sábado. 02.03.2024
ministro_escriva
El ministro José Luis Escrivá en una imagen de archivo.

Los sindicatos mayoritarios en la Administración General del Estado han roto la baraja y han anunciado que se levantan de las mesas de negociación ante la situación “insostenible” del sistema de la Seguridad Social del que culpan al ministro José Luis Escrivá.

CCOO, UGT y CSIF han convocado movilizaciones para este mes de noviembre entre el personal que presta sus servicios en las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y que se iniciarán con el "paro técnico sindical".

Denuncian el “fiasco” del ministro del ramo por “no haber sido capaz de reconducir el progresivo deterioro de la gestión del sistema”.

Los sindicatos acusan al Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social de “no dar solución” a los problemas que desde hacen tiempo aquejan al sistema.

Señalan que tras la última reunión de la Mesa Delegada Extraordinaria, celebrada el pasado 27 de octubre, la Subsecretaría del Ministerio “mantiene su actitud de inoperancia e incumplimiento” de los acuerdos y compromisos.

“Los acuerdos siguen incumplidos y las erráticas políticas de personal evidencian una desesperada gestión del naufragio”, afirman.

A día de hoy, los sindicatos ven “agotados” todos los cauces y reprochan al Ministerio de “eludir sus responsabilidades y escudarse en Hacienda para incumplir los compromisos y pactos que se han alcanzado en años anteriores y que podrían evitar el colapso”.

Entre ellos, se refieren al Acuerdo de Fondos Adicionales 2018/2020 en la Seguridad Social; el Acuerdo de Mejora de las condiciones generales de trabajo, suscrito el 29 de noviembre de 2018 o la creación de una la Agencia Estatal de la Seguridad Social, tal como recomendaban los Pactos de Toledo.

En materia de personal, los sindicatos expresan su “preocupación” ante la próxima contratación de 1.615 interinos, una acción que han calificado de “parche ridículo”.

Aseguran que esta medida “desestabilizará, aún más, el sistema, sometiéndolo a continuos cambios de personal”. Muchos trabajadores saldrán de la Seguridad Social “antes de que lleguen a familiarizarse con un trabajo técnico que requiere formación específica”, advierten.

Con ello, tampoco se evitarán “los millones de llamadas desatendidas por desbordamiento, ni las largas colas que se ocultan tras unas citas previas imposibles de conseguir, ni la interrupción de rentas por retrasos en el reconocimiento del derecho”.

Sindicatos lanzan un órdago al ministro Escrivá