lunes 23/11/20
EDUCACIÓN

¿Cierran los colegios de educación inclusiva?

Zas, en toda la boca, eso me llevé ayer al poner un tuit. Confinamiento, tiempo libre y redes sociales fueron ayer el cocktail explosivo para que uno llegue a sentirse como un auténtico ignorante, y porque no decirlo, como un gilipollas.

Buceando por twitter ves un vídeo de un niño que podrías incluir en tu “topten” de la dulzura que junto a su hermana pide que no le cierren el cole, ¿qué haces?, no sé ustedes, pero yo no dude un solo segundo en procurar invadir la red social más rápida del mundo con el mensaje de ese pequeño. En pocos segundos decenas de comentarios hacen saltar mis alarmas, decenas de artículos contradiciendo el mensaje que esa chica junto a su hermano difundía por la red, así que después de varias conversaciones y de contrastar información comencé a pensar si retirar el tuit o no. El cariño que desprendía ese niño hacia que yo me lo pensara una y otra vez, me sentía entre la espada y la pared, pensé que por respeto a él no tenía que hacerlo, pero ese mismo respeto al final me hizo retirarlo.

¿Se está utilizando la imagen de los niños para hacer política?

Quien impulsa este mensaje es la “Plataforma Educación Inclusiva Si, Especial También”, y buscando información al respecto de ella y sus “dirigentes” empecé a sospechar, con esto no quiero decir que exista algo turbio detrás de todo el asunto, eso lo dejo bajo su criterio, ya que quiero pensar que todo este meollo está organizado aprovechando el desconocimiento real de la situación por parte de los padres de las criaturas, y por el miedo, totalmente comprensible, a que sus pequeños se queden sin colegios.

Dicha plataforma asegura que los niños que requieren una educación especial se van a quedar sin colegios, afirmación que es totalmente falsa, solo hay que buscar información al respecto y ver que en el BOE número 49 de 22 de febrero de 2019 en su disposición adicional cuarta dice:

  • Evolución de la escolarización del alumnado con necesidades educativas especiales. Las Administraciones educativas velarán para que las decisiones de escolarización garanticen la respuesta más adecuada a las necesidades específicas de cada alumno o alumna, de acuerdo con el procedimiento que se recoge en el artículo 74 de esta ley. El Gobierno, en colaboración con las Administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años, de acuerdo con el artículo 24.2.e) de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas y en cumplimiento del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad. Las Administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios.

De ahí podemos sacar la conclusión que en el espacio de diez años se llevarán a cabo las medidas oportunas para que los niños con necesidades especiales sean incluidos en el sistema educativo convencional, sin discriminarlos y por tanto, sin excluirlos de la sociedad como hasta ahora se está haciendo.

A esta conclusión se llega después que los Derechos Humanos emitan un devastador informe afirmando que España está a la cola en este tipo de asuntos, informe también avalado por la Asociación SOLCOM para la solidaridad comunitaria de las personas con diversidad funcional y la inclusión social y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad.

Pero mis dudas continuaban, los niños son/hemos sido algo cabrones, y mi loca cabecita me hace pensar que podían ser víctimas de bulling si se les metía en los mismos colegios que a los niños que no necesitan ninguna atención especial, pensamiento que se me retira automáticamente de la cabeza al leer a Anna Lucia D'Emilio, representante de Unicef y que en la 48th Conferencia Internacional de Educación decía:

  • ¿Es posible una educación verdaderamente inclusiva en sociedades excluyentes? 
  • ¿Es posible hablar de inclusión solo para ciertos derechos en desmedro de otros?
  • ¿Es posible hablar de inclusión solo en términos de individuos pertenecientes a ciertos grupos y no de los mismos grupos como tal (horizontal inequalities)?

¡La respuesta es NO!

Obviamente si partimos de que ya de por si les estamos apartando de la sociedad, difícilmente lleguen a sentirse incluidos en esta, de ahí que piense que los que “no necesitan educación especial”, si necesiten conocer de primera mano y sentir cerca a quienes si lo necesitan y así que todos en conjunto crezcan con esas “diferencias” no tan distanciadas entendiendo de este modo la necesidad de que todos crezcamos en armonía.

Pero las dudas no dejan de surgir, esta reivindicación vuelve a parecerme justa al leer que en medio de esta pandemia son estos pequeños con necesidades especiales los que necesitan que no se cierren estos colegios, pero ¿esta reivindicación aparece en la pandemia por la necesidad de los niños o por la intención de crear confusión y ya de paso desestabilizar al Gobierno?

¿Por qué me surge la duda?, duda que me duele en lo más profundo de mi corazón al ver que  se podría estar usando la imagen de niños con discapacidad para “otros menesteres” que no fuesen la propia educación de estos, así que no seré yo quien exponga lo que pienso dejándoles a ustedes que sean quien tomen esa decisión y solo informándoles al respecto.

Curiosamente descubro que son perfiles con ideología de derechas los que difunden continuamente esos videos en los que niños junto a familiares piden que no se cierren sus escuelas, cosa que como ya se ha demostrado más arriba no se va a hacer, tan solo progresivamente y en el plazo de diez años se les va a ir incluyendo en colegios que llamares mal “normales”, y digo llamaremos mal porque después de todo el tostón que les he soltado la normalidad tiene que ser que todos sean educados en la medida de lo posible en conjunto, eso sí sería lo normal y no como se está desarrollando en la actualidad.

Puede que muchos de estos padres desde la desinformación, desde la manipulación o desde la ignorancia se vean movidos por este tipo de plataformas, y es cuando vuelve a surgirme la pregunta del principio, ¿se está usando a los niños con necesidades especiales para fines políticos?

Que partidos de corte ultra busquen a colectivos afectados de algún modo no es ninguna sorpresa para nadie.

¿Quién está detrás de esta plataforma? Su portavoz, Luis Rojo, no oculta en ningún momento su perfil ultra católico y su ideología más que inclinada a la derecha, hasta el extremo que podemos pensar que es un fiel seguidor de Donald Trump al ver cómo le elogia continuamente en su perfil de twitter, el mismo Donald Trump que no duda en recomendar públicamente la ingesta de lejía o la inyección de sustancias desinfectantes en la lucha contra la Covid19, afirmación que llevo hace escasos días a más de 100 personas a urgencias en menos de 24 horas en los Estados Unidos.

Me hace pensar que también es fan incondicional de personajes de ámbito nacional como Pilar García de la Granja o Juan Ramón Rallo al ver que continuamente no duda en retuitearles, estos personajes son conocidos por estar totalmente a favor de las privatizaciones, cosa de la cual yo soy totalmente contrario, viendo lo que esto ha supuesto, supone y seguramente supondrá para el declive de la educación “especial” que estos pequeños necesitan.

Despidiéndome así desde el punto de vista de un mero informado tardío que se ha llevado un zasca en toda la boca, espero y deseo que mis líneas sirvan para abrir los ojos a muchos que como yo se sienten rápidamente invadidos por la ternura de los pequeños a informarse antes de cometer el mismo error que yo he cometido.

A partir de aquí, que cada uno saque sus propias conclusiones.


Jenner López Escudero | Cabo del Ejercito de Tierra y Presidente de #45SinDespidos

¿Cierran los colegios de educación inclusiva?
Comentarios