#TEMP
martes. 05.07.2022
TRIBUNA DE OPINIÓN

“Sumar” bien: buenos sumandos y acierto en el resultado

A propósito del proyecto que encabeza Yolanda Díaz 

El correcto y mejor resultado de una suma exige acierto y correspondencia entre objetivo y sumandos, lo que es aplicable tanto a las matemáticas como a la política.

El proyecto encabezado por Yolanda Diaz ha sido definido en su primera etapa como “SUMAR”. Coincido plenamente en su necesidad y objetivos. Mi acuerdo pleno va con lo que parece que se pretende sumar, no tanto con el método que se apunta, y me pregunto sobre el supuesto objetivo.

Parece que los sumandos que se pretende integrar son “la izquierda del PSOE”, también las diversas organizaciones, plataformas, clubs de amigos, fans de supuestos/as líderes de opinión, …, los espacios sociales (no las estructuras, espero) de las organizaciones que defienden derechos individuales y colectivos, sobre todo del mundo del trabajo, del ecologismo, del feminismo, …  Pero no sólo tales colectivos, también todas los/as desengañados/as de otras propuestas políticas. Y, sobre todo, entiendo que debería prestarse especial atención a los/as potencialmente abstencionistas, lo que supone precisamente articular un, inexistente aún hoy, instrumento político al que luego me referiré en relación con el objetivo del proyecto.

No acabo de entender el método con el que se piensa trabajar. ¿Se trata sólo de “Preguntar”?, ¿sin propuestas, objetivos, ...?, ¿sin preguntas más explícitas? Entiendo que las respuestas a sólo  genéricas preguntas las facilitan ya las encuestas. Si “preguntar” supone un intento, sin dida necesario, de estimular la participación ciudadana, es necesario articular mejor el programa, establecer objetivos, organizar el sistema de preguntas, debates, … más allá de asambleas abiertas a los y las que quieran acudir, o de tertulias de  amigos/as.

Pero, ¿cuál es el resultado perseguido?: ¿una plataforma electoral?, ¿un, otro, partido político?, ¿un frente amplio de …? Las pocas indicaciones al respecto parecen indicar que no se sabe, o se da por supuesto. Y si para ello se espera el resultado de las “preguntas”, sin propuestas previas al respecto, me temo que será harto complejo articular una propuesta final que estimule a los colectivos preguntados. Otra cosa sería ir elaborando y perfilando la propuesta final a través de un articulado procedimiento de debate colectivo a partir de suficientes “sugerencias” previas.

Y con ello volvemos a la cuestión en torno a la cual se está dando vueltas, sin acabar de definirla, por parte de los colectivos que, con Yolanda Diaz al frente, parecen impulsar el proyecto. La considero cuestión esencial en torno a la cual articular sumandos y método, y no me resisto a insistir a partir de planteamientos que ya he ido apuntando en la última etapa [1].

Prescindo en este momento de un posible nuevo partido político integrando a todas las diversas formaciones ahora existentes, que parecen tener una inercia que lo impide y aunque sea muy discutible considerarlas “partido político” más allá de su denominación o pretensiones. Pero al mismo tiempo considero que plantearse solamente una “plataforma electoral” sería un grave error.

Necesitamos urgentemente poner en marcha un trabajo de Organización para llegar a la convocatoria electoral con una estructura que no sólo estimule el voto en las elecciones generales, sino también que esté en condiciones de articular la activa intervención, la participación ciudadana, en el día después, cualquiera que sea su resultado, para establecer la permanente relación entre las tareas políticas del día y la ciudadanía. 

Para contribuir a la tarea de gobierno si alcanzamos un resultado que permita una nueva coalición de gobierno progresista, para dar fuerza a su programa y poder incidir en la opinión pública y contrarrestar las posibles reticencias de unos u otros colectivos por la velocidad o la lentitud de las iniciativas de gobierno, así como las inevitables resistencias que provoquen las iniciativas derivadas del programa de gobierno. 

O para seguir con la necesaria acción política que resulte de las propuestas electorales si no conseguimos la mayoría requerida para un gobierno de coalición progresista.

Un “frente amplio”, con esta u otra denominación, y que después de las elecciones debería preguntarse cómo ir avanzando en la coherencia organizativa y de contenidos del proceso que ahora se ponga en marcha con el “Sumar” que nos han propuesto y para el que, por si sirven, aporto estas estas preguntas y opiniones. 


[1] Partidos políticos ‘de gobierno’: imprescindibles ahoraAhora partido político: algo más que una ideología política y una propuesta

“Sumar” bien: buenos sumandos y acierto en el resultado