jueves. 18.07.2024
milei_ayuso
Imagen: Internet

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Me entero, como Pedro Sánchez, por la prensa, de que Milei vuelve a España. Esta vez no es para ver a Abascal, sino a su alter ego en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Lo primero que pienso es eso de que Dios los cría y ellos se juntan. Díaz Ayuso, y desde el balcón de su despacho, como presidenta de la Comunidad de Madrid, que es, nos debería una explicación. Pero no hace falta, todos sabemos de qué pie cojea. Dos almas gemelas como ellos, seguro que tienen mucho de qué hablar, de Sánchez naturalmente, además de intercambiarse recuerdos conmemorativos del encuentro. Díaz Ayuso, por lo menos, le ha prometido una medalla.

Porque, el caso es que Milei viene de gira por Europa donde sus admiradores le dan premios y le ponen medallas. No me extrañaría nada que, al final de su mandato, pusiera un puesto en el mercadillo del San Telmo bonaerense para vender todos esos recuerdos recibidos. Ya se sabe que don Javier Gerardo es muy mirado para eso de la plata y no creo que le haga ascos a poder sacar algo del asunto.

Pues estemos atentos al acontecimiento. Si lo televisa Telemadrid, prometo no perdérmelo. Seguro que insultan a Sánchez a dúo con un nutrido coro dando la réplica. Palmeros, además, no van a faltar tampoco. El asunto, promete.

Tienen suerte, de todas formas, de que, eso, lo hagan en España. Netanyahu, por ejemplo, que tiene un carácter, enviaría a sus fuerzas armadas a bombardear la Puerta del Sol, pero Sánchez no cuenta con un ejército como el israelí y no merece la pena dedicarlo a estas cosas. Ya se sabe que el gasto militar en España está, aunque a muchos les parezca excesivo, a la cola de los de la Unión Europea.

Por los detalles de la visita que han trascendido, sabemos que van a dejar a su séquito portar armas, creo que incluida la motosierra que suele usar el propio Milei.

También sabemos que quiso visitar al rey, quizás por si podía pedirle alguna otra medalla, como el Toisón de Oro o algo así, pero no ha podido ser. Así, podrá tener tiempo para hacer una visita de peregrinación al cementerio del Pardo donde está enterrado Franco ya que, no creo, quiera ir a Puerta de Hierro, donde vivió Perón los últimos años de su vida.

El resto del tiempo, imagino que lo empleará en entrevistas con los Jimenez los Santos de nuestro escalafón periodístico. No me extrañaría tampoco que tuviera lugar un breve contacto con alguna señoría del poder judicial.

A mí, todo esto me parece natural y no me encuentro en disposición de hacerle ninguna crítica. Argentina es cuna de personajes ilustres, desde Evita hasta Borges. Y, de todos los ilustres de la actualidad, dado que Francisco y el propio Messi ya están colocados, y bien colocados, los argentinos, al parecer, "hasta los cojones de todos nosotros" como llegó a decir el presidente Estanislao Figueras, han elegido a Milei como su presidente y le han hecho excelentísimo. Cualquiera podría pensar que, ¡cómo serán los demás!, pero no es mi caso. Yo leo, y oigo, a Jorge Valdano y sé que las apariencias engañan si vemos a Milei como arquetipo de Argentina. Una mala jornada electoral la tiene cualquiera.

Aquí, los que en la España de posguerra comían carne, lo hacían gracias a Perón y, ahora, sus descendientes tienen la posibilidad de honrar, en la persona de Milei, a aquellos que nos enviaban carne, para unos, y grano, para otros. Y, además, ¡hay que ver que bien insulta Milei a Sánchez!

Fuentes bien informadas afirman que Milei tiene programada otra visita a Madrid para ver a Alvise pero la fecha dependerá de las respectivas agendas y de que Alvise encargue una medalla en alguna joyería de Madrid. No está descartado tampoco que el encuentro se produzca on line, aunque, en este caso habría que cambiar la medalla por un emoticono y, eso, francamente, no mola.

Milei, te recibimos con alegría