viernes. 24.05.2024
Foto de archivo

José Bujalance C. | La derecha está articulando con gran virulencia un arsenal de estrategias… Con una evidente intención desinformativa fragmenta aquellas cuestiones conflictivas y las descontextualiza vaciándolas de verdad, omitiendo su significado y ofreciendo un significante carente ya de valor transformador. Se trata de generar una semiótica del despiste que sature, agobie y confunda para que sea finalmente aceptada. 

El comisario de Justicia de la UE desoye la petición del PP para castigar a España tras denunciar que no está cumpliendo las normas que regulan el estado de derecho y vuelve a exigirle que desbloquee el CGPJ, justo lo contrario de lo que pretende el PP, que ha presentado una proposición de ley de reforma del modelo de elección mientras mantiene bloqueada la renovación del actual Consejo.

­Se trata de generar una semiótica del despiste que sature, agobie y confunda para que sea finalmente aceptada

Es una burda mentira del 'Trío de Colon' que se esté produciendo "una preocupante deriva de degradación democrática, deterioro institucional e irresponsabilidad gubernamental provocada por las últimas decisiones del actual gobierno": la UE no asume ni uno solo de los argumentos del PP.

Los conservadores y sus socios fascistoides proyectan con desmesura temas que, como el terrorismo o el independentismo, agitan miedos sempiternos donde se postulan como garantes para la solución final, como vigías en la lontananza neofranquista que guarda los auténticos valores de la España decente, católica y unida.

Vienen aplicando de manera metódica y brutal una doctrina de choque en la que se calcula y produce una inestabilidad social que se transforma en un miedo colectivo que deprime, agota y aísla. Además de intentar desestabilizar al adversario político con insultos e insidias, intenta mostrar con ensayado artificio una actitud de indignación.

Los conservadores y sus socios fascistoides proyectan con desmesura temas que agitan miedos sempiternos

Sufrimos en España unas derechas incapacitadas para la compasión más básica, como así demuestran sus posiciones y votación sobre el desempleo, el crecimiento desbocado de la pobreza energética, las cifras de miseria y malnutrición...

Los falsos demócratas y anti constitucionalistas buscan hurtar una reflexión crítica al conjunto de la sociedad a través de una secuencia vertiginosa de acontecimientos, informaciones, debates, etc... es la representación de esa derecha salvaje de la que no hay país que se libre, porque está en el lado oscuro del ser humano, como una pesadilla ya sufrida. Y esa salvaje oleada representa una parte de la sociedad dispuesta a todo para encanallarnos. No son un peligro, son una realidad. 

De Brasilia a Madrid