miércoles. 19.06.2024

Ya hay un español que quiere / vivir y a vivir empieza, / entre una España que muere / y otra España que bosteza. / Españolito que vienes / al mundo te guarde Dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón.

Escribía nuestro poeta universal Antonio Machado en su “Proverbios y cantares” que formaba parte del poemario “Campos de Castilla”.

Éste lo inició en 1912 y su última versión fue de 1936, luego en él reflejó la convulsa época que pasó nuestro país justo antes de la terrible Guerra Civil.

Después, casi cuarenta años de oscuridad en los que la victoriosa fascista machacó y arrasó a las derrotadas izquierdas. 

Más tarde la luz de la Transición al final del túnel y el radiante día de nuestra democracia con el generoso perdón de los que fueron represaliados y la reconciliación, especialmente cuando en 1982 éstos vencieron en las elecciones y llegaron al gobierno.

En los últimos tiempos, especialmente con la aparición de VOX, la venganza que venían rumiando durante años ha brotado salvajemente

Surge el interrogante de si esa famosa reconciliación impulsada por Santiago Carrillo y su PCE, la falta de limpia y depuración de los aparatos franquistas que propició, ha supuesto aquellos polvos que provocan los lodos de ahora. 

La realidad es que en los últimos tiempos, especialmente con la aparición de VOX, la venganza que venían rumiando durante años ha brotado salvajemente, empapando hasta la médula a un PP que nunca llegó a ser la derecha europeísta y moderada que necesitaba nuestro país.

Ese contagio propiciado por la campaña de pactos entre ambos impulsada por Feijóo y los suyos, se está manifestando de manera violenta desde los gobiernos autonómicos y especialmente municipales constituidos por ellos.

El viento sectario y manipulador que viene del otro lado del Atlántico de la mano de Steve Bannon conecta con el Maquiavelo facha MAR. 

Ha provocado que algo muy profundo haya cambiado en nuestro país que recuerda cada vez más a lo que señalaba Machado. Las dos Españas emergen con una, la de extrema derecha, intentando acabar a sangre y fuego con la otra.

Harían bien las izquierdas, estatales o periféricas y los progresistas en tenerlo en cuenta.

¿Son galgos o podencos? Es indiferente, son perros agresivos que pueden acabar con nosotros.

Las dos Españas emergen con una, la de extrema derecha, intentando acabar a sangre y fuego con la otra

El clima que se está creando puede llegar a ser irrespirable. Alcaldes del PP enloquecidos arrancando los carteles de igualdad en ayuntamientos madrileños, gobiernos autonómicos eliminando términos como “violencia machista”, o consejerías de igualdad, anulando la “ley de memoria histórica” contagiados del negacionismo ultra, etc.

Y eso sólo es el comienzo.

A veces los acontecimientos van a tal velocidad que no tenemos tiempo de reflexionar sobre ellos.

Lo que sucedió el 28-M, que hemos sido capaces de parar en parte el 23-J. fue de una gravedad extrema. 

La derecha más extrema de la democracia, junto a la derecha extrema resucitada, han accedido a un poder muy importante. En cinco comunidades autónomas (incluyo Madrid en la que el PP es VOX), más de cien localidades, algunas de gran importancia, gobiernan con poder absoluto. Más el Senado.

Sólo islas como Euskadi, Catalunya, Navarra, Asturias y Castilla la Mancha han quedado a salvo de esa ola conservadora extrema. 

Sólo si somos capaces de conservar el gobierno central podemos evitar que el extremismo derechista invada definitivamente nuestro país. 

Por eso es tan importante hacer las concesiones necesarias para evitarlo. Todas las que hagan falta.

Si no lo conseguimos no sólo seguirán esos ataques brutales a derechos fundamentales, también continuarán con la salud, la educación pública, los servicios sociales. 

Volveremos a la enseñanza del franquismo revisando y manipulando los relatos, la salud universal será solo para los adinerados, pondrán no ya concertinas sino muros terribles en nuestras fronteras.

Sólo si somos capaces de conservar el gobierno central podemos evitar que el extremismo derechista invada definitivamente nuestro país

Euskadi y Catalunya sufrirán su ira sin miramientos imponiendo a sangre y fuego su concepto de “Una, grande y libre”. Su visión unilateral de nuestro país en el que sólo se habla un idioma, el castellano, más la versión más retro del “nacional catolicismo”.

Todo ello lo llevarán a la cultura. La censura volverá de nuevo a la música, al cine, teatro, literatura. Volverán las “listas negras”.

No es una visión apocalíptica, es lo que ya está pasando y pasará mucho más si eliminan el dique del gobierno plural de coalición.

Sin esa presa de contención nuestro país sufrirá las peores inundaciones de conservadurismo y reaccionarismo desde el franquismo.

No podemos, no debemos consentirlo, porque esta vez nos dan los números.

Nadie debe convertirse en cómplice de ellos propiciando esta terrible situación. ¡Nadie! 

Ni Podemos y su gurú poniendo palos en las ruedas, ni Puigdemont exigiendo imposibles, o ERC y PNV echándose al monte, porque el peligro lo corremos absolutamente todos.

Veremos.

De nuevo las dos Españas de las que habló Antonio Machado