miércoles. 24.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Seguro que no lo he entendido bien, que ando ofuscado y obtuso. No obstante, he visto las imágenes por la televisión pública, la de todos, relativa a la devoción exuberante, la gallardía, el arrebato, que a algunos les pone la carne de gallina, ante acontecimientos “religioso-castrenses” que todos los Jueves Santos protagoniza la ciudad de Málaga.

Me refiero al desembarco de una Unidad de la Legión, en concreto la compañía de honores del Tercio ‘Duque de Alba’, II de La Legión, transportada para la ocasión por un buque de la Armada Española, el Contramaestre Casado de la Armada (104 metros de eslora). Aquí, no acaba el asunto; después pie en tierra, los “novios de la muerte” desfilan por las calles de Málaga hasta la Casa Hermandad del Cristo de Mena (Plaza Fray Alonso de Santo Tomás), o Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad (Mena).

Con sublimes y marciales maniobras ejecutadas con la virilidad y donaire de los legionarios, la excelente talla del Cristo de Mena, obra de escultor Palma Burgos, es levantada de forma perfecta y coordinada por los legionarios para ser entronizada en su “paso procesional”

En tan singular despliegue “religioso-castrense” participan más militares; a saber: Banda de guerra y compañía de honores del Tercio “Gran Capitán” I de la Legión; Banda de Música de la Brigada de la Legión “Rey Alfonso XIII”; Guardia de honor de las escuadras de gastadores de la Legión al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas; la Marina, con tropas, banda de música y banda de cornetas. No faltan, claro está, las autoridades civiles y militares- Tierra, Mar y Aire- de la ciudad de Málaga, en esta ocasión presididas por la Reina Emérita Doña Sofía; esa señora, tan conservadora y profesional de la Realeza, a la que no se ha visto jamás despeinada.

Con sublimes y marciales maniobras ejecutadas con la virilidad y donaire de los legionarios, la excelente talla del Cristo de Mena, obra de escultor Palma Burgos, es levantada de forma perfecta y coordinada por los legionarios para ser entronizada en su “paso procesional”. La forma de levantar el Cristo y su llevada en volandas con una sola mano, no puedo describirla y, es mucho mejor, que ustedes lo observen en las fotos que adjunto.

Después la Procesión, conocida también por el nombre de Procesión de los Legionarios, durante la cual que canta el himno legionario: El novio de la muerte, de cuya letra no quisiera privarles. Dice así:

Nadie en el Tercio sabía
quien era aquel legionario
tan audaz y temerario
que a la Legión se alistó.

Nadie sabía su historia,
más la Legión suponía
que un gran dolor le mordía
como un lobo, el corazón.

Más si alguno quien era le preguntaba
con dolor y rudeza le contestaba:
"Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera,
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tal leal compañera".

Cuando más rudo era el fuego
y la pelea más fiera
defendiendo su Bandera
el legionario avanzó.

Y sin temer al empuje
del enemigo exaltado,
supo morir como un bravo
y la enseña rescató.

Y al regar con su sangre la tierra ardiente,
murmuró el legionario con voz doliente:
"Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera,
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tal leal compañera".

Cuando, al fin le recogieron,
entre su pecho encontraron
una carta y un retrato
de una divina mujer.

Y aquella carta decía:
"Si algún día Dios te llama
para mí un puesto reclama
que buscarte pronto iré".

Y en el último beso que le enviaba
su postrer despedida le consagraba.

Por ir a tu lado a verte
mi más leal compañera,
me hice novio de la muerte,
la estreché con lazo fuerte
y su amor fue mi bandera.

Durante el desfile, y ante tan apasionado himno bélico el público patriótico aplaude, grita, se desgañita y muestra un entusiasmo contagioso. ¡Ah, se me olvidaba!, la procesión cuenta con la friolera de 763 nazarenos; además el vínculo y la tradición legionaria se remontan a principio del pasado siglo pasado, 1928 y la primera guardia se celebró en 1931. Es decir; búsqueda de la protección del Cristo en la sangrienta, inhumana, colonialista y bárbara Guerra de África.

Bueno, hasta aquí la introducción y el resumen somero del asunto. Ahora, llegan las preguntas. Que yo sepa todas las fuerzas militares que participan forman parte del Ejército Español, un Ejército que pagamos y sostenemos todos los ciudadanos con nuestros impuestos, independientemente de nuestro credo, confesión o creencias libres que constitucionalmente nos asisten. Me parece, imperiosamente necesario, un respeto por la laicidad del Estado, la separación clara y precisa de las Instituciones de todos, sin confusión posible, en relación a una confesión concreta, sea ésta cuál fuere. En este, como en muchos otros casos y cuestiones, la laicidad del Estado se la saltan a la “torera” nuestros responsables políticos. No se trata de prohibir ninguna manifestación religiosa, se trata de aclarar el carácter privado, concreto, la participación individual y colectiva de unos ciudadanos, a título de una Confesión Religiosa; en este caso la católica. Se imaginan a la Legión, o al Ejército español en otras fiestas religiosas; por ejemplo: el Yom Kippur, la Fiesta del Cordero o del Sacrificio (Eid al-Adha), Ramadán, etcétera.

Dicho esto, que es el núcleo de la cuestión, sólo dos apostillas de ateo irredento. Cómo casa una fiesta de Reconciliación, Penitencia, Paz y Resurrección (Pascua) mezclada con ritos castrenses, guerreros y obsoletos; armas, desfiles, uniformes militares, cruentos antecedentes de guerras coloniales, y cabra, bueno esto último lo doy por supuesto, no tengo evidencia fehaciente de que participe el animalito en el recorrido penitencial.

No soy yo quien para decirle a los católicos lo que deben plantearse, pero a mí me parece que deberían hacérselo mirar. Puestos a preguntar, yo dirigiría una pregunta inocente a los clérigos y seglares de la Iglesia Católica: morir salvajemente ejecutado en un instrumento de tortura- crucifixión -, ¿puede considerarse una Buena Muerte? O más bien se trata, de una ejecución extrajudicial- Poncio Pilatos se lavó las manos, creo recordar- llevada a cabo por una turba salvaje y fanática; ¡no lo olvidemos también religiosa!, ante la vigilancia de un poder Imperial y Colonial, absolutamente represivo y cruel. En mi humilde opinión Cristo es una víctima, un preso de conciencia, un opositor pacífico y político, que merece Memoria Histórica; además de Verdad, Justicia y Reparación.

Después lo del himno legionario: “El novio de la muerte”. Vamos a ver, ¿en un acto religioso y penitencial se puede entonar un epinicio más sórdido, embrutecido, belicoso, bárbaro y de un gusto algo más que discutible? El amor cristiano se “religa” a la muerte; pero puede ser alguien, o considerarse seriamente, novio de la parca, sin tener algún tipo de desequilibrio al menos de la personalidad. Lean, lean la letra del cántico castrense, no tiene desperdicio. ¡Santo Dios!, ¡la defunción como leal compañera! Hala, ¡viva la muerte!

Gritad conmigo: ¡Viva la vida!, ¡viva la inteligencia!, ¡viva una España laica y progresista!; ¡muera la muerte! 

Procesión legionaria