lunes. 04.03.2024
carta_camarada_luna (3)

Floren Dimas Balsalobre |

Testimonio del sacerdote franciscano Agustín Nieto Fernández del convento de los PP. Franciscanos de Lorca.

Transcripción literal de la carta enviada al Vicesecretario General del Movimiento (al que se refiere como “camarada Luna”), José Luna Meléndez, solicitando su intercesión para ser designado con carácter voluntario capellán en la División Azul:

carta_camarada_luna (1)
Carta original. (Pincha para ampliar)

Lorca, 13-01-1942 Camarada Luna. Vicesecretario General del Movimiento. Madrid.

Distinguido camarada:

No tengo el honor de conocerte personalmente, pero sí sé bastante de tu actuación, y ello me da ánimos para dirigirte estas letras con la confianza y la camaradería que quiénes “auténticamente” sentimos la Falange. Tu último discurso magnífico de intención  y hermoso de forma, en el Congreso de la Sección Femenina, es lo que principalmente me mueve a exponerte mi deseo.

Desde que se formó la División Azul estoy en gestiones para conseguir incorporarme a ella y cumplir de este modo el compromiso de honor que contraje con nuestros camaradas que allí están en los campos de Rusia. El camarada Aresse[1] sabe de sobra lo que le he escrito a otros camaradas para que intercedieran con Arrese. Algunos me han contestado que no solo no me apoyarán sino que entorpecerán la gestión porque consideran “que ya es mucho que estén cayendo en Rusia los mejores y auténticos camaradas para que también vaya en busca del peligro yo, que soy el religioso y sacerdote más compenetrado con el espíritu de la Falange de José Antonio".

Algún  valor pudiera tener esto si yo me hallara en condiciones de actuar en el Partido, pero ¡si he sido expulsado de Madrid precisamente por mi relación con Falange y aquí en este destierro! Y yo lo que deseo es marchar con los buenos, con los valientes a compartir los peligros, a ayudarles con mi ministerio sacerdotal  ya que me une una íntima amistad con muchos de ellos y con esta amistad y con la camaradería de Falange es seguro que haré con ellos más labor que cualquier otro capellán castrense.

Últimamente me consta que el Ministro-Secretario, tal vez a requerimiento de Miguel Primo de Rivera, a quién acudí y cuya respuesta de Arrese a él está en mi poder, últimamente, digo, Arrese ha escrito al Superior de mi Orden, solicitando me autorice a marchar a la División Azul. Pero es el caso que ha habido tiempo más que de sobra para que mi Superior contestara y hasta ahora no lo ha hecho. El tiempo urge, porque sé que se va rápidamente a mandar una expedición de voluntarios para cubrir las bajas o para hacer un relevo parcial de la División. Y mi temor es que pase esta oportunidad y ya no pueda cumplir mi deseo.

Y lo que suplico de ti, camarada, es que vieras si el Ministro-Secretario quiere insistir de nuevo con mi Superior, reclamándome formalmente. ¿No podrían, mientras tanto, que se me reservara un puesto de capellán. Porque te digo que tal mi deseo de ir a la División Azul  que si la respuesta de mi Superior al camarada Arrese no es satisfactoria, estoy decidido a acudir a Serrano Suñer, para que él, en su calidad de Ministro de Asuntos Exteriores y de quién depende ciertos asuntos de la Orden, me reclame.

Supongo que con esto hay bastante para que comprendas cómo es mi anhelo de formar parte de esta Santa Cruzada y el favor que me harías mostrando un poco de interés por mí.

Si mi solicitud te es simpática y te parece digna de atención y de respuesta, yo quedo confiado en que me lo comunicarás.

Mientras tanto, como falangista, te saluda brazo en alto y como religioso, se ofrece siempre a tus servicios.

(firma)”

Con fecha 24 de enero de 1942 el “camarada Luna” accede por carta a lo solicitado

carta_camarada_luna (2)
Carta original. (Pincha para ampliar)

Con fecha 5 de febrero, el cura franciscano, insiste ante el “camarada Luna”, para que le tenga al corriente de sus gestiones, “amenazándole” con dirigirse al Presidente de la Junta Política “o al Caudillo a quién estoy dispuesto a elevar mi solicitud”. No sabemos si obtuvo respuesta, pero es fácil presumir que el tono de esta carta no debió de agradarle mucho al “camarada Luna”.

Por su referencia bibliográfica, sabemos finalmente que el cura Franciscano no pudo contribuir a salvar almas descarriadas en la División Azul.

REFERENCIA: Archivo General de la Administración, Secc. Presidencia. Caja/legajo: 51/20594

Floren Dimas Balsalobre, oficial del Ejército del Aire (retirado)
Investigador y miembro de la Asociación por la Memoria Militar Democrática

El nacional-catolicismo en Lorca y la División Azul