martes. 18.06.2024

Querido votante.

Frente a lo que pudiera parecer por los titulares del debate mediático, estas elecciones no se han convocado para que uno y otro partido cumplan sus aspiraciones, ni para hacer presidente a fulano o alcalde a zutano.

No se han convocado para que tal o cual líder prepare su asalto al poder, o su defensa del poder. Ni para comprobar quiénes tienen más opciones de cara a las elecciones siguientes.

Las elecciones se convocan para que tú elijas a quién, para qué y cómo se van a gobernar tus intereses y tus esperanzas durante los próximos cuatro años.

Por lo tanto, esto no va de qué partido quiere tal resultado o de qué líder confirma o desmiente su ambición. Esto no va de sanchismo, o antisanchismo, o parasanchismo.

Esto va de ti, de tus problemas, de tus necesidades, de tus soluciones.

Porque las decisiones del 28 de mayo no se adoptan en una consultoría, o en un comité estratégico, o en una agencia de publicidad.

Las decisiones del 28 de mayo no dependerán de las mejores estrategias electorales, ni de las campañas más ingeniosas, ni de los discursos más impactantes, ni de las fotografías, los eslóganes o los memes más ocurrentes.

Las decisiones del 28 de mayo las vas a adoptar tú, y solo tú, con tu voto libre ante la urna.

Usa tu voto para defenderte.

Si te preocupa que hayan cerrado las urgencias de tu centro de salud, o que no tengas pediatra para tus hijos por la tarde, o que la espera para el traumatólogo se alarga meses, vota para defender tu derecho a un servicio público sanitario de calidad.

Si se ha disparado el precio del alquiler de tu vivienda o no encuentras una vivienda a precio asequible para tu familia, vota para defender tu derecho a un hogar digno para ti y para tu gente.

Si rechazas tener que elegir entre un colegio concertado con cuotas impagables para tus hijos, o un colegio público sin garantías mínimas de calidad, vota para defender tu derecho a una buena enseñanza con igualdad de oportunidades para los tuyos.

Si te preocupa cómo tratan a tu madre anciana en la residencia privatizada, vota para defender tu derecho y el derecho de tu madre a un trato digno.

Usa tu voto para defenderte de quienes amenazan con derogar cada avance y retroceder ante cada derecho, en nombre de “España”, de la “libertad”, o de la testosterona en peligro de decadencia.

Defiéndete de quienes persiguen una sociedad injusta, porque “la justicia social es un invento de la izquierda”.

Y recuerda que hoy, y mañana, y hasta el 28 de mayo, las urnas están vacías. Las urnas no se llenan con encuestas, ni con ambiciones, ni con baladronadas.

Las urnas solo se llenarán el 28 de mayo. Y las llenarás tú, y solo tú, con tu decisión y con tu voto.

Úsalo, para defenderte.

Defiéndete con tu voto