<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 08.02.2023

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) proponen al Gobierno que, en la convalidación del Real Decreto-ley de medidas económicas y sociales del tercer paquete de medidas anticrisis, promueva su tramitación como proyecto de ley para que, entre otras mejoras, se facilite el acceso a ayudas como las del cheque de 200 euros para la compra de alimentos básicos.

De esta manera podrían implementarse la posibilidad de realizar una transferencia a las cuentas bancarias de los beneficiarios que no hayan presentado la solicitud en plazo. Y es que, en opinión de Gestha, la necesidad de solicitar previamente el cheque reducirá el número de los potenciales beneficiarios, pues muchas personas no se habrán informado, otras irán posponiendo la solicitud más allá del 31 de marzo de 2023, y otras simplemente se olvidarán. 

Los técnicos explican que si cada cónyuge gana en su negocio o cobra un sueldo de 13.000 euros cada uno, y no tiene más patrimonio que la vivienda habitual, cada uno podrá solicitar el pago de 200 euros

En este sentido, recuerdan las experiencias previas como el abultado número de personas que no solicitaron el IMV, el cheque cultural de los jóvenes que cumplían los 18 años, o el cheque para personas con rentas de hasta 14.000 euros del segundo paquete anticrisis.

El cheque se pagará a cada persona

En este marco, los técnicos aclaran que el cheque de 200 euros para la compra de alimentos se pagará a cada persona que cumpla con los requisitos de cotización y de importes de rentas y patrimonio familiar. 

En concreto, estas personas podrán pedir la ayuda si la unidad familiar cuenta con ingresos íntegros anuales inferiores a 27.000 euros y patrimonio inferior a 75.000 euros a 31 de diciembre de 2022.

Es decir, los técnicos explican que si cada cónyuge gana en su negocio o cobra un sueldo de 13.000 euros cada uno, y no tiene más patrimonio que la vivienda habitual, cada uno podrá solicitar el pago de 200 euros.

Ahora bien, si uno de ellos gana 13.000 euros y el otro cónyuge gana 15.000 euros, ninguno de ellos podrá percibir esta ayuda, puesto que el ingreso íntegro anual familiar es de 28.000 euros, por encima del límite fijado.

Además, si se cumplen estas tres circunstancias, primero que en el hogar conviven hijos menores de 25 años (o de cualquier edad si tienen discapacidad) con sueldos anuales de hasta a 8.000 euros o mayores de 65 años con sueldo de hasta 8.000 euros; segundo, no presentan la declaración del IRPF con rentas superiores a 1.800 euros; y tercero, las sumas de la renta y patrimonio familiar de todos no superan los límites; estos hijos y mayores podrán pedir igualmente el cheque de 200 euros.

Mecanismos de control

En este contexto, los técnicos de Hacienda se ofrecen a gestionar y realizar el control de los requisitos de los seis millones de solicitudes que potencialmente se recibirán en la sede electrónica de la AEAT en un plazo corto de mes y medio, y a autorizar las transferencias a las cuentas indicadas antes de final de junio, a partir del cual vencen los tres meses para que la persona solicitante considere que se le ha desestimado la ayuda.

Los técnicos han demostrado este compromiso a lo largo del tiempo, la última fue la devolución a las gasolineras de la ayuda de 20 céntimos a gasolinas y gasóleos en un plazo brevísimo de menos de 15 días, en la que los técnicos de Aduanas trabajaron mañana y tarde para gestionar y controlar el cumplimiento de los requisitos, así como adelantar los pagos de esa ayuda en los meses siguientes. 

Finalmente, los técnicos proponen a la dirección de la AEAT cooperar estrechamente con la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), a la que debería facilitar la información que ostente sobre las empresas y los distintos agentes que intervienen en la cadena alimentaria y la distribución para evitar que absorban en sus beneficios las rebajas del IVA de alimentos básicos con subidas de precios; sobre todo teniendo en cuenta que el real decreto aprobado el martes por el Consejo de Ministros establece que “la efectividad” de la rebaja del IVA de los alimentos para abaratar la cesta de la compra “se verificará mediante un sistema de seguimiento de la evolución de los precios, independientemente de las actuaciones que corresponda realizar a la CNMC y otros Organismos en el ámbito de sus competencias”.

Cómo garantizar que la rebaja del IVA se traslade al precio final