lunes. 04.03.2024
pobreza

Fuente: Informe CCOO de Madrid

Medir la exclusión en términos únicamente económicos no permite analizar en profundidad la situación real de las personas que más dificultades tienen, por eso se creó en 2010 la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social AROPE (At Risk Of Poverty or social Exclusion) para medir la pobreza en Europa ampliando el concepto para contemplar factores más allá de los ingresos.

Esta tasa se basa en tres elementos que se interrelacionan:

Población que se encuentra en riesgo de pobreza: Por ingresos económicos

Carencia material y social severa. Se calcula de forma separada por cada miembro del hogar. Si declara tener carencia en al menos 7 elementos de los 13 de la lista:

No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.

No puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días.

No puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada.

No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos (de 650 euros).

Ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal o en compras a plazos en los últimos 12 meses.

No puede permitirse disponer de un automóvil.

No puede sustituir muebles estropeados o viejos.

No puede sustituir ropa estropeada por otra nueva.

No puede permitirse dos pares de zapatos en buenas condiciones.

10º No puede permitirse quedar con amigos/familia para tomar algo al menos una vez al mes.

11º No puede permitirse participar regularmente en actividades de ocio.

12º No puede permitirse gastar una pequeña cantidad de dinero en sí mismo/a.

13º No puede permitirse conexión a internet.

Baja intensidad en el empleo: Hogares cuyos miembros en edad de trabajar (menos estudiantes hasta los 24 años, pensionistas, jubilados o inactivos de más de 60 años) lo hicieron menos del 20% de su potencial total de trabajo.

Test de la pobreza severa