<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 06.12.2022
2
Foto de archivo EFE
 

Se acerca el tramite parlamentario de la Ley de la memoria democrática, y con este fin, Unidas Podemos, ha organizado una jornada "Memoria, justicia, educación" para el miércoles, 9 de febrero, a las 16 horas, que se podrá ver por el canal del Congreso.

Coincide con el día, que hace 76 años la ONU condenó al régimen franquista, con su resolución número 32 de 9 de febrero de 1946. No se aceptaba la solicitud de España de ingreso en esta institución, pues había colaborado con la Alemania nazi y la Italia fascista, durante la II Guerra Mundial.

Esta jornada, en la que participan prestigiosos juristas, como Joan Garcés, autor del conocido libro "Soberanos e intervenidos", es un acto interno de Unidas Podemos, que no integra entre los participantes a los verdaderos protagonistas, es decir las víctimas de la represión franquista.

Los defensores en el Parlamento del proyecto de la Ley de memoria democrática, tienen que pasar a los hechos, de una vez por todas, y convocar a los protagonistas, hacia los que va dirigida este Ley, y que han participado en las más de 400 enmiendas.

Estoy convencida, es de que, si sale una ley justa, tendremos la III República Española, pero el tiempo corre en contra inexorablemente

Yo, por ejemplo, hice una sobre la mejora de la Ley, para que a los Tribunales y Consejos de guerra franquistas se les considerara ilegales y sus sentencias declaradas nulas, que por ahora no esta así contemplada en la Ley. Me basé en el caso de mi abuelo, el eminente doctor Luis Calandre Ibáñez, que padeció 2 consejos de guerra sumarísimos. Puse en el 2012 un recurso de revisión ante el Tribunal Supremo, que fue desestimado, con la excusa de la Ley de memoria histórica del 2007 y la Ley de amnistía de 1977, cerrando el acceso a la justicia. 

Otro de los temas peliagudos, es el de la anulación de la Ley de amnistía de 1977, que está impidiendo juzgar a los criminales verdugos. Muchas de las enmiendas van en este sentido, y seguro que se podría debatir en el Congreso con juristas de gran prestigio, integrados en las asociaciones memorialistas. Se debe hacer participar a los protagonistas, y no solo hacer jornadas de cara a la galería.

Hay que condenar al franquismo, como pone la Ley de Memoria Democrática en su preámbulo, pero en los términos declarados en la Resolución de la ONU de 9 de febrero de 1946.

Muchas cosas, que fui investigando a lo largo de estos 15 años, de la historia de España y de la memoria familiar, han sido constantemente ignorados, con pequeñas excepciones:

Un Hospital de Carabineros, situado en la Residencia de Estudiantes, que dirigió durante la guerra el Dr. Calandre, (1937-39) y donde se curó a cientos de milicianos de una epidemia de malaria en los frentes de Madrid.

La existencia de un Bunker, debajo, que se construyó en 1937 y con capacidad para 200 personas, pues caían en la zona muchas bombas nazi-fascistas. Tras una nefasta rehabilitación, medio destruido.

El nombramiento de Calandre, por el secretario Tomas Navarro Tomas, como subdelegado de la Junta para ampliación de Estudios (JAE) en Madrid, durante la guerra (1938-39).

La promulgación y aplicación de normativa racial antijudía, por parte de los franquistas: La de paso de fronteras de 11 de mayo de 1939 y la de depuración de médicos de 7 de octubre de 1939, firmada por Serrano Suñer. Fueron aplicadas a mis abuelos. Y Siguen sin estar derogadas o anulados, contraviniendo la legislación internacional.

Acaba de salir, por ejemplo, un libro del historiador y Académico de la Real Academia de la Historia, Enrique Moradiellos, "El Holocausto y la España de Franco", donde dice que "Franco conocía el Holocausto y nunca barajó legislar contra los judíos" (es falso).

El Pregón de Semana Santa del viernes santo de 1971 dado en Zamora por Manuel Fraga Iribarne, maldiciendo a los judíos. Su busto está en el Senado, y su retrato en una sala de Congreso de los Diputados, a pesar de haber puesto descendiente de víctimas judías del Holocausto, y yo misma, una reclamación.

Pedimos hechos, a los que están tramitando la Ley de la memoria democrática, pues, de lo que sí estoy convencida, es de que, si sale una ley justa, tendremos la III República Española, pero el tiempo corre en contra inexorablemente.

1 copia

Necesitamos hechos (por primera vez) en la tramitación de la ley de memoria democrática