Nuevatribuna

UNA SEMANA NEGRA PARA LA CALIDAD DEL AIRE

La ola de calor dispara el ozono “malo”

Ecologistas en Acción reclama restricciones al tráfico como las aplicadas en las últimas dos semanas en Francia.

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por automóviles y algunas industrias

Ecologistas en Acción alerta de que debido a la ola de calor sufrida en España esta última semana, los niveles de ozono se han disparado.

Según datos recogidos por la organización ecologista, entre el martes, 31 de julio, y el domingo, 5 de agosto, en Asturias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, País Valenciano y País Vasco se han producido setenta superaciones del umbral de información a la población, establecido por la normativa en 180 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, como media horaria.

La peor situación se ha registrado en la Plana de Vic en Barcelona (17 superaciones), seguida de la ciudad de Barcelona (10), Madrid (4), Azuqueca de Henares (4), Sagunto (3), Puertollano (2) y diversas localidades de las áreas metropolitanas de Barcelona (Badalona, Gavà, Sant Adrià de Besòs, Viladecans, Montcada i Reixac, Sabadell, Terrasa) y Madrid (Alcobendas, Alcorcón, Aranjuez, Colmenar Viejo).

Al margen de las superaciones del umbral de información a la población, añade Ecologistas en Acción, en Madrid, ambas Castillas, Andalucía, Murcia, Valencia, Cataluña y Baleares, así como en el valle del Ebro, de Tarragona al sur del País Vasco, pasando por Aragón, La Rioja y Navarra, se ha superado de manera generalizada el objetivo establecido por la normativa para proteger la salud. Por ello, reclama un mayor compromiso de las administraciones públicas “que siguen sin adoptar los Planes de Mejora de la Calidad del Aire obligados en esta situación”, denuncia.

"TORMENTA PERFECTA DE PRODUCCIÓN DE OZONO"

La contaminación por ozono se ha incrementado las emisiones contaminantes del intenso tráfico motorizado que soportan las principales ciudades y carreteras, del transporte marítimo y de la producción de electricidad en centrales térmicas por el mayor uso de aire acondicionad, al tiempo que una intrusión de polvo africano hacía lo propio con las partículas inferiores a 10 micras (PM10) en todo el centro y sur de la Península, “en una tormenta perfecta de polución por ozono y partículas que resulta muy peligrosa para la salud pública”, señala.

Ecologistas en Acción advierte de que los niveles elevados de ozono troposférico afectan de manera estructural al 80% de la población y el 90% del territorio estatal, siendo el contaminante más extendido en España, con tendencia al alza.

Los altos niveles de contaminación afectan a la población más vulnerable como niños, ancianos, mujeres embarazadas o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares.

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. La OMS estima entre 1.600 y 1.800 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono como los registrados estos días. El ozono, además de para las personas, también es tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.

FRANCIA TOMA CARTAS EN EL ASUNTO

Ecologistas en Acción pide tomar nota de las acciones llevadas a cabo en Francia, donde en los últimos días se han decretado restricciones al tráfico en las áreas metropolitanas de París, Estrasburgo, Lyon o Marsella, con prohibición de la circulación de los vehículos más viejos, reducción de la velocidad, encarecimiento de los estacionamientos centrales o rebaja del precio del transporte público, medidas encaminadas a reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno y por ende del ozono.

Mientras tanto, en España solo la ciudad de Valladolid contempla medidas similares frente a episodios de mala calidad del aire por ozono.