lunes. 24.06.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Las horas pasan
Y nadie viene a recoger a estos niños…

Un niño iraquí con melodioso acento
Me pide que pliegue su camisa incendiada
Y me explica sumergiéndose en el frío
que no quiere volver a su país en guerra.
Asiento, le abrazo, se despide con calma
Y se marcha al fin a un lugar posible,
A un lugar limpio y con alma,
 apto para niños que no quieren las guerras,
Con su acento dulce y una bandera blanca.

Las horas pasan,
Y nadie viene a recoger a este niño...

La niña gazatí que huele a queroseno
Me pide que le indique la salida
De esta ciudad ocupada por el miedo;
No puede soportar el grito de las piedras
Ni el sollozo de las rosas bombardeadas.
Asiento, la abrazo, le doy ánimos,
Y se marcha en busca de un lugar posible,
De un lugar limpio y con alma
Apto para niñas que no quieren las guerras,
Con su olor a queroseno y su bandera blanca.

Y pasan otros niños: libios, yemeníes, saharauis, afganos,
Que surgen de las ruinas humeantes de sus pueblos
Sembrados de estrellas del color del fuego
 Y todos quieren conocer la salida
De ese lugar donde llora el viento.
Y se marchan
Con sus camisas rojas y su bandera blanca.

Las horas pasan,
Se convierten en siglos,
Y nadie viene a recoger a estos niños
De las ciudades bombardeadas
Que siempre invaden las arenas
 Del tiempo y de los muertos.
Nadie viene a recogerlos,
 Nadie queda.

Ciudades bombardeadas