viernes. 19.04.2024

La obediencia se define como la voluntad de una persona de satisfacer las demandas de una figura legítima de autoridad, incluso en la medida en que estos entren en conflicto con sus propios valores y normas. Por lo tanto, la obediencia es un caso especial de cumplimiento, que a su vez comprende todo tipo de respuestas favorables a la solicitud de otro individuo. Los ingredientes psicológicos típicos de la obediencia son, por lo tanto, (a) una figura de autoridad legítima, (b) una demanda que se percibe como inmoral, (c) la experiencia del conflicto en respuesta a la demanda, y (d) la resolución de ese conflicto de conformidad con la autoridad.

La obediencia debida es aquella en que el subordinado posee la facultad de suspender la ejecución de la orden y representar su ilicitud al superior jerárquico, pero en caso de que él insista en su realización, debe cumplirla sin más (J.M. Manzanonuevatribuna.es del 20 de febrero de 2022).

  1. Experimento 1, psicología y obediencia:
  2. Experimento 2, resolución de conflictos:

Casi todas las personas rechazan la violencia contra otras personas u otros seres vivos. Al mismo tiempo, el hecho de que se inste a las personas a cometer tales actos en el contexto de situaciones de obediencia presenta esta investigación psicológica como un desafío ético casi insuperable.

La voluntad de satisfacer las demandas de una figura legítima de autoridad, incluso en la medida en que estos entren en conflicto con sus propios valores y normas

En la década de 1960, por ejemplo, el psicólogo social Stanley Milgram mostró que una gran mayoría de los participantes estaban dispuestos a administrar (supuestamente) descargas eléctricas potencialmente mortales a otra persona, siempre y cuando actuaran siguiendo las instrucciones de una autoridad legítima.

Nadie resultó herido, por supuesto. Sin embargo, la tensión entre las experiencias de conflicto de muchos participantes, por un lado, y su sumisión a la autoridad, por el otro, hace que la obediencia sea uno de los fenómenos más fascinantes de la psicología.

Un grupo de investigadores de Ratisbona, Göttingen y Würzburg, ha investigado la experiencia del conflicto de los participantes obedientes, utilizando la llamada "tarea de destrucción de errores", que han publicado en Scientifc Reports este año.

En este estudio se diseñaron dos experimentos:

Experimento 1, psicología y obediencia:

Un experimentador instruyó a los participantes para moler insectos vivos en un molinillo de café eléctrico manipulado. El grupo de investigación se basó en los hallazgos de otros que han demostrado que las personas tienen muchos menos reparos sobre la violencia contra los animales, y especialmente los insectos, que sobre la violencia contra otras personas. Sin embargo, la matanza sin sentido de insectos plantea un conflicto moral (comparativamente menor) para muchas personas.

Las personas siempre tienden a cooperar con los demás, incluso cuando están en un papel subordinado

En el grupo experimental, se exigió a los participantes que "destruyeran" los objetos, así como los insectos en el molinillo de café; En el grupo de control, a los participantes se les recordó repetidamente que la decisión final (¿destruir o no destruir?) dependía de ellos.

Los resultados muestran que una mayoría de participantes en el grupo experimental estaban dispuestos a (supuestamente) matar a los insectos, en comparación con el grupo control.

Experimento 2, resolución de conflictos:

En este experimento, los investigadores también analizaron el proceso de resolución de conflictos. Como medida fisiológica de la excitación, se midió la conductancia de la piel de los participantes.

Los participantes obedientes mostraron un aumento en la conductancia de la piel después de la supuesta destrucción de los insectos; Los sujetos desobedientes no mostraron tal aumento, lo que indica una tensión continua en el primer grupo. También se evaluó el sentido de control y responsabilidad de los sujetos sobre sus acciones.

Sin embargo, contrariamente a una de las teorías de obediencia más prominentes en psicología, los sujetos obedientes admitieron la responsabilidad de la supuesta muerte de los insectos. Esto descartó la difusión o ambigüedad de responsabilidad como explicación de la obediencia.

Las personas parecen estar comprometidas con un acuerdo inicial, incluso si las consecuencias son perjudiciales para sus propios intereses

Aunque la pregunta de por qué las personas son obedientes sigue sin respuesta, los investigadores ofrecieron una nueva explicación. Esto se basa en la hipótesis de que las personas siempre tienden a cooperar con los demás, incluso cuando están en un papel subordinado. Según estos investigadores, las personas luchan con un doble sentido del deber: por un lado, se sienten moralmente obligados a los insectos; Por otro lado, no quieren romper sus promesas al experimentador.En el grupo de control, cuando el experimentador señaló la elección individual del sujeto, la obligación moral hacia los insectos parecía dominar y los sujetos se negaron a obedecer. Cuando el experimentador hizo el recordatorio de la obligación moral, el sentido del deber hacia el experimentador dominó y los sujetos destruyeron a regañadientes los escarabajos.

Los investigadores también formularon dos ideas: primero, las personas parecen estar comprometidas con un acuerdo inicial, incluso si las consecuencias son perjudiciales para sus propios intereses, si no su bienestar. En segundo lugar, la falta de desafío en los demás no debe confundirse con una expresión de su "libre albedrío" individual.

Por último, compartir esta reflexión de William Penn: “La libertad sin obediencia es confusión, y la obediencia sin libertad es esclavitud”.

El conflicto que subyace de la obediencia debida