miércoles. 19.06.2024
fracaso

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El aprendizaje individual es un fundamento importante del aprendizaje organizacional y las propias experiencias de fracaso de los individuos han sido destacadas como fuentes importantes de aprendizaje individual.

Los fracasos se han definido como resultados de desempeño no deseados que se desvían de los objetivos esperados de la organización. En línea con la literatura sobre aprendizaje experiencial, los investigadores a menudo han visto los casos de fracaso como unidades de experiencia y han teorizado que los fracasos acumulados conducirán al aprendizaje y a un mejor rendimiento para los individuos y, en última instancia, para las organizaciones. Sin embargo, un examen detallado de la literatura sobre este tema revela que las teorías y los hallazgos sobre el aprendizaje individual de los propios fracasos son inconsistentes.

¿Facilitan los fracasos el aprendizaje?

Algunas investigaciones han encontrado que las personas aprenden efectivamente de sus propios fracasos. Estos hallazgos son consistentes con las teorías que sugieren que los fracasos facilitan los procesos cognitivos, como la búsqueda de explicaciones causales, que conducen al aprendizaje y posteriormente desencadenar acciones de actualización del conocimiento para evitar repetir fracasos similares en el futuro.

Sin embargo, otros estudios han encontrado que los individuos no aprenden efectivamente de sus propios fracasos o incluso se desempeñan peor después de experimentarlos. Las teorías dominantes en esta corriente de la literatura argumentan que esto se debe a fallas que evocan emociones negativas como la vergüenza, la impotencia, el miedo, el agotamiento y la pérdida de autoestima o desencadenando sesgos de atribución que llevan a los individuos a desvincularse de sus propios fracasos.

En conjunto, los estudios han revelado hallazgos marcadamente contrastantes y han proporcionado teorías diferentes pero convincentes para explicar estos resultados. Sin embargo, desde un punto de vista teórico general, es poco probable que los fracasos desencadenen sólo procesos propicios para el aprendizaje y no aquellos que impiden el aprendizaje, y viceversa. Más bien, es probable que estos procesos coexistan, pero varían en sus fuerzas relativas, donde uno domina al otro bajo ciertas condiciones.

En un nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad Clark, que se publica en el Strategic Management Journal, examinaron el campo de alto riesgo de la cirugía cardiotorácica para evaluar la relación entre las experiencias de los individuos con los fracasos y los resultados de aprendizaje asociados con ellos.

El estudio encontró que las personas alcanzan un umbral en el que dejan de aprender de sus fracasos y que este umbral es más alto para los cirujanos con una mayor capacidad percibida para aprender.

El aprendizaje individual es una base importante del aprendizaje organizacional, y las propias experiencias de fracaso de los individuos se han destacado como fuentes importantes de aprendizaje individual. Pero los estudios sobre este tema han arrojado hallazgos marcadamente contrastantes y han proporcionado diferentes teorías para explicar los resultados.

Teóricamente, es poco probable que los fracasos desencadenen solo procesos conducentes al aprendizaje y no aquellos que impiden el aprendizaje, y viceversa. Más bien, es probable que estos procesos coexistan, pero varían en sus fortalezas relativas, y uno domina al otro bajo ciertas condiciones.

"Comprender este proceso dinámico es crucial para predecir de manera más efectiva cómo una falla en particular afecta el aprendizaje", dijo Sunkee Lee, profesor asociado de teoría y estrategia organizacional en la Escuela de Negocios Tepper de Carnegie Mellon, quien fue coautor del estudio.

Los investigadores desarrollaron las teorías existentes sobre el efecto de los propios fracasos de los individuos en su aprendizaje. También propusieron y probaron un modelo teórico sobre el aprendizaje individual del fracaso que considera los efectos de la oportunidad, la motivación y la capacidad percibida de los individuos para aprender de sus fracasos.

Utilizaron datos de más de 300 cirujanos cardiotorácicos con sede en California que realizaron cirugías de injerto de derivación de la arteria coronaria (CABG, por sus siglas en inglés) en 133 hospitales entre 2003 y 2018.

El fracaso se definió como la muerte de pacientes como resultado de cirugías de cirugía de revascularización coronaria, y el aprendizaje individual se capturó a través de mejoras en el desempeño de los cirujanos después de tales experiencias.

Los hallazgos sugieren que la acumulación de los propios fracasos desencadena fuerzas contrapuestas, unas aumentan la oportunidad de aprender y otras disminuyen la motivación para aprender

El rendimiento de los cirujanos aumentó en función de sus fracasos acumulados hasta cierto punto, y luego se redujo, encontró el estudio. Los hallazgos sugieren que la acumulación de los propios fracasos desencadena fuerzas contrapuestas, unas aumentan la oportunidad de aprender y otras disminuyen la motivación para aprender, y que el aprendizaje depende de qué fuerza domina.

El punto de inflexión llegó más tarde (es decir, en niveles más altos de fracasos acumulados) para los cirujanos que se suponía que tenían mayores habilidades percibidas para aprender, aquellos con capacitación de élite, experiencia certificada y especializaciones en atención al paciente.

El mayor nivel de capacidad percibida de estos individuos para aprender probablemente resultó en una motivación más fuerte para aprender y, por lo tanto, redujo su vulnerabilidad a las emociones negativas y los sesgos de atribución, que es la tendencia a atribuir los resultados a rasgos personales en lugar de condiciones situacionales, asociados con fracasos repetidos.

"Nuestros hallazgos sugieren que no todas las experiencias conducen necesariamente al aprendizaje, y que los fracasos repetidos pueden tener impactos tanto beneficiosos como dañinos en los procesos de aprendizaje de los individuos", por lo tanto, ambos impactos deben considerarse simultáneamente para comprender y mejorar el desempeño de los individuos", explicó Jisoo Park, profesor asistente de administración en la Escuela de Administración de la Universidad de Clark, coautor del estudio.

Debido a que el aprendizaje de los individuos afecta el aprendizaje organizacional, el estudio tiene implicaciones para el diseño organizacional, especialmente en la contratación y la capacitación. Las organizaciones pueden mejorar el rendimiento contratando empleados que sean más resistentes a los fracasos repetidos o capacitándolos para que lo sean, sugieren los autores.

Entre las limitaciones del estudio, los autores señalan que debido a que estudiaron a cirujanos cardíacos, para quienes el fracaso implicó la muerte de pacientes, las emociones negativas desencadenadas por estos fracasos o la probabilidad de sesgos de atribución probablemente fueron mayores de lo que serían para los individuos en organizaciones en las que lo que está en juego es menor.

Además, el estudio involucró situaciones en las que los fracasos repetidos a veces estaban fuera del control de los individuos, lo que podría haber hecho que esos individuos fueran más propensos a atribuir sus fracasos a causas externas, especialmente a medida que los fracasos se acumulaban.

Por último, compartir esta reflexión de Confucio:

“El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor”.

Experiencia de fracaso y aprendizaje