sábado. 13.04.2024
Foto: Flickr PSOE

Resulta muy adecuado el título para la situación política en nuestro país, ahora que celebran en Oregón los campeonatos mundiales de atletismo.

Otra cosa muy distinte es si esa recta final se refiere a la que existe en la carrera de 200 m o la maratón. Dado que a la legislatura le quedan apenas 15 meses podríamos decir que estamos en el final de la de 1.500m, casualmente en una de las pocas que hemos conseguido medalla.

Esa recta final comienza con un CIS clarificador y después de un intenso debate sobre el estado de la nación, en el que hemos visto a un renacido Pedro Sánchez más a la izquierda recordando a aquel de las primarias del PSOE últimas.

Cuando en pleno debate al enumerar sus propuestas soltó como si de un puñetazo en pleno estrado se tratara, la de crear un impuesto a las eléctricas y a la banca, las caras de Feijóo, Arrimadas, Abascal e incluso la de Yolanda Díaz eran un poema. 

Nuevamente les pillaba desprevenidos, a Díaz apenas 5 días después de presentar su nuevo proyecto político; “Sumar”. Le pasaba por la izquierda recuperando la iniciativa en un momento en el que muchos señalaban era de su declive definitivo. 

En estos tres días Pedro Sánchez ha recuperado la iniciativa desde la izquierda fortaleciendo ese flanco, pero debe afianzar también el periférico con PNV, ERC y Junts

Se equivocaron nuevamente, queda Sánchez para rato, incluso lo advirtió con una de las frases del debate: “voy a por todas”, que indica claramente sus intenciones; repetir mandato en 2023.

Incluso va más allá, porque consciente de que el PSOE por sí solo no puede gobernar, lo seguirá haciendo en gobierno de coalición con el apoyo del resto de las izquierdas más PNV y PdeCat.

Han sido así tres días llenos de debates ideológicos y lo que resulta aún más importante, llenos de propuestas, resoluciones y leyes.

Lo sucedido en el Congreso los 12, 13, 14 de Julio va a marcar un antes y un después en la historia de nuestro país.

A los impuestos a eléctricas y banca, bonificación en los abonos ferroviarios de corta y larga distancia, ayuda a las becas de los más necesitados, se le añaden la mejora del sistema sanitario, la garantía de que las pensiones se actualicen según IPC, etc.

Además, el último día también se aprobaron cuestiones de la máxima importancia, algunas con una profunda carga ideológica.

Ley de Memoria Democrática, RDL para la estabilidad del personal sanitario, prórroga de medidas del RDL contra la inflación y medidas anti crisis, o la importante modificación de la ley de CGPJ.

En casi todos los casos con la votación de las izquierdas y progresistas, frente a la derecha extrema del PP y la extrema derecha de VOX.

Así parece que va a ser durante los próximos 16 meses hasta las próximas elecciones, unas derechas cada vez más extremas. ¿Dónde quedó la moderación del señor Feijóo? Probablemente en Galicia ya que en Madrid parece haber sido contaminado por una Isabel Díaz Ayuso cada vez más escorada hacia la extrema derecha.

A veces parece que las “patas de banco” que suelta a menudo, las dice para eclipsar a su líder apropiándose del protagonismo en el PP.

Mal futuro va a tener este si no alcanza la Moncloa, con Ayuso y Moreno esperando ver su cadáver político pasar para ocupar su lugar.

En estos tres días Pedro Sánchez ha recuperado la iniciativa desde la izquierda fortaleciendo ese flanco, pero debe afianzar también el periférico con PNV, ERC y Junts.

Para eso necesita tal y como se lo recordó Aitor Esteban en el debate, no solo prometer sino especialmente cumplir, en concreto el desarrollo total de lo pactado en el Estatuto de Gernika. El PNV ha demostrado ser un socio leal con el que no debe haber ni una sola broma.

Con Catalunya normalizar cuanto antes la relación, también desde la mutua lealtad y comprensión.

Mención aparte merece la posición de Bildu. Su posición, esta vez sin ambigüedades, sobre el tema de las víctimas ha sido una gran noticia y contrasta con la posición deleznable de un PP “echado al monte”.

Su portavoz Mertxe Aizpurúa ha hecho mención a la declaración de Aiete “Por un futuro de paz y convivencia”, señalando; “nuestro compromiso sincero con el reconocimiento y reparación de todas las víctimas sin olvidar a ninguna” añadiendo “sentimos su dolor y desde ese sentimiento sincero afirmamos que nunca se debió haber producido” para terminar con un esclarecedor “queremos decirles de corazón que sentimos enormemente el daño causado”.

Esta importante declaración que cualquier gente de bien debería recibir con agrado, ha sido despreciado por un PP cuya manera de luchar contra la ley de Memoria Democrática, ha sido desarrollar en la misma sede en la que sonaron esas palabras de paz y reconciliación, una reunión con víctimas de ETA en un vil intento de enfrentar a estas con las del franquismo.

Lamentablemente esa es la derecha que nos toca sufrir y ese sería el futuro que nos esperaría si llegaran a gobernar.

Estamos en la recta final de esos peculiares 1.500 m, a partir de ahora toca a quienes han colaborado en esos tres intensos días, seguir remando en la misma dirección como las traineras que van a surcar el Cantábrico este verano. Profundizando en lo que les une, corrigendo lo que les separa, porque el monstruo espera fuera nuestro error.

Veremos...

En la recta final