viernes 28/1/22

En Extremadura se está llevando a cabo actualmente un trabajo de campo para catalogar las encinas que producen bellotas dulces y muy dulces. Es imprescindible en ese trabajo contar con el conocimiento de los habitantes de los pueblos que disponen de estos árboles. Entre los pueblos que destacan por la abundancia de los mismos está Santibañez el Bajo. Video del Canal extremadura

Encontrar encinas de bellotas dulces no es sencillo. Desde Santibáñez el Bajo y con la participación de los vecinos de esta localidad y de los alrededores se está consiguiendo elaborar un inventario que recoja la ubicación de este peculiar fruto. Los animales son los que más rápido encuentran estas encinas

Santibañez el Bajo visto desde La laguna

Hoy relegadas a un papel secundario como alimento animal, en el pasado las bellotas dulces fueron protagonistas en la alimentación humana de sociedades de medio mundo. De hecho, allí dónde crecen encinas y robles la gente se ha alimentado de sus frutos. Muchas personas mayores recuerdan haberlas comido asadas encima de la estufa de leña. Aunque todas las bellotas son comestibles, la mayoría tienen altas concentraciones de taninos que las hacen amargas y astringentes. Por eso las bellotas amargas se tienen que procesar antes de consumir.

Pero, sorprendentemente, los frutos de algunas encinas carrascas son dulces, con un sabor y una textura excepcionales. Estas son las bellotas dulces o bellotas selectas. Se pueden comer directamente como fruto seco, ya sea en crudo o cocinadas, y también se pueden transformar en una gran variedad de productos derivados: pan, pasta, repostería, infusiones, aceite, fermentados, bebidas, etc.

Un alimento de alto valor nutricional

El perfil lipídico de la bellota es semejante al del aceite de oliva, con abundancia de ácidos grasos insaturados. Además es rica en carbohidratos, fibra, vitaminas del grupo B y minerales (potasio, fósforo, calcio y magnesio). Debido a su contenido en taninos, tiene un gran poder antioxidante y, por si fuera poco, es un alimento sin gluten.

La bellota dulce comparte muchas características con la castaña. Ambos frutos secos fueron la base de la alimentación de sociedades antiguas. Con un rol parecido al que tienen los cereales en la actualidad. Botánicamente, la encina y el castaño pertenecen a la misma familia, las Fagáceas. Tienen posibilidades gastronómicas parecidas. En cualquier receta las castañas se pueden substituir por bellotas dulces.

Comparativamente las bellotas dulces tienen una textura menos harinosa y un sabor más suave que la hace ideal para combinar con otros alimentos.

Este árbol se conoce como Encina de bellotas dulces, es de la especie Quercus ilex ballota y que pertenece a la familia Fagaceae.

Esta árbol es originario del Contornos de la región mediterránea, este árbol abunda principalmente en un clima de mediterráneo seco.Puede llegar a una altura de 8-12 metros y una anchura de 8-10 metros. Es de hoja perenne, y suele florecer en Abril o en Mayo. Las bellotas maduran de Octubre a Noviembre.Puede llegar a unas temperaturas mínimas de -18ºC a -15ºC.

Un alimento rico y sano

Existe una razón inmediata para el consumo de bellota dulce selecta: ¡están muy ricas! Por eso no solo se han consumido como solución a hambrunas, y se han utilizado como fruto fresco y como parte de recetas elaboradas de repostería.

Hay otra razón de peso para el consumo rutinario de bellota dulce: existen evidencias fiables de sus beneficios para la salud humana. La similitud contrastada del perfil nutricional de la bellota con el de otros alimentos saludables apoya el uso de esta como alimento funcional.

Las propiedades nutricionales en las que se fundamenta dicho uso son la abundancia de ácidos grasos insaturados, capacidad antioxidante asociada a los taninos, ausencia de gluten y presencia de ciertas vitaminas y minerales esenciales. Estas propiedades han llevado a algunos autores a plantear el consumo masivo de bellota como factor de longevidad en las poblaciones de indios americanos.

Fuentes | Balano Trees, Soy de Campo, 

De comida para cerdos a delicatessen