viernes 28/1/22
Reportero gráfico argentino
Reportero gráfico argentino baleado durante protesta contra el gobierno de Mauricio Macri.

El año 2021 finaliza con un nuevo y triste récord de periodistas asesinados y encarcelados. El observatorio de la UNESCO informó en noviembre que, sólo entre 2006 y 2020, más de 1.200 periodistas fueron asesinados en todo el mundo.

Las cifras son escalofriantes. Y los crímenes siguen impunes. Reporteros Sin Fronteras realizó un trabajo minucioso para determinar la cifra exacta de trabajadores de prensa asesinados en América Latina.

Según esta entidad, hasta el 1 de diciembre de 2021 murieron 46 periodistas. En los últimos cinco años, 47 de estos crímenes se cometieron en México, el país más peligroso de Latinoamérica para ejercer la profesión de periodista.

También es récord la cifra de comunicadores encarcelados por hacer su trabajo. El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) elaboró un informe en el que reveló los casos de reporteros y fotógrafos que continúan en cárceles de Nicaragua, Brasil y Colombia.

El número de periodistas asesinados en América Latina ha superado la cifra de periodistas encarcelados al momento de publicar la relación del CPJ sobre los casos de trabajadores de prensa encarcelados. Pero incluso esas cifras no captan plenamente el potencial de violencia que amenaza a los periodistas de la región. Solamente en 2021, además de los trabajadores de prensa que murieron en México, Colombia y Haití, existe un número desconocido de reporteros heridos o mutilados en marchas y manifestaciones reprimidas por los gobiernos de esos países.

Además, las autoridades de Brasil, Perú y Colombia, presentaron querellas por difamación contra periodistas de investigación que denunciaron corrupción e irregularidades por parte de funcionarios públicos.

Fuera de América Latina, China, Bielorrusia y Myanmar son los países que más recurren a la persecución y encarcelación de periodistas, según el Informe Sobre la Libertad de Prensa realizado por Reporteros sin Fronteras. 

¿Has leído esto?

Matar al mensajero