#TEMP
jueves 19/5/22
ejercito
 

SOBRE LA PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA EN EL CONFLICTO DE UCRANIA

Comunicado de la Asociación Memoria Militar Democrática

La Asociación por la Memoria Militar Democrática comparece ante la sociedad civil española para expresar su más enérgico y reflexivo rechazo ante la forma en que se están desarrollando los preparativos de la OTAN para una intervención armada en la frontera de Ucrania con Rusia y la implicación activa del Gobierno de España con el envío de fuerzas militares aéreas y navales que se unen a las unidades aéreas y terrestres ya desplegadas anteriormente en los estados bálticos.

La historia nos ha enseñado que las guerras, especialmente las del pasado siglo, e incluso las actuales, han estado motivadas por intereses económicos y geoestratégicos de las grandes potencias imperialistas, que bajo la coartada de defender a la libertad y el bienestar de los pueblos, desencadenaron hecatombes bélicas con millones de víctimas y decenas de naciones asoladas, cuyas heridas todavía no se han curado en amplias zonas del planeta.

La abrumadora campaña de propaganda de guerra en los medios de comunicación generalistas es un hecho. Las grandes cadenas de radio, TV e Internet, bajo el control del capital financiero trasnacional (a su vez dueños de la poderosa industria militar), dominan por completo el discurso en los telediarios y en todos los canales informativos a través de los cuáles los ciudadanos forman su opinión sobre temas importantes, ofreciendo una visión sesgada de la realidad en función de los grandes intereses económicos. La presentación de Rusia y de Putin como una imagen caricaturesca del origen del problema, simplificándolo como un supuesto plan de invadir Ucrania para impedir su alineamiento con la OTAN, provoca la captación errónea de la cuestión, al omitir que estamos ante una maniobra de amplio espectro y de larga trayectoria de los EEUU, hoy en declive social, político y económico, para recuperar su hegemonía mundial frente a otras potencias emergentes como Rusia, China o la India.

El Gobierno de España no puede anteponer los objetivos militares de la OTAN a los intereses generales de los españoles

Los militares demócratas de esta Asociación, al margen de sus posicionamientos políticos o ideológicos personales, desean compartir con sus conciudadanos su preocupación por la actual crisis político-militar en la frontera entre Ucrania y Rusia, sumándose a los movimientos sociales que exigen que el Gobierno de España no comprometa la independencia y neutralidad de España en un conflicto promovido por los intereses geoestratégicos de los EEUU. Como sucediera en Afganistán, Irak o Siria, éstos degeneraron en guerras de invasión de naturaleza criminal, que no solo no solucionaron los problemas, sino que engendraron otros más graves que todavía persisten y cuyas consecuencias padecen miles de personas inocentes que llegan a nuestras costas buscando refugio huyendo de los teatros de la devastación.

El Gobierno de España no puede anteponer los objetivos militares de la OTAN a los intereses generales de los españoles sin la participación del Parlamento español y sin pulsar la opinión pública de los ciudadanos, que han demostrado históricamente de forma incontrovertible que la Paz está por encima de cualquier otro propósito, que ningún soldado español debe derramar su sangre en tierra extranjera en guerras imperialistas y que los recursos públicos no pueden sumir a España en un desastre financiero y social para sufragar una aventura bélica de consecuencias imprevisibles y dramáticas.

Nuestra condición de militares deudores de la tradición democrática nos hace particularmente sensibles a la mera idea de que nuestras Fuerzas Armadas se conviertan, al margen de la voluntad popular, en peones de unos objetivos foráneos de carácter imperialista en donde España nada tiene que ganar y sí mucho que perder.

Con este motivo, deseamos recordar la gloriosa tradición democrática española, expresada en el artículo 6º de la Constitución de la Segunda República: “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”.
 

¿Has leído esto?

En el conflicto de Ucrania, España nada tiene que ganar y sí mucho que perder