#TEMP
jueves. 11.08.2022

@Elba_Trum | El pasado 24 de febrero de este año, se aprobó por unanimidad del Parlamento de Canarias la proposición no de ley para la promoción de la mediación en Canarias, instada por ACMA, Asociación Canaria por la Mediación y el Arbitraje.

Era la primera vez que un Parlamento autonómico aprobaba una PNL de promoción de la mediación y uno de sus principales puntos era que el Gobierno Canario crease el Consejo Canario de la Mediación tal y como ACMA venía promoviendo.

Y ese Consejo Canario de la Mediación, está hoy más cerca que nunca de ser una realidad.

Ya explicamos en otro artículo anterior, que la idea del Consejo Canario de la Mediación es la de crear un motor de participación de los mediadores y mediadoras canarios para que ellos mismos sean los protagonistas del diseño e impulso de las políticas de mediación en la región. También explicamos que se trata de impulsar un modelo horizontal de consejo, no un modelo vertical  en el  que su dirección sea elegida por los políticos y no por los propios mediadores y acabe siendo un “cementerio de elefantes” del todo inefectivo.

Y fue así como, para intentar que todo ello siguiese en esa buena dirección -la de un consejo participativo real-, que ACMA presentó su propuesta de ley del Consejo Canario de la Mediación, una vez más en el Parlamento de Canarias.

Y la buena noticia es  que no sólo tal propuesta de ley del Consejo Canario de la Mediación fue admitida a trámite en el Parlamento de Canarias, sino que también todos los grupos parlamentarios del Parlamento de Canarias están entendiendo lo valioso  para la mediación en Canarias de que todo ello sea así y están acogiendo muy favorablemente la propuesta de ley registrada por ACMA. Una vez más, el trabajo institucional mantenido uno por uno con todos y cada uno de los grupos, y con el Gobierno de Canarias, continúa dando pasos adelante y de manera apartidista por encima de los colores políticos. Se está entendiendo que aquí lo que importa es la mediación y que este puede ser un importante instrumento en pro del desarrollo social y la solución de conflicto de casi todo tipo en Canarias.

Es decir: estamos hablando de todo un nuevo modelo de desarrollo e implementación efectiva  de la mediación en el plano autonómico, uno que la haga real y presente  entre la población y no sólo en los discursos, y ello sobre la base del empoderamiento y la propia estructuración de los mediadores, y el paralelo reconocimiento por parte de las administraciones canarias de tal cauce como uno de interlocución privilegiado con éstos: su Consejo Canario de la Mediación, la primera experiencia de este tipo en España.

Se pueden imaginar lo singular y apasionante del momento cuando vemos que todo el trabajo previo de interlocución institucional —las reuniones con el Gobierno canario y los Cabildos Insulares, el diálogo con los principales ayuntamientos de Canarias, las reuniones con todos los grupos políticos dentro y fuera del Parlamento regional, etc—, está cada vez más cerca  de ser recogido en una ley canaria de mediación.

Y en esa dirección, y con ese planteamiento, es en la que seguiremos trabajando con ese importante objetivo: el primer Consejo Regional participativo de mediación de España, a un paso de ser una realidad.


Elba Trujillo Mesa | Abogada y Mediadora. Presidenta de la Asociación Canaria por la mediación y el Arbitraje (ACMA)

Cada vez más cerca el Consejo Canario de la Mediación