miércoles. 29.05.2024
22
Foto: Twitter

La Atención Primaria continua en estado critico. Hace ya 5 meses un grupo de profesionales de la Atención Primaria y de organizaciones profesionales, sociales y sindicales pusimos en marcha 'Salvemos la atención primaria' ante la conciencia de que la Atención Primaria se encontraba en una situación límite y que era necesario tomar medidas urgentes para garantizar no solo su supervivencia sino, sobre todo, su universalidad, calidad y accesibilidad.

Muchas organizaciones de todo el país (115 hasta el momento) así como numerosos ayuntamientos se han ido sumando a una iniciativa que tiene por objeto reivindicar el derecho a una Atención Primaria de calidad, universal y accesible para toda la población que es un elemento clave para garantizar el buen funcionamiento de nuestra Sanidad Pública e incluso para el mantenimiento del propio sistema sanitario público.

A pesar del apoyo de la población mostrado durante la pandemia y las numerosas y floridas declaraciones de todas las administraciones sanitarias, la realidad es que pese a ello  la mayoría de los problemas que tiene la Atención Primaria no han mejorado y muchos consultorios continúan cerrados, sigue predominando la atención telefónica, las elevadas demoras de muchos días e incluso semanas, cierres de dispositivos de urgencias, etc; porque las distintas Administraciones no están haciendo el esfuerzo necesario para solucionar estos problemas. Por poner solo dos ejemplos del ámbito económico, los presupuestos aprobados por las CCAA para 2022 se sitúan en un 14,93% de los presupuestos sanitarios de promedio, con unos márgenes muy amplios que van del 17,1% de Extremadura al 10,73% de Madrid, sin todavía alcanzar el 15,2% del 2010, siendo totalmente insuficientes, y en el caso del Gobierno central existen los 1.088 millones de euros presupuestados y no gastados en 2021 para Atención Primaria.

Durante estos meses se han desarrollado numerosas movilizaciones en la mayoría de las CCAA, de ámbito local, comarcal o autonómico. En la Comunidad de Madrid son pocas las localidades donde no se ha producido alguna movilización reclamando una mejora de la Atención Primaria porque como ya se ha señalado en esta Comunidad es donde se produce un deterioro más importante de la Atención Primaria, deterioro que comienza por una insuficiencia económica que no permite cubrir las necesidades asistenciales de la población y que se refleja en la escasez de profesionales y de recursos de este nivel asistencial. El gobierno de Díaz Ayuso continua con centros cerrados (los SUAP) o con disminución de los horarios de atención y con el personal bajo mínimos, y en medio rescinde varios miles de contratos, porque la estrategia esta clara, destrozar sistemáticamente la Sanidad Pública para conseguir la desafección de la ciudadanía y su huida, la de los que puedan económicamente hacerlo, hacia el sector privado. De momento ya ha conseguido que el porcentaje de población con un seguro sanitario privado sea el mayor del país, el 36,65%, muy por encima de Cataluña (31,82%) que tradicionalmente era la comunidad autónoma con mayor presencia del aseguramiento privado.

Es por todo ello que desde 'Salvemos la atención primaria' se reivindican 3 cuestiones fundamentales y urgentes:

Una. Garantizar unos centros de salud abiertos, accesibles, próximos a toda la población y sin listas de espera. Dando prioridad a las consultas presenciales por motivos clínicos. Las consultas telefónicas y telemáticas deberán tener un papel no discriminatorio para personas mayores o con dificultades para manejar las nuevas tecnologías.

Dos. Recuperar lo recortado en los últimos años, incrementando el presupuesto, hasta el 25% del total, lo que supondría unos 10.000 millones de euros más. Para ello, la necesaria inversión suplementaria debería repartirse entre las Comunidades y el Gobierno al 50%, y en las CCAA este aumento tendría que tener en cuenta el dinero que actualmente dedican, de manera que sean las CCAA que ahora dedican menos, como la de Madrid, las que hagan un mayor esfuerzo inversor.

Tres. Incrementar el personal de Atención Primaria, en unos 8.000 profesionales de la Medicina, 15.000 profesionales de Enfermería, y al menos 10.000 para las unidades administrativas, así como la necesaria incorporación de nuevos profesionales a los equipos (Fisioterapia, Matronas, Trabajo Social, Salud Mental, Logopedia, Atención Temprana, Farmacología Clínica…), ahora no disponibles o sólo accesibles por derivación externa, y con inauditas demoras.

Por supuesto hay muchas cosas más que hacer, como desarrollar la orientación comunitaria en los centros de salud, eliminar las trabas de acceso a pruebas diagnósticas y terapéuticas e incorporar una cartera de servicios óptima y homogénea en todas las Comunidades Autónomas, mejorar la relación con el nivel hospitalario, potenciar los procesos asistenciales como base de la atención de salud, coordinados desde la Atención Primaria, incrementando su capacidad resolutiva, transformar las áreas de salud para que se conviertan en el espacio para la integración de todas las actuaciones y actividades de salud, garantizar la participación y empoderamiento de la ciudadanía para la promoción de salud y la mejora de los servicios sanitarios y dotar a la Atención Primaria de los recursos suficientes para realizar actividades formativas, docentes y de investigación, para conseguir niveles de excelencia.

No podemos seguir tolerando más promesas que no se cumplen. Estas medidas deben de adoptarse de manera urgente porque hay que recuperar la Atención Primaria para la población que es su legítima propietaria.

Para lograrlo hacemos un llamamiento a la población y a los trabajadores del sistema sanitario a movilizarse el próximo 27 de marzo en numerosas ciudades de todo el país, en Madrid a las 12 horas desde el Ministerio de Sanidad hasta la Puerta del Sol y para seguir trabajando para conseguirlo, porque esta en juego la Sanidad Pública de nuestro país y la salud de la población. Es una responsabilidad de todos y todas el lograrlo.

Para salvar la crítica situación de la atención primaria