sábado. 02.03.2024

Hace aproximadamente 5 años me afilié al Partido Socialista Obrero Español, lo hice por creer, y sigo haciéndolo, que es el único partido que puede cambiar la realidad social de la clase trabajadora en España. 

Me hubiera arrepentido si este llega a pactar con Ciudadanos una coalición que tras las primeras elecciones hubiera sido más que posible, es más, me quedé con las ganas, por estar en un colegio electoral de ser uno más de aquel “Con Rivera NO”. Luego llegó el acuerdo con Podemos, que fue como un parto largo y doloroso, pero que nos ha traído a los españoles unos años de estabilidad y mejoras generalizadas para la mayoría social.

Cuatro años más tarde, y leyendo el documento del acuerdo de coalición con SUMAR, creo que todo aquello valió la pena, porque ganamos todos y apuesto firmemente porque lo sigamos haciendo otros cuatro años más. 

El acuerdo con Podemos, fue como un parto largo y doloroso, pero que nos ha traído a los españoles unos años de estabilidad y mejoras generalizadas

El documento que nos exponen ambas partes nos deja ver que hay una voluntad de seguir mejorando cuestiones como el SMI, la reforma laboral o la reducción paulatina de la jornada laboral, aspectos fundamentales para una clase trabajadora que durante la última década estuvo avasallada por políticas neoliberales con el único fin de diferenciar aglutinar la renta en unos pocos. 

La inclusión del movimiento sindical y su equiparación con la patronal en la negociación colectiva también supone un hito histórico en un país que, desde hace décadas, llevaba perdiendo músculo sindical y afiliación. 

Esto también es avance fundamental, por la capacidad de impulsar convenios sectoriales que cada vez afecten a más trabajadores, que puedan garantizar una regulación mínima tanto de la vida de las empresas como la del mercado de trabajo español. Esto no es que sea lo óptimo, pero si es un primer paso importante. 

El acuerdo no solo habla de aspectos económicos y laborales, que son importantes, sino que señala algo más profundo, que es el modelo de sociedad a la que queremos ir

El acuerdo no solo habla de aspectos económicos y laborales, que son importantes, sino que señala algo más profundo, que es el modelo de sociedad a la que queremos ir, más justa y limpia, donde el transporte y los servicios públicos sean un eje vertebrador y donde se hable de España como un país con estándares europeos. 

El fortalecimiento de nuestro sistema de servicios públicos, extensión a los más pequeños de las escuelas públicas, la universalización en cuanto a su acceso y leyes como la de familias, dejan claro para quien se gobierna y la vocación de que se trabaje menos, se pueda conciliar más y, por tanto, los ciudadanos puedan tener mayores oportunidades para desarrollar el proyecto de vida que deseen. 

El primer paso ya este dado con un sólido acuerdo que defiende la gestión de los cuatro años anteriores, veremos si esto es suficiente para recabar los apoyos del resto de grupos parlamentarios, todavía es pronto para ser optimista, aunque los acercamientos con ERC y JUNTS parecen claros.

Un acuerdo de gobierno progresista