#TEMP
lunes. 08.08.2022

Al vado o a la puente*:¿Telequinesis**?

He tomado prestada para la ocasión esa tan arcaica como castiza locución que dio título también a un delirante artículo de Santiago Carrillo publicado en el clandestino “Mundo Obrero” al final del tardofranquismo.

He tomado prestada para la ocasión esa tan arcaica como castiza locución que dio título también a un delirante artículo de Santiago Carrillo publicado en el clandestino “Mundo Obrero” al final del tardofranquismo, justo en las vísperas de la Primera Transición. Por una vez me permitiré acudir a la alegoría- por partida múltiple- para tratar de entender el misterioso y apasionante momento- electoral,  demoscópico y mediático-  por el que está pasando nuestra sufrida España.

El diagnóstico de los expertos fue que el puente sufrió una 'excitación lateral sincrónica' : el tablero se mecía levemente al paso de los peatones, pero las oscilaciones aumentaban debido a que los viandantes ajustaban su paso a dichos movimientos, retroalimentándolos y haciéndolos cada vez mayores…El amortiguamiento de la estructura impedía su crecimiento exponencial, pero aun así instalaron una serie de amortiguadores para que no volviera a ocurrir y evitar el bochorno"
“Puentes colgantes y el mito de la resonancia catastrófica”. Octavio Domosti  S.  JOT  DONW SMART nº 3

Cambio o recambio, that is the question.

La última Encuesta (¿encíclica?) del CIS ha obrado ya un milagro, por lo menos. En un reposado artículo publicado hace un par de días en El Confidencial, nada menos que  la todavía presidenta del PP en Madrid levantó acta del agotado final del bipartidismo (es decir del “turnismo”), a partir de lo percibido en aquélla. Este pues, ha de ser el nuevo contexto desde el que todo debe ser examinado si se intenta uno aproximar al conocimiento de los hechos venideros.

Visto como estamos viendo en estas fechas, que la Ley nos protege al impedir que a cinco días del 20D cada quien nos siga mareando con nuevos sondeos y encuestas- cuya finalidad a casi todos se nos escapa-, es hora de entregarse a otras lecturas más instructivas e incluso hasta más provechosas. Yo desde aquí propongo la del artículo 99 de la Constitución (de momento CE78), precisamente el que regula el procedimiento a seguir en el nombramiento del Presidente del Gobierno.

Fijándonos antes por un momento, aunque sea por última vez, en los resultados estimados por las Encuestas ya publicadas, las más fiables permiten pergeñar distintos escenarios, aun contando además con ingredientes como el grueso volumen de indecisos y como la volatilidad del voto que aquellas detectan; o con el pronóstico de participación del que, por mucho que se hable, ninguna de ellas se atreve a cuantificar o ni siquiera a hacer expresa mención del que utilizan en sus cocinas de transformación de las “intenciones directas de voto” en “resultados estimados”.

Y ello por no hablar de los efectos de la tramposa ley electoral con la que llevamos votando desde que nos dejaron (1976), arteramente incrustada en el corazón de la CE78 y todavía plenamente operativa, la cual, conforme a los resultados de esas Encuestas, estaría otorgando al PP sin más un bonus de más de 20/25 actas sobre las que le corresponderían si, en estricta proporcionalidad, el voto de un madrileño (o de un catalán) contase igual que el de un segoviano (que probablemente servirá para que sea elegido el último de los protagonistas de una corrupción desmadrada). Esa ley que propicia que los votos de IU&UP por ejemplo, sufran una merma en términos de escaños del 75%, o lo que viene a ser lo mismo que más o menos 750 mil de los votos que obtenga esta formación pasarán a engrosar los escaños de los partidos viejos (antes del “turnismo” y ahora de la trifulca).

De entre tales Escenarios me permitiré quedarme por el momento con aquél que, ensayada toda la combinatoria de opciones algebraicamente posibles, no da como políticamente probable ninguna que permita- no ya a un partido solo, sino en asociación o coalición postelectoral-, formar de entrada una mayoría absoluta.

Habrían de descartarse pues varios de aquellos otros escenarios alternativos, por cuanto las combinaciones algebraicamente seguras o más probables (la Große Koalition por ejemplo) se han ido haciendo políticamente cada vez más inverosímiles, además de ser desde hace ya tiempo las más rechazadas por todo tipo de electores

Así pues, en el Escenario aquí elegido solo juega la posibilidad de formación de otra mayoría –simple-, a la que podría llegarse (en segunda sesión) bien sea por concurso activo o pasivo –pero en todo caso circunstancial- de una o varias fuerzas que complementando –incluso mediante la abstención- los votos parlamentarios de la lista más votada, consiga que la suma de votos de quien explícitamente la apoyan sea superior a la de quienes la rechacen, también expresamente.

Y es en este escenario en donde el 21D comenzará la representación ajustándose al guion escrito en el mencionado artículo 99 CE78. Pero es también en este mismo escenario en donde, de modo especular, se puede reproducir la tribulación catalana del 62-63- como en su día ya me atreví a pronosticar en estas mismas páginas-, reeditada ahora bajo la similar modalidad 174-176 si son dos o más los que intentan sumar, o igualmente en cualquier otra fórmula de +1 o -1 propiciada por la abstención “activa” de uno o varios diputados.

Y también es aquí ,en este mismo escenario, donde en otro nuevo juego especular alguien tan distante de la CUP como lo es el nuevo partido naranja (C’s), puede muy bien estar adoptando frente a Rajoy (pero no con el PP) idéntica táctica (¿o estrategia?) que la empleada por su homotético invertido (los cupaires) frente a Mas y con su partido; incluído el préstamo de algún o algunos votos parlamentarios, aunque en esta ocasión en aras de la “gobernabilidad” de España; con la diferencia añadida de que tal estrategia, ahora repetida, habría sido tutelada si no monitorizada esta vez desde otras instancias, externas o internas.

ga

Las Meninas. Santiago García y Javier Olivares .Premio Nacional del Comic 2015

Y finalmente es también ahí donde cobra verosimilitud el espectro o el holograma del cuadro velazqueño o la variante que del mismo ha imaginado persona tan solvente en el género de relatos de intriga como uno de los hijos del que fuera agente del M16 para España en los remotos tiempos del sombrío amanecer franquista. Vean si no en youtube, mientras repasan el artículo 99 recomendado, el video de la interesante entrevista al veterano corresponsal Tom Burns; y si lo desean, amplíen lo que en ella se dice con lo que está escrito en su libro de reciente publicación ( “De la fruta madura a la manzana podrida”)



Hace tan solo unos días Enric Juliana, siempre lúcido y bien informado, vaticinaba con su habitual elegancia lo siguiente: “….una legislatura de muy incierto recorrido. Podríamos estar ante una legislatura corta, incluso. Aún no lo hemos visto todo”.

Pues eso.Voten sin pensar en Elefante

(*) expr. fig. fam. con la que se insta a que se opte por una u otra resolución en caso de perplejidad

(**) fenómeno consistente en el desplazamiento de objetos mediante una acción a distancia sin la intervención de ningún medio físico conocido.

Al vado o a la puente*:¿Telequinesis**?