan lo querida que es la banda y lo bien que conectan algunos de sus temas, que indudablemente están en proceso de convertirse en himnos indies.

Dos horas de su "rock reposado" que fueron un auténtico homenaje a la buena música y a los directos con intensidad. La noche concluyó con "Sálvame de mi" y con la certeza de que esta banda actualmente solo tiene como límite lo que ellos mismos se impongan. ¡Nos vemos pronto!

Santero y Los Muchachos

Santero y Los Muchachos: el rock reposado seduce a Madrid