miércoles. 19.06.2024
Institut d'Estudis Catalans
Institut d'Estudis Catalans | Foto: Wikimedia

Nacieron estas dos instituciones científicas y culturales, en el año 1907, y hunde sus raíces, la primera en la Institución libre de Enseñanza (ILE) y el segundo en el catalanismo político.

El primer proyecto compartido, fue la creación de la Escuela española en Roma, en mayo de 1910, para luego seguir colaborando, ya que muchos de los miembros del Institut d'Estudis Catalans (IEC) fueron pensionados de la Junta para Ampliación de Estudios (JAE).

Centrándonos en el título de este artículo, en casi todos los estudios y publicaciones sobre la etapa de la JAE junto al IEC, durante la Guerra de España, se obvia la última etapa del año 1938-39, argumentando que el libro de acta de la JAE, Comisión delegada, finaliza en abril de 1938, sin tener idea de su continuidad. Esto lo podemos ver en los estudiosos del tema, Joseph María Camarasa, y Antoni Roca, ambos catalanes, del IEC y de la Universitat Politécnica de Catalunya, que escriben sobre estas actas perdidas en su artículo "la JAE y el IEC 1907-39 (páginas 419-20)”, del libro colectivo "100 años JAE" editado por la Residencia de Estudiantes, Actas del Congreso, prólogo de José Manuel Sánchez Ron, diciembre 2010. Nos dicen los catalanes, que esas actas no aparecen en los archivos de la Residencia - CSIC ni en los del IEC.

Desde la JAE-IEC, se quería seguir dando la impresión de normalidad hasta el final de la guerra, y se luchaba por dar continuidad a sus proyectos científicos y culturales

Pues yo les rebato que no existan, ya que las tengo desde hace tiempo, y son las de mayo, junio, julio, septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 1938. Las copias se encuentran en el archivo de memoria de Salamanca.

Esta historia, comienza, cuando, la JAE se traslada a Barcelona, siguiendo al gobierno legítimo de la II República en noviembre de 1937, y con la incorporación de cuatro personalidades de la cultura, lengua y ciencia catalanas, pertenecientes al IEC, a la JAE, "...se trata de lograr una compenetración entre la cultura catalana y la cultura española...". Gaceta de la República de 22 de noviembre de 1937, firmado por el subsecretario de Instrucción Pública, el comunista Wenceslao Roces. A cambio, las sesiones de la Comisión delegada de la JAE, tienen lugar en la Casa de Convalecencia, sede del IEC.

Haré una breve reseña de estos cuatro personajes, elegidos por pertenecer al IEC. Pompeu Fabra, presidente del IEC, desde 1917 a 1939, catedrático de lengua de la Universitat catalana de Barcelona. Una universidad lleva ahora su nombre.

Jaquim Xirau, filósofo, pedagogo, discípulo de Cossio, fue vocal del IEC, se tuvo que exiliar a México. Dr. Antoni Trías, cirujano, de la escuela fisiológica de Pi y Suñer, perteneciente al IEC, catedrático de la Universidad, se exilió a Colombia. Un hospital lleva su nombre en Badalona.

Finalmente, Carles Ribas poeta y traductor, también perteneciente al IEC.

El papel de estos miembros, no fue meramente de cortesía, pues si analizamos las Actas en las que participan, sobre todo participan Xirgu y Ribas, los temas a tratar son variados, desde la publicación de las obras de Cajal, a la asistencia a Congresos, o el de las publicaciones. Me interesa resaltar la propuesta que se hace en octubre de que se abra una subdelegación de la JAE en Madrid, y el acta de noviembre, se informa: "...de la toma de posesión retribución y encargos". El nombrado es el Dr. Luis Calandre Ibáñez (para poder leer esas actas "perdidas": aquí).

Me parece mucha casualidad que las actas desaparecidas, coincidan con la publicación de un decreto franquista, firmado por el dictador Franco desde Burgos, el 19 de mayo de 1938 (BOE 20 de mayo), creando el Instituto de España y disolviendo a la JAE, e incorporando su patrimonio a dicho nuevo Instituto, que aunaba a las 8 reales academias, que habían sido suprimidas en 1936, por un decreto de Azaña. También, en abril de 1938, un decreto firmado por Franco, derogaba al Estatut de Catalunya que estaba vigente desde 1932, con la II República. 

No cabe duda, que desde la JAE-IEC, se quería seguir dando la impresión de normalidad hasta el final de la guerra, y se luchaba por dar continuidad a sus proyectos científicos y culturales, a pesar de esos decretos "ilegales" dictados desde el gobierno rebelde de Burgos. 

Para ello, unieron esfuerzos y lucharon contra el fascismo, por lo que luego fueron duramente represaliados. Son un ejemplo de coraje, que podría servir en la actualidad. 

La estrecha colaboración de la Junta para Ampliación de Estudios y el Institut...