jueves 27/1/22
INFORME ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Doce años consecutivos en los que Madrid supera los límites legales de contaminación

La pandemia nos ha mostrado cómo la reducción del tráfico se traduce de forma rápida en un aire más saludable, pero el Gobierno municipal ha desarrollado una política confusa o contraproducente en cuanto al principal contaminador de la ciudad, el tráfico.

aire

Aunque la calidad del aire en Madrid ha mejorado en los últimos años (por la puesta en marcha de Madrid Central y los efectos de la pandemia), no hay justificación para la falta de ambición: la Organización Mundial de la Salud publicó en septiembre de 2021 unos nuevos valores recomendados mucho más estrictos que los anteriores (2006). Además, la UE está en proceso de revisión de su legislación con el compromiso de que los nuevos valores límite legales confluyan con estos valores de la OMS. Así, si nos fijamos en estos nuevos límites, prácticamente la totalidad de las estaciones madrileñas incumple los nuevos valores recomendados por la OMS tanto para el dióxido de nitrógeno como para las partículas en suspensión, por lo que resulta necesario avanzar en una mayor restricción de los agentes contaminantes, en especial el tráfico, sin descafeinar medidas eficaces como ha venido haciendo el Gobierno municipal en los dos últimos años.

A pesar de las condiciones favorables por la reducción de la movilidad ligada a los confinamientos, la ciudad de Madrid ha seguido incumpliendo la legislación europea de calidad del aire tanto en 2020 como en 2021, al rebasar el valor límite anual de dióxido de nitrógeno en Plaza Elíptica. Pero aunque la superación del valor límite se haya producido únicamente en la estación de Plaza Elíptica, esto no significa que solo haya habido niveles altos de contaminación en ese punto de la ciudad. La estación de Plaza Elíptica es representativa de una zona afectada por una importante vía de acceso a la ciudad de Madrid, la A-42. Pero este mismo problema (si no peor) se sufre también en la zona influida por el acceso de la A-5 a Madrid o en el resto de accesos de grandes vías interurbanas, pero no queda registrado por falta de estaciones de medición próximas. 

Madrid vuelve a ser en 2021 la única ciudad española en incumplir el valor límite anual para el dióxido de nitrógeno fijado por la UE

Esto significa también que las medidas a tomar para resolver el problema se deben extender a la totalidad de dichas zonas. No vale solo con tomar unas tímidas medidas cosméticas en los alrededores, que es lo que acaba de hacer el gobierno municipal con su “ZBEDEP Plaza Elíptica”, que afectará solo a vehículos sin etiqueta (coches gasolina de más de 22 años y coches diésel de más de 16 años) de fuera del municipio de Madrid, que suponen una proporción insignificante del tráfico diario en la zona.

Madrid acumula ya doce años consecutivos (2010-2021) de vulneración de los valores límite legales para NO2. La Comisión Europea abrió en 2014 un procedimiento de infracción y acabó llevando al Reino de España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en julio de 2019 ante el “incumplimiento sistemático” de los valores límite legales de NO2 tanto en Madrid como Barcelona. Las ciudades y países en la misma situación legal han redoblado esfuerzos (Londres, París, Milán…). Aquí, se ha hecho lo contrario, por ejemplo, relajando las condiciones de Madrid Central.

Previsiblemente, el TJUE emitirá su sentencia sobre el incumplimiento sistemático de la legislación sobre calidad del aire en España a lo largo del primer semestre de 2022. No cabe esperar otra cosa que una rotunda condena, que abocará finalmente a una cuantiosa multa.

¿Has leído esto?

Doce años consecutivos en los que Madrid supera los límites legales de contaminación