miércoles. 21.02.2024
union_europea

Los pronósticos que se empiezan a conocer sobre los resultados de las elecciones europeas de junio de este año son bastante sombríos. En EuroSocial publicaron el pasado 30 de enero, un análisis de Kevin Cunningham, Susi Denisson, Simon Hix e Imogen Learmonth con un título muy significativo: “Un giro brusco a la derecha: Previsión de elecciones al Parlamento Europeo”. Aunque siempre es azaroso aventurar resultados, el estudio revela una tendencia general al ascenso de posiciones de extrema derecha y conservadoras, como si se tratara de la revancha sobre las políticas expansivas que se habían ido poniendo en marcha en la Unión Europea con el paréntesis de la pandemia, y que tras la invasión rusa de Ucrania y actualmente con la masacre criminal de la población civil en Gaza, se quieren llevar a un escenario de autoritarismo y de restricción de derechos tanto sociales como civiles.

Composición actual del Parlamento europeo

elecciones_parlameto_europeo_cuadro1

Predicción de los resultados en junio de 2024

elecciones_parlameto_europeo_cuadro2

Como puede comprobarse, tanto el Partido Popular Europeo como muy señaladamente el grupo de los partidos socialistas y socialdemócratas, pierden diputados. Pero lo más relevante es el ascenso de los llamado Conservadores y Reformistas y los del grupo de Identidad y Democracia, donde anida la extrema derecha. En efecto, como afirman los expertos citados:

"A pesar de ello, prevemos que el PPE seguirá siendo el grupo más numeroso del Parlamento y, por tanto, mantendrá la mayor parte del poder de fijación de la agenda, incluida la elección del próximo presidente de la Comisión Europea. Predecimos que el grupo centrista Renovemos Europa (RE) y los Verdes/Alianza Libre Europea (G/EFA) también perderán escaños, pasando de 101 a 86 y de 71 a 61 respectivamente. Mientras tanto, el grupo de la Izquierda debería aumentar su representación de 38 a 44 escaños. (Si el Movimiento Cinco Estrellas de Italia, que predecimos que ganará 13 escaños, decidiera no sentarse con los eurodiputados no inscritos (NI), podría optar por unirse al G/EFA o a la Izquierda, lo que reforzaría el número de eurodiputados sentados a la izquierda del S&D).

Pero los principales ganadores de las elecciones serán la derecha populista. El principal ganador será el grupo de derecha radical Identidad y Democracia (ID), del que esperamos que consiga 40 escaños más y, con casi 100 eurodiputados, se convierta en el tercer grupo más numeroso del nuevo Parlamento. También prevemos que los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) obtengan 18 escaños. Y, si Fidesz en Hungría (que esperamos que gane 14 escaños) decide unirse al ECR en lugar de sentarse con los eurodiputados no inscritos, el ECR podría superar a RE e ID y convertirse en el tercer grupo más grande. Esperamos que el ECR y el ID juntos sumen el 25% de los eurodiputados y tengan más escaños juntos que el PPE o el S&D por primera vez.

Nuestro modelo predice pérdidas significativas de escaños para el PPE en Alemania, Italia, Rumanía e Irlanda, pero ganancias significativas en España. Prevemos que el S&D perderá muchos escaños en Alemania y Holanda y ganará la mayoría en Polonia. Esperamos que RE pierda la mayoría de los escaños en Francia y España y que gane la mayoría en la República Checa e Italia.

Esperamos que los ECR obtengan muchos escaños en Italia, como consecuencia de que Hermanos de Italia (FdI) se convierta en una de las mayores delegaciones del parlamento (con 27 escaños). Sin embargo, con la previsible caída de Forza Italia a sólo siete escaños, el PPE podría acercarse a Hermanos de Italia para unirse a su grupo. Nuestro modelo predice que el ECR perderá escaños en Polonia y ganará la mayoría en Rumanía y España, además de Italia. Predice que ID perderá muchos escaños en Italia, con el declive de la Lega, pero estas pérdidas se verán compensadas por importantes ganancias en Francia, Alemania, Países Bajos, Polonia, Portugal, Bulgaria y Austria.

Hay dos tipos de partidos inciertos: los que actualmente no tienen representación parlamentaria ni son miembros de un partido político europeo (lo que determinaría automáticamente su pertenencia a un grupo) y los que actualmente tienen eurodiputados pero podrían unirse a un grupo diferente en el próximo parlamento.

