lunes. 04.03.2024
Rodriguez-Jaen_Frondosas-madrid
Arbolado en la calle Rodríguez Jaén. (Foto: Ecologistas en Acción)

Ecologista en Acción denuncia que el respaldo que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dado a la denominada Operación Chamartín o Madrid Nuevo Norte, “deja en completo desamparo a más de 5.000 árboles cuyo destino más probable será la muerte”.  

En sus alegaciones a la modificación del Plan en 2018, la organización ecologista ya alertó de los graves impactos que el nuevo proyecto supondría para el arbolado existente en las 335 hectáreas afectadas, superficie equivalente a tres veces el parque de El Retiro de Madrid. En caso de que se ejecute el proyecto, tal y como está previsto, “supondrá la mayor eliminación de arbolado llevada a cabo en la ciudad durante la democracia”, denuncia. 

Eliminación masiva de arbolado

Según el inventario de arbolado de 2019, en el ámbito de actuación existen 5.720 árboles. Para valorar su permanencia o eliminación se clasifican en tres niveles: 5.138 ejemplares (93%) de nivel 0; 308 ejemplares (6%) de nivel 1; y 64 ejemplares (1%) de nivel 2 que serán lo únicos que previsiblemente se conserven. “Aplicando los criterios que recoge el proyecto, se concluye que entre 5.204 y 5.256 ejemplares no podrían conservarse en su ubicación actual, por lo que deberían ser talados o trasplantados, pero dado que el trasplante generalmente no es viable, probablemente su destino final sería la tala y, por tanto, la muerte”, afirma el colectivo.

En la propia documentación de la Modificación se indica que “del análisis de los datos de edad relativa se obtiene que los pies viejos, decrépitos y muertos, suponen aproximadamente el 9% del total inventariado. La mayoría de los ejemplares son jóvenes, árboles en pleno vigor en los que no se han detectado daños o patologías importantes, y suponen el 82% del total. El 10% son árboles maduros”.

Es decir, aunque se reconoce que el 92% del arbolado es joven y sano o maduro y sin patologías, se les asigna un nivel 0. “Esta arbitraria valoración sirve para justificar la eliminación de la mayor parte del arbolado existente, bien por tala o trasplante que no deja de ser una tala encubierta”, afirma Ecologistas en Acción.

Algunas calles como Mauricio Legendre, Rodríguez Jaén, Manuel Ferrero, las zonas comprendidas entre las calles Bambú y Hiedra o el centro de formación Renfe operadora, se verán gravemente afectadas por la eliminación masiva de arbolado.

“Frente a esta actuación, el proyecto no establece medidas para prevenir, reducir y, en la medida de lo posible, compensar estos efectos en el medio ambiente. Tampoco incluye medidas para mitigar su incidencia sobre el cambio climático, tan solo se remite a la supuesta gran zona verde que se construirá sobre una losa de hormigón”, denuncian.

La losa de hormigón

La única zona verde de entidad que se proyecta al sur de la M-30 es sobre losas de hormigón que cubrirían las vías del ferrocarril, en una superficie de unas 15 hectáreas. Esta zona verde artificial, con un coste 322 millones de euros, “se justifica como la gran dotación verde de la ciudad, cuando en realidad su verdadero objetivo es aumentar la superficie construida lucrativa, atribuyendo a esa losa de hormigón edificabilidad lucrativa, como un suelo de nueva generación, sacado de la chistera”.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un índice del 30% del suelo permeable en las ciudades, objetivo que recoge como objetivo el Plan de Infraestructura Verde y Biodiversidad de Madrid. Esto solo se alcanzaría con la ampliación de la superficie verde sobre suelo natural para lo que habría que reducir drásticamente la intensidad edificatoria planteada.

A juicio de Ecologistas en Acción la Operación Chamartín o Madrid Nuevo Norte "es un despropósito ambiental y urbanístico". Por ello, la organización estudia la viabilidad de presentar un recurso, ante el Tribunal Supremo, contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ha desestimado el recurso contencioso-administrativo que presentó en 2020.

La Operación Chamartín eliminará más de 5.000 árboles en el norte de Madrid