#TEMP
jueves. 11.08.2022
PSICOLOGÍA

Empatía, felicidad, inteligencia emocional... ¿Qué es la compersión?

El concepto de comportamiento compersivo está muy expandido entre la comunidad poliamorosa.

cerebro
  1. ¿Qué es la compersión?
  2. Definiciones académicas
  3. Emoción liberadora
  4. Dimensiones
  5. Padres/hijos
  6. Otras relaciones
  7. Relaciones de pareja
  8. Investigaciones
  9. Conclusiones

¿Qué es la compersión?

La Compersión es un estado empático de felicidad y deleite experimentado cuando otro individuo experimenta felicidad y deleite mediado por la inteligencia emocional.

Puede identificarse algunas veces como el orgullo que sienten padres por los logros de sus hijos o la propia excitación por los logros de amigos.

Usualmente se utiliza para describir cuando una persona disfruta de sentimientos positivos cuando su amante disfruta de otra relación.

El concepto de comportamiento compersivo está bien expandido entre la comunidad poliamorosa y fue originalmente acuñado por la actualmente desaparecida comunidad Kerista en San Francisco. ​

El adjetivo asociado es "compersivo".

Definiciones académicas

Se han dado diferentes definiciones académicas del término compersión.

PolyOz define compersión como:

"los sentimientos positivos recibidos cuando un amante está disfrutando otra relación. Algunas veces llamado el opuesto o la contra cara de los celos". Ellos comentan que la compersión puede coexistir con sentimientos de celos.

The Polyamory society define compersión como:

"el sentimiento de recibir deleite en el deleite que otros que amas comparten entre ellos, especialmente disfrutando el saber que tus amados se expresan su amor unos a otros".

The InnKeeper define compersión como:

"un sentimiento de deleite cuando un amado entrega y recibe placer de otra relación romántica o sexual. Compersión no se refiere específicamente a deleite respecto de la actividad sexual de la propia pareja, en cambio se refiere a deleite por la relación con otra pareja romántica y/o sexual. Es análogo al deleite que sienten los padres cuando sus hijos se casan, o a la alegría sentida entre mejores amigos cuando ellos encuentran una pareja”.

Serena Anderlini-D'Onofrio describe que compersión es, en parte:

"la habilidad de voltear los sentimientos negativos de los celos en aceptación de y deleite vicario por el deleite de un amante”.

Emoción liberadora

Para profundizar en este tema, decir que la compersión se trata de un estado de empatía, de felicidad y deleite cuando otro individuo siente felicidad y deleite en un momento de logro, de conquista y de plenitud en toda su expresión.

Es una emoción liberadora de la carga de frustración, decepción, furia y tantas otras de tono restrictivo que proceden de los celos.

La compersión se compone de un 80% de sentir felicidad, alegría y mucha plenitud interna por el logro de los demás, y un 20% por la forma en que este estado interno te sirve como un maestro, como un coach interno, para que tú también puedas mejorar.

Dimensiones

Hay dos dimensiones básicas en la compersión:

1ª Una dimensión externa e interna (aproximadamente el 80%) donde el deleite está en la felicidad que el otro experimenta; puesto en pensamiento, palabra y acción nos beneficiamos ambos.

2ª Una dimensión interna (aproximadamente el 20%) donde el planteamiento es cómo a uno mismo le inspira felicidad lo que siente por la felicidad del otro, y de qué forma eso influye en la propia felicidad.

Padres/hijos

El tipo de relación que mejor permite apreciar la compersión es la que se da entre padres e hijos.

En la mayoría de los casos, los padres experimentan como propia la felicidad de sus hijos; incluso llegan a sentirse más felices por los logros de ellos, que por los suyos.

Otras relaciones

En las demás relaciones no es fácil experimentar lo compersivo. Para que se produzca la compersión, o sea ya no solo reconocer y legitimar la dicha de otro, sino alegrarse por ello, hace falta amor y madurez.

A veces la felicidad de alguien implica la desdicha de otro. Como ocurre en las competiciones deportivas, solo puede ganar uno. Esto, sin embargo, no es motivo de malestar cuando existe la capacidad de valorar los esfuerzos y talentos ajenos. Se sabe que el otro lo hizo mejor y, por lo tanto, merece su triunfo.

Relaciones de pareja

El tema de la compersión se ha abordado, en especial, en un campo que es mucho más problemático: las relaciones de pareja. En concreto, las relaciones que involucran el poliamor. Esto es, la posibilidad de cada uno para tener otras parejas sin que ello destruya el vínculo. Aquellos que defienden este tipo de relación también indican que se basa en la compersión.

Investigaciones

Entrando de pleno en el campo de la investigación, existen muchos trabajos que relacionan la inteligencia emocional percibida con la empatía cognitiva y emocional, donde queda patente que las niñas y mujeres tienen más inteligencia emocional y más empatía que los niños y varones, sea a la edad que sea.

En esta línea, Nancy Einsenberg, profesora de Psicología de la Universidad de Arizona ha encontrado a lo largo de diferentes investigaciones que existe una relación positiva entre la regulación emocional y la empatía, especialmente en la infancia y que se da una relación negativa entre malestar personal y regulación en adultos.

En el Departamento de Psicología Evolutiva de la Universidad de Alicante, el equipo de Raquel Gilar, investigó la relación entre la competencia social, la inteligencia emocional y la empatía, encontrando que existía una relación entre estos tres conceptos desde la infancia que favorecía el ajuste emocional y social, especialmente en el ámbito escolar. 

Concretamente, observaron que la educación emocional favorecía la competencia social y la mejora en la resolución de conflictos en adolescentes aumentando la concentración, la motivación intrínseca y reduciendo el estrés.

Otra investigación dirigida por Vicenta Mestre, profesora de Psicología en la Universitat de Valencia, también halló que las mujeres son más empáticas que los varones y que la empatía es el factor modulador entre la inteligencia emocional y la conducta prosocial. 

De hecho, afirman que para estudiar la conducta moral es necesario incluir la regulación emocional y la empatía. Encontraron que la conducta prosocial, unida a la empatía y al autocontrol de la ira, disminuyó la agresividad y que, a más empatía aparecen más conductas prosociales. También encontramos que a menos edad más agresividad.

Conclusiones

Así pues, es clara la relación entre la inteligencia emocional, la empatía y la compersión como un continúo en la vida emocional de las personas, de tal manera que a mayor inteligencia emocional se da más empatía y por ende se alcanza con más facilidad el estado empático de compersión.

Por último, compartir esta reflexión de Jean Cocteau:

"Es muy difícil hacer bella la felicidad. Una felicidad que sólo es ausencia de desdicha es poca felicidad”.

Empatía, felicidad, inteligencia emocional... ¿Qué es la compersión?
Comentarios