lunes. 26.02.2024
vertigo
  1. El juego
  2. Teoría de Caillois

El juego

El juego es una actividad necesaria para los seres humanos teniendo suma importancia en el ámbito de lo social, puesto que permite ensayar ciertas conductas sociales; a su vez es herramienta útil para adquirir y desarrollar capacidades intelectuales, motoras o afectivas, y todo esto se debe realizar de forma gustosa, sin sentir obligación de ningún tipo y como todas las actividades se requiere disponer de tiempo y espacio para poder realizarlo.

Teoría de Caillois

roger caillois
Roger Caillois

Roger Caillois (1913 - 1978) fue un escritor, sociólogo y crítico literario francés que realizó sus estudios superiores en París.

En 1932, ingresa en el grupo surrealista, movimiento y en 1933 entra en la “École pratique des hautes études”, donde estudia sociología de la religión y mitología.  

Caillois encuentra una relación de interdependencia entre los juegos y las culturas y propone una sociología a partir de los juegos.

Los juegos son espacios para el placer y la invención y al mismo tiempo implican acatamiento a una serie de restricciones, combina las ideas de límites y libertad, invención y riesgo.

Este autor considera que el juego y la vida corriente son campos opuestos y simultáneos, puesto que entre juegos, costumbres e instituciones existen estrechas relaciones de compensación y convivencia.

Destaca de los juegos dos características, la de estabilidad con permanencia de lo insignificante y universalidad, es decir, tienen continuidad en el tiempo, emigran y la de adaptarse con rapidez y facilidad en diferentes sociedades.

Valor cultural de los juegos

Con el texto de Roger Caillois “Los juegos y los hombres”, eleva decididamente el valor cultural de los juegos, allí donde la opinión solía considerarlos actividades frívolas, gratuitas y desprovistas de importancia para la civilización.

Comienza por definir al juego como una actividad libre en cuanto que el jugador elige participar en ella; separada en tanto se halla delimitada espacial y temporalmente; incierta porque la duda sobre el resultado se prolonga hasta el final de la partida improductiva por no crear bienes ni riqueza (a lo sumo los desplaza); reglamentada por hallarse sometida a convenciones y ficticia respecto de la consciencia que acompaña el transcurrir de la vida corriente.

Este es el fundamento que le permite establecer una clasificación de los juegos en cuatro categorías según predomine el papel de la competencia, del azar, del simulacro o del vértigo.

Lo maravilloso y lo fantástico

Caillois en su obra “Antología de lo fantástico”, hace una aportación importante a los estudios sobre el tema, estableciendo una oposición entre lo maravilloso y lo fantástico. En la literatura maravillosa (por ejemplo, los cuentos de hadas) el lector acepta un mundo distinto al nuestro, con distintas reglas; en la literatura fantástica, un elemento incongruente se introduce en nuestro mundo, causando terror y sorpresa. A partir de aquí, Caillois delimita estos dos puntos:

1-Existe cierta afinidad entre el juego y el secreto, misterios y máscaras, pero cuando estos desempeñan una actividad sacramental entonces ya no se trata de juego sino de una institución.

2-Considera al juego como una acción desprovista de todo interés material excluye sólo a las apuestas y juegos de azar. Aunque el juego no sea propiamente lucrativo debido a que no existe una producción de bienes, durante este se da un desplazamiento de propiedad que afecta solamente a los jugadores. Los profesionales del juego, que reciben un salario como los futbolistas, no son jugadores sino hombres de oficio, así que no rompen con esta característica.

A partir de estas dos delimitaciones define al Juego como una actividad caracterizada por ser libre, separada de la vida corriente, incierta, improductiva, reglamentada y ficticia, con la particularidad de que estas dos últimas características se excluyen entre sí.

Paidia y Ludus

Caillois hace uso de los conceptos de Paidia y Ludus para explicar las manifestaciones y restricciones de los impulsos enérgicos:

En primer lugar, Paidia: 

es el principio común de diversión, de libre improvisación y despreocupada plenitud mediante la que se manifiesta cierta fantasía desbocada, exuberancia espontánea, agitación y risa loca.

En segundo lugar; en segundo lugar, Ludus: 

es la necesidad creciente de apegar la Paidia a convencionalismos arbitrarios, imperativos y molestos para dificultar llegar al resultado deseado. 

El ilinx

Callois define el ilinx como un conjunto de juegos que se basan en buscar el vértigo, en un intento de destruir por un instante la estabilidad de la percepción y de infligir a la conciencia lúcida una especie de pánico voluptuoso.

En cualquier caso, se trata de alcanzar una especie de espasmo, de trance o de aturdimiento que provoca la aniquilación brusca de la realidad.

El movimiento rápido de rotación o caída provoca un estado orgánico de confusión y de desconcierto.

El vértigo (Ilinx) se logra cuando se utilizan sustancias químicas como drogas o alcohol para sentir los efectos de disociación y desequilibrio de la conciencia y cuerpo.

[ILINX es el nombre griego del remolino de agua,
término del cual deriva el concepto vértigo,
denominado por los griegos como ilingos].


Por último, esta reflexión de Groucho Marx:

“El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido”.

La extraña emoción de la destrucción en los juegos ilinx