lunes 24/1/22
marea-blanca
Imagen de archivo.

Que la Atención Primaria (AP) tiene muchos y muy numerosos problemas es un lugar común, así como que la situación ha empeorado con la pandemia.

La AP, a pesar de ser el fundamento de la atención sanitaria pública, nunca recibió los medios económicos ni el impulso político que se merecía, y en ello influyeron tanto la percepción por parte de las administraciones sanitarias de que las inversiones en AP no eran “espectaculares” y no rentaban política ni mediáticamente como lo hacían las que se efectuaban en el ámbito hospitalario o en tecnología medica, como la deriva privatizadora de muchas de ellas que no estaban interesadas en un modelo integrado y comunitario, y por supuesto la presión de empresas de tecnología y aseguramiento que no tenían interés en un nivel asistencial que se caracteriza por su baja rentabilidad y su apuesta por lo comunitario, y que por otro lado son conscientes de que una AP deteriorada favorece el aseguramiento privado.

El hecho es que la AP siempre ha estado mal financiada y postergada respecto a otras áreas de sistema sanitario, pero la situación se agravó con los recortes de la crisis de 2008 que repercutieron sobre todo en el nivel primario, que quedó en una situación crítica. La pandemia acabó de empeorarlo todo, los centros de salud se centraron en la atención de los enfermos con covid19, dejando de lado a los demás, en muchos casos se cerraron a la población, las demoras se hicieron cada vez mayores, se derivó a la atención telefónica casi toda la actividad, y en algún caso, como en Madrid, incluso se retiraron efectivos de la Atención Primaria para reforzar los hospitales.

A pesar de que la Comisión de Reconstrucción señaló la importancia de reforzar la AP y de las numerosas promesas realizadas por los responsables de las administraciones sanitarias, cuando la pandemia aflojó no se hicieron los esfuerzos necesarios para reforzar la AP y las situación no ha mejorado significativamente: sigue habiendo poco presupuesto, falta de personal, algunos centros continúan cerrados, se plantea reducir los horarios de atención, se han incrementado las demoras y la atención telefónica sigue siendo mayoritaria, lo que aparte de no resolver las necesidades clínicas, favorece la exclusión de las personas más mayores y de los grupos más vulnerables. Obviamente este cuadro tiene muchas diferencias entre unas CCAA y otras, e incluso dentro de estas según los centros de salud, y es evidente que en regiones como Madrid la situación es significativamente peor que en el resto. A pesar de ello sigue habiendo sitios donde el gran esfuerzo de los profesionales consigue mantener un nivel de actividad similar al de antes de la pandemia.

Todo esto ha sucedido después de que la AP ha demostrado una eficacia y una entrega ejemplares a la hora de la vacunación, porque desgraciadamente los aplausos se han convertido en despidos (en realidad rescisiones de contratos, en muchos casos contratos basura) y en escasa consideración en los presupuestos que ahora se están debatiendo.

manifesatcion 12 diciembre atencion primariaDesde Salvemos la Atención Primaria, campaña a la que se han adherido ya 104 entidades y organizaciones profesionales, sindicales y sociales, pensamos que trabajadores de la sanidad y ciudadanía tenemos que movilizarnos para conseguir salvar la Atención Primaria de su actual deterioro y conseguir que pueda atender y resolver con solvencia la inmensa mayoría de los problemas de salud de la población, y por ello elaboramos un manifiesto con aquellas medidas urgentes a tomar para afrontar la actual situación, que pueden resumirse en tres cuestiones clave: más presupuestos (hasta alcanzar el 25% de los presupuestos sanitarios), más personal de todas las categorías, y hacer accesible los centros de salud a la población (garantizando la atención presencial en los casos necesarios y citas con no más de 48 horas de demora, etc.).

Para lograrlo hay que movilizarse, porque los políticos suelen olvidar sus promesas si no se les presiona. El próximo 12 de diciembre esta prevista en Madrid una manifestación que sale desde el Ministerio de Sanidad e ira hasta Sol por la calle Atocha. No queremos más promesas incumplidas. Exigimos soluciones concretas y urgentes, porque está en juego una Atención Primaria, universal, accesible y de calidad, pilar fundamental de la Sanidad Pública y garantía de que la protección de la salud no sea un artículo de la Constitución vacío de contenido. Necesitamos la participación de todos y todas. Está en juego nuestra salud.

Marciano Sánchez Bayle, Presidente Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid

¿Has leído esto?

El 12 de diciembre, manifiéstate para salvar la atención primaria