domingo. 26.05.2024
residencias_mayores

Día sí y día también las residencias de mayores en la Comunidad de Madrid son noticia. Si en las últimas semanas se conocían las denuncias de familiares y trabajadores por la mala calidad de la comida o la falta de agua potable en determinadas horas del día, ahora arrecian los brotes de sarna entre los residentes de dos centros de Pozuelo de Alarcón y Carabanchel.

Así lo ha denunciado CCOO de Madrid que achaca esta enfermedad a la falta de personal de limpieza y al hecho de que en algunas residencias haya desaparecido el servicio de lavandería.

La sarna es una enfermedad dermatológica, altamente contagiosa. La transmisión se produce principalmente por el contacto directo, repetido y prolongado y también mediante vehículos contaminados como la ropa sucia. La transmisión de parásitos se puede encontrar en la lencería de cama y en el vestuario de residentes y uniformes de trabajadores.

Por ello, la ropa de cama de los residentes y los uniformes del personal que integran las plantillas requiere de una higiene muy intensa, teniendo en cuenta que la piel de las personas mayores -alguna de las cuales pasan gran parte del día encamadas- suele ser muy delicada, se producen fácilmente rozaduras, escaras, y algunas acaban en infecciones por las heridas y rozaduras en la piel, explica el sindicato.

Antes de la pandemia, era habitual que los trabajadores lavasen en su domicilio su ropa de trabajo, pero tras varias denuncias del sindicato se logró que fueran las propias empresas adjudicatarias del servicio los que lavasen la ropa de trabajo al comprobar que virus, bacterias y parásitos se estaban propagando, “con el consiguiente riesgo que ello supone tanto para residentes como para trabajadores, y también para las personas que conviven con estos”, asegura Juani Peñafiel, responsable de Dependencia de la Federación de Sanidad de CCOO Madrid.

Ello suponía, además, según el responsable de Salud Laboral, Manuel Barroso, “un grave incumplimiento de la normativa laboral”, ya que la ropa que se utiliza en centros sociosanitarios requiere de unas condiciones de higiene muy específicas como: lavado a temperaturas muy elevadas -la recomendación del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo es lavarse a máquina a temperaturas superiores a 60°C durante al menos 10 minutos-. Además, los uniformes no se deben juntar con otra ropa para evitar la transmisión de agentes biológicos.

La propia Inspección de Trabajo dio la razón a CCOO y procedió a sancionar a algunas de estas residencias. Sin embargo, han vuelto a repetirse estos incumplimientos provocando los brotes de sarna. “De nuevo, por motivos económicos los responsables de las residencias estén poniendo en peligro tanto a residentes como a profesionales”, denuncia el sindicato.

Arrecian los brotes de sarna en residencias de mayores de Madrid