lunes. 26.02.2024
Heap a Lot Of USB (Universal Serial Bus)  cables Connectors plugs universal standart for computer different types cables and Ports peripheral
Imagen: Parlamento Europeo.

En otoño de 2024, el USB tipo C se convertirá en el cargador estándar en la Unión Europea, independientemente del fabricante.

La Comisión Europea presentó una propuesta sobre el cargador común en septiembre de 2021 y el acuerdo entre los países miembros se alcanzó el pasado 7 de junio.

Tras el parón veraniego, el Parlamento de Estrasburgo dará luz verde al proyecto en su primer pleno, el próximo 14 de septiembre.

Los gobiernos de la UE tendrán dos años para introducir estas normas en las leyes nacionales.

No se aplicará a los productos comercializados antes de su entrada en vigor.

El cambio reducirá los residuos electrónicos y facilitará la vida a los consumidores.

Según un estudio de 2019, el 85% de los consumidores experimentó problemas relacionados con los cargadores de sus teléfonos durante los dos años anteriores.

El USB-C será el puerto estándar para los teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos

¿Cuáles serán los efectos de la nueva medida?

  1. ¿A qué dispositivos afectará?
  2. ¿Habrá que comprar un nuevo dispositivo?
  3. ¿Cuánto se reducirán los residuos electrónicos?
  4. ¿Qué pasará con los cargadores viejos?
  5. ¿Cómo afectará a la velocidad de carga?
  6. ¿Cuál será el ahorro estimado?
  7. Información al consumidor
  8. Productos de Apple
  9. Millones de teléfonos móviles

¿A qué dispositivos afectará?

La normativa abarca los teléfonos móviles, las tabletas, las cámaras digitales, los auriculares, las consolas de videojuegos portátiles, los altavoces portátiles, los lectores electrónicos, los teclados, los ratones, los auriculares y los dispositivos de navegación portátiles.

Los ordenadores portátiles tendrán que adaptarse a los requisitos 40 meses después de la entrada en vigor de la ley.

¿Habrá que comprar un nuevo dispositivo?

No. No es necesario comprar un nuevo dispositivo con cargador.

La nueva ley permite a los consumidores comprar un nuevo dispositivo con o sin cargador. Los cables se podrán comprar por separado, lo que eliminará costes y residuos.

Además, si surge un nuevo estándar que sea mejor que el USB-C, la normativa podrá adaptarse.

¿Cuánto se reducirán los residuos electrónicos?

Tener diferentes cargadores para distintos dispositivos produce toneladas innecesarias de residuos electrónicos. los cargadores desechados y sin usar representan alrededor de 11.000 toneladas de desechos electrónicos al año.

Menos del 40% de todos los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de la UE se reciclan, y el resto está sin clasificar. 

La UE estima que la nueva normativa reducirá aproximadamente hasta 1.000 toneladas por año.

Se espera que las nuevas medidas generen beneficios ambientales al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente 180 ktCO2e al año.

¿Qué pasará con los cargadores viejos?

Para aquellos cargadores que ya cumplan con los nuevos requisitos de interoperabilidad, los usuarios, por supuesto, podrán reutilizarlos

Los cargadores que no sean interoperables deberán desecharse y reciclarse cuando se reemplacen los dispositivos correspondientes. 

Los usuarios dispondrán de tiempo suficiente para adaptarse gracias al periodo transitorio previsto antes de la entrada en vigor de los nuevos requisitos. 

¿Cómo afectará a la velocidad de carga?

La velocidad de carga también estará armonizada para dispositivos que admiten carga rápida, lo que permite a los usuarios cargar sus dispositivos a la misma velocidad con cualquier cargador compatible.

La tecnología de carga rápida armonizada evitará que diferentes fabricantes limiten injustificadamente la velocidad de carga y ayudará a garantizar que la velocidad de carga sea la misma cuando se utiliza cualquier cargador compatible para un dispositivo.

¿Cuál será el ahorro estimado?

Según la UE, la nueva normativa conducirá a una mayor reutilización de los cargadores y ayudará a los consumidores a ahorrar hasta 250 millones de euros al año en compras innecesarias de cargadores. 

Información al consumidor

Los fabricantes deberán proporcionar información relevante sobre el rendimiento de la carga, incluida información sobre la potencia requerida por el dispositivo y si es compatible con la carga rápida. 

La información se mostrará en forma impresa en el embalaje o, en su defecto, en una etiqueta que acompañe a los dispositivos electrónicos, con la condición de que la etiqueta sea visible

Esto facilitará que los consumidores vean si sus cargadores existentes cumplen con los requisitos de su nuevo dispositivo o les ayudará a seleccionar un cargador compatible. 

Productos de Apple

Los teléfonos iPhone y algunas tabletas iPad tendrán que dejar de usar su puerto de carga exclusivo.

Millones de teléfonos móviles

En 2020, se vendieron en la UE aproximadamente 420 millones de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos portátiles. 

En promedio, los consumidores poseen alrededor de tres cargadores de teléfonos móviles, de los cuales usan dos regularmente. 

Cargador común para dispositivos electrónicos. ¿Cómo nos afectará?