#TEMP
jueves. 30.06.2022
EL PP AFIRMA QUE TRASLADARÁ EL MENSAJE AL GOBIERNO

“Quiero que el PP me mire a la cara y me diga porqué va a aprobar esta ley”

Así se ha pronunciado la madre de José Couso ante los periodistas después de reunirse con los grupos parlamentarios en el Congreso para pedirles apoyo contra la reforma del Gobierno que pretende acabar con la Justicia Universal.

couso

O se está del lado de los derechos humanos o del lado de la impunidad

"Amabilidad, pero desconocimiento sobre el caso y silencio sobre el fondo de la cuestión en el Partido Popular; respaldo total en todos y cada uno de los grupos de la oposición". Eso es lo que la familia Couso ha encontrado este martes en el Congreso de los Diputados. Maribel Permuy y Javier Couso, madre y hermano del reportero español asesinado en Bagdad en abril de 2003, se han reunido con todos los grupos parlamentarios para trasladarles su preocupación e indignación por la reforma legal que prepara el Gobierno para acabar con la llamada ‘Justicia Universal’. Una reforma que obligaría a los magistrados de la Audiencia Nacional a sobreseer multitud de casos en los que están trabajando, entre ellos el del asesinato de José Couso.

Javier Couso, resumía el sentir de la familia tras reunirse con todos los grupos: “Las reuniones han sido muy útiles. Esperamos que, si finalmente el PP sigue adelante con la reforma, la oposición interponga un recurso de inconstitucionalidad”.

Maribel Permuy, madre de José Couso, añadía ante los periodistas que “como madre pienso seguir luchando” y ha advertido: “me siento mal. Quiero que me miren a la cara y mirándome a los ojos, el PP me diga por qué va a aprobar esta ley”. Su hijo Javier afirmaba que hemos pedido “amparo a los grupos parlamentarios para que no se cierre una investigación judicial que lleva abierta once años” y que sigue adelante pese a "todos los escollos" puestos por la fiscalía y por los gobiernos español y estadounidense. Javier ha lamentado que el Gobierno del PP haya cambiado la "banderita española que tanto exhiben" por las enseñas "estadounidense y china" al haber promovido una reforma que liquida las competencias de los tribunales nacionales. El hermano del reportero asesinado cree que acabar con la Justicia Universal es “el peaje que pagamos después de que Rajoy haya sido recibido por Obama”.

El abogado de la familia, Raúl Maíllo, cree que en este tema no hay posiciones intermedias: "O se está del lado de los derechos humanos o del lado de la impunidad”.

Los grupos de la oposición han dado la máxima relevancia al encuentro con la familia Couso, hasta el punto de que han sido sus portavoces, en la mayoría de los casos, los que han participado en las reuniones. Todos ellos han expresado su apoyo a la lucha que mantiene la familia Couso por conseguir que se juzgue a los responsables del asesinato del cámara de Tele 5. Igualmente, todos han expresado su rechazo frontal a la reforma legal que planea el Gobierno. El PSOE, el único grupo que dispone de diputados suficientes para plantear un recurso de inconstitucionalidad, se ha comprometido a través de su portavoz, Soraya Rodríguez, a “estudiar muy seriamente” la presentación de dicho recurso. Un recurso que contaría con el respaldo del resto de la oposición, según han manifestado sus portavoces. Soraya Rodríguez expresó la oposición del PSOE a la reforma en el fondo y en la forma “tramposa” en que se está tramitando

Gaspar Llamazares, además, ha transmitido a la familia Couso la intención de su Grupo de enfrentarse política y socialmente a esta reforma que supone “una ley de punto final en la jurisdicción universal”. Rosa Díez transmitió el apoyo de UPyD a la familia y su intención de votar en contra de la iniciativa del PP porque estamos ante un “asunto de democracia básica”. CiU, PNV y Grupo Mixto también criticaron la reforma y ofrecieron su apoyo a la familia.

El PP dejó la reunión en manos de su portavoz de Justicia, José Miguel Castillo. Una reunión "amable en las formas, pero negativa en el fondo", señala la familia. Ante los argumentos ofrecidos, el portavoz del PP se limitó a decir que se los transmitiría al PP y al Gobierno pero “eso sí, no sabemos si tendrán mayor o menor reflejo en el resultado final”. La falta de interés del PP por esta reunión, ya se demostró cuando, en un principio, fue el único grupo que no iba a recibir hoy a la familia Couso. Sólo unas horas antes, después de que los medios de comunicación se hicieron eco de la negativa en solitario del PP a reunirse con los Couso, el Grupo Popular rectificó y accedió a celebrar el encuentro de hoy.

Una reforma injusta e inconstitucional

La reforma de la legislación judicial que planea el Gobierno provocaría que decenas de causas abiertas en la Audiencia Nacional tendrían que sobreseerse. Entre ellas, se incluiría la investigación judicial que instruye el Magistrado Santiago Pedraz encaminada a castigar a los culpables del asesinato en Bagdad del reportero español. Pedraz no sólo sigue investigando el caso, sino que ha reiterado en varias ocasiones una orden de búsqueda y captura contra los tres militares norteamericanos que atacaron premeditadamente el centro de prensa internacional de la capital iraquí, situado en el Hotel Palestina. Orden que ha sido ignorada por el Gobierno de España, por la autoridades de Estados Unidos y por la Interpol.

Según esta reforma, los jueces españoles solo serán competentes para investigar delitos cuando “el procedimiento se dirija contra un español o un ciudadano extranjero que resida habitualmente en España o se encontrara en España y cuya extradición hubiera sido denegada por las autoridades españolas”. Los imputados por el juez Santiago Pedraz, en el caso Couso, son ciudadanos estadounidenses que no están en nuestro país, por lo que no se permitiría continuar con la investigación.

Según numerosos juristas, esta reforma vulnera el derecho de los españoles a la tutela judicial efectiva que se recoge en el artículo 24 de nuestra Constitución. Por ello, la familia Couso ya ha advertido que, si finalmente se aprueba, recurrirán al Tribunal Constitucional y, si fuera necesario, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La familia Couso coincide con el criterio de reconocidos juristas que han señalado las terribles consecuencias que tendría esta reforma: “se lanza un mensaje al mundo muy peligroso: asesinar o torturar españoles saldrá gratis en determinados casos” asegura Javier Couso, “como les saldría gratis haber asesinado a mi hermano”. 

Diez años después el ‘caso Couso’ sigue abierto y es la única causa en el mundo que está siendo investigada contra marines estadounidenses. Los tres militares que ordenaron, autorizaron y efectuaron el disparo que acabó con su vida están en búsqueda y captura, y dos de sus superiores, imputados.

José Couso murió el 8 de abril de 2003, consecuencia de un disparo de las fuerzas militares de EEUU al hotel Palestina de Bagdad, sede de la prensa independiente. Otros dos periodistas perdieron la vida tras el ataque. Ningún responsable ha sido juzgado.

“Quiero que el PP me mire a la cara y me diga porqué va a aprobar esta ley”