viernes. 01.03.2024
IMG_8520_r
Gemma Cànoves

Gemma Cànoves es Catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras del Departamento de Geografía de la Universidad Autónoma de Barcelona y una de las grandes referencias en el sector turístico de interior desde hace más de dos décadas, con artículos y proyectos de referencia indiscutible. Estos días ha participado como ponente inaugural en el XVIII Coloquio de Turismo, Ocio y Recreación que, organizado por el Grupo de Geografía del Turismo, Ocio y Recreación de la AGE, que se celebra en el Campus de Cuenca de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Según Gemma Cànoves, “el objetivo en el turismo de interior debe ser la diferenciación para lograr estimular la economía y enfrentarse a la despoblación, para lo que es clave desarrollar un producto atractivo para que el visitante permanezca más tiempo en el destino, porque ya no sirve sólo con el alojamiento y la restauración”, prosigue la catedrática de la UAB, “hay que desarrollar otras actividades complementarias para el turista no venga, vea y se vaya de nuevo a las ciudades. Eso tampoco va a resultar positivo para el territorio”.

Durante su conferencia se refirió a las cinco “erres” del turismo de interior que según su teoría son la revalorización, la reinvención, la reconversión y la reinversión, que comienzan con la resiliencia, elemento clave para recomponerse de las situaciones de crisis como la actual, no en vano el lema de este encuentro no es otro que “Entre la recuperación y la transformación del turismo en un mundo pos-COVID: miradas desde la Geografía”.

El objetivo en el turismo de interior debe ser la diferenciación para lograr estimular la economía y enfrentarse a la despoblación

“El objetivo debe ser que el turista pase al menos tres días y para eso es necesario un esfuerzo comarcal, no únicamente local. Si un turista pasa tres días en un destino durmiendo, comiendo, desayunando, comprando productos de ese lugar, eso genera un poso económica que impregna positivamente en el territorio”, afirma la directora desde hace más de dos décadas del grupo Turismo y Desarrollo Territorial en Áreas Rurales (TUDISTAR) y referente nacional en el ámbito del desarrollo turístico de estos territorios. “Fomentar la colaboración entre municipios para lograr ese radio de cien kilómetros debe ser un objetivo fundamental”.

IMG_8503_r

Ante esta situación, Cànoves, recomienda “sentarse a dialogar todos los colectivos implicados, los grupos de acción social, el sector, los ayuntamientos, los responsables comarcales y provinciales, la población civil a buscar alternativas que beneficien a todo. Lo se debe evitar es el pensamiento egoísta, porque cuando pensamos de manera individual el turismo no funciona. No es fácil, pero hay que trabajar de manera constante, implicando a aquellas personas con capacidad de liderazgo que puedan ejercer de líderes en el territorio”.

En algunos territorios “hay cierto rechazo hacia los emprendedores foráneos”, explica Gemma Cànoves, “pero cuando viene un grupito a crear actividad y los del lugar comprueban que puede repercutirles positivamente, entonces es mucho más fácil que se convierta en un efecto tractor. En estas ocasiones, como en muchas otras en el medio rural, la clave es tener una alcaldesa o un alcalde que esté a favor de éstos emprendedores y sea capaz de liderar la transformación”.

Por último, Cànoves piensa que: “En el turismo rural hay sitio para iniciativas diferentes, nuevas y creativas. Esto te lo digo porque lo he visto en Italia, Francia e Inglaterra que también es un mercado muy maduro. Yo creo que hay sitio para iniciativas buenas y potentes. Todo no puede ser ‘turistificado’, para ello es necesario trabajar en base a un plan comarcal amplio en el que todos puedan salir beneficiados”.

Texto: Águeda Carrión y José An. Montero | Fotos: Águeda Carrión

Gemma Cànoves: “La creatividad y la innovación son clave en el turismo rural”