Ya hemos mencionado a los tres partidos más grandes de esta lista: Fidesz de Hungría y Hermanos de Italia y el Movimiento Cinco Estrellas de Italia. Además de estos, hay otros 25 partidos cuya pertenencia a un grupo sigue siendo incierta. En conjunto, pronosticamos que estos 28 partidos obtendrán 122 escaños en junio de 2024, lo que significa que el tamaño final de los grupos podría ser algo diferente al de nuestras previsiones.

Sin embargo, la mayoría de los partidos inciertos son los que se situarán a la derecha del PPE, en el ECR, ID o como eurodiputados no inscritos. En consecuencia, es poco probable que nuestra previsión general sobre el equilibrio de poder en el Parlamento entre la izquierda y la derecha, y el probable giro brusco a la derecha, cambie como consecuencia de cambios en la composición actual o prevista de los grupos de estos partidos".

El problema que se plantea es el de la continuidad de las políticas seguidas hasta el mmomento, en especial las políticas sociales y el ajuste económico, tras la reforma de las reglas de la gobernanza económica. Es interesante recapitular, como han hecho estos expertos, sobre la práctica que hasta ahora se ha ido llevando a cabo en el quinquenio 2019-2024.

En efecto, "Según el análisis de las votaciones nominales en el Parlamento recogido por VoteWatch, diferentes coaliciones han tendido a dominar en diferentes áreas políticas en 2019-24:

- Una gran coalición centrista (PPE + S&D, normalmente también con RE) ganó normalmente en presupuestos, control presupuestario, cultura y educación, asuntos económicos y monetarios, asuntos exteriores, mercado interior y protección del consumidor, asuntos legales, y transporte y turismo.

- Una coalición de centro + izquierda (S&D + RE+ G/EFA + Izquierda) suele ganar en libertades civiles y justicia y asuntos de interior, desarrollo, empleo y asuntos sociales, medio ambiente, y derechos de la mujer e igualdad de género.

- Una coalición de centro + derecha (PPE + RE + ECR y, a veces, ID) suele ganar en agricultura y desarrollo rural, pesca, industria e investigación, y comercio internacional.

Nuestra investigación sugiere que, en la mayoría de estos ámbitos políticos, es probable que estas coaliciones y patrones de victoria se mantengan, al menos al inicio de la próxima legislatura. Por ejemplo, en asuntos exteriores, como el apoyo de la UE a Ucrania, es probable que la mayoría del próximo Parlamento respalde la continuación del tipo de ayuda financiera, logística y militar que los Estados occidentales vienen aprobando para Kiev desde febrero de 2022. Sin embargo, habrá un mayor número de eurodiputados (sobre todo en ID y entre los no inscritos) que simpaticen más con Rusia. Además, el apoyo a Ucrania en el resto del parlamento también podría suavizarse a medida que los partidos nacionales empiecen a responder a las opiniones cambiantes de sus votantes, expresadas por sus votos en las elecciones europeas.

No obstante, nuestro análisis sugiere dos cambios significativos en los patrones de coalición. En primer lugar, el menor tamaño de la gran coalición centrista, incluso con el apoyo de ER, probablemente signifique que ya no será tan dominante en algunas cuestiones políticas. En particular, en asuntos económicos y monetarios y en mercado interior y protección del consumidor -donde la gran coalición ha ganado votos en el parlamento actual por márgenes más pequeños- podríamos ver un cambio significativo hacia la derecha, ya que el PPE busca socios a su derecha en lugar del S&D".

Esta predicción, por lo demás bastante razonable, plantea la necesidad de europeizar las elecciones de junio de 2024 en España, haciendo comprender la importancia de impulsar listas electorales que comprometan la acción política en Europa en el sentido de ampliar y consolidar los derechos derivados del Pilar Europeo de Derechos Sociales y que combatan las fuertes tendencias hacia la restauración autoritaria de la austeridad, también en cuanto a la restricción de las libertades civiles y las tensiones xenófobas frente a la inmigración. Plantear las elecciones de junio de 2024 en clave estrictamente nacional, como pretenderá el Partido Popular, pero también otras formaciones políticas, puede ser un error grave porque impedirá a la ciudadanía formar una opinión tras lo que debería ser un amplio debate sobre el devenir de una Unión Europea que necesariamente tiene que fundarse en el respeto de los derechos sociales de sus ciudadanos, rechazando el retorno ideológico y político a planteamientos neoliberales y autoritarios.


Según Antonio Baylos...

 

Malas previsiones para las elecciones europeas de junio de 2024