lunes. 04.03.2024
feijoo

Daniel Yebra y Aitor Riveiro titulaban su artículo del 7 de junio en elDiario.es tal que así: 'El Gobierno incluye medidas sociales en la ampliación del Plan de Recuperación de la UE para intentar blidarlas de PP y Vox' y el resumen introductorio de dicho trabajo recordaba que el Gobierno "añade al plan de iniciativas como un suministro mínimo vital, mejorar el bono social eléctrico o inversión en vivienda pública y busca 'reforzar' otras como el ingreso mínimo, la subida de las pensiones con el IPC o el aumento del SMI".

Algo más: "Feijóo acusa a Sánchez de ocultar información, pese a que se compartió con sus barones". Mucho más: todo ello venía a cuento de otro artículo de elDiario.es elaborado por los mismos autores publicado el día anterior: 'España se arriesga a multas millonarias de Bruselas si Feijóo deroga la reforma laboral o la ley de vivienda'. ¿A dónde conducen dichas noticias? ¿A dónde, tales peligros? ¿Qué supone tal panorama para el ciudadano menos afortunado?

El mismo medio incluía un nuevo artículo, el que Daniel Salgado titulaba: 'Cuando Feijóo derogó políticas progresistas en 2009: el adiós a los libros gratis, la energía eólica y la memoria'. "La ley de memoria democrática que el Congreso de los Diputados aprobó el pasado octubre es otro de los objetivos prioritarios a derribar por Feijóo, según él mismo ha explicado a los medios de comunicación", puede leerse en tal trabajo, en el que se añade: "También lo ensayó antes en Galicia (...). Redujo las partidas presupuestarias al mínimo y desactivó la Ley da Memoria proyectada en San Simón (Redondela, Pontevedra)".

"Ahora -concluye Salgado- insiste en replicar las tácticas de 2009 y centra su discurso en lo que derogará, corregirá, retirará, abortará, casi nunca en lo que propondrá". Es, pues, el momento de leer En tiempos extraños, libro de Raimon Obiols para Arcadia subtitulado 'Doce apuntes contra la decepción política', donde el miembro fundador del Partit dels Socialistes de Catalunya cree necesario recalcar lo siguiente: "Estos textos son apuntes, pero no los he escrito a la ligera. He intentado vislumbrar, a media luz y a media distancia, qué demonios pasa, qué podemos esperar y qué es necesario hacer".

Obiols: "Mi padre era pintor (...). Demasiada luz deslumbra, me dijo; en cambio, la media luz permite mirar durante largo rato, con calma y con el ojo sobrio. Puedes fijarte en los detalles y también captar el conjunto". Entonces, ¿qué demonios hacer? ¿Qué hacer para detener el proceso ultramontano que defiende la derogación del mayor número de derechos de las clases trabajadoras y desfavorecidas en el menor tiempo posible? Todo ello y mucho más, viene a cuento del... mucho cuento que caracteriza a quienes defienden las políticas de destrucción de lo que, al menos desde la lejanía, se considera algo parecido a lo que, en su momento, se soñó como 'sociedad del bienestar'.

Las palizas a dichas ideas son tan numerosas en los medios y en algunos libros hoy en día... ¿Qué hacer, en definitiva, ante dicho panorama? Para empezar, leer ensayos como el de Obiols, leer novelas repletas de ironía y sarcasmo como la de Pascual García Un cadáver en mi ascensor (Eunate), igual de reciente. Y, más adelante, no dormirse en los laureles.

Derogación de derechos, el eterno plan conservador