#TEMP
martes. 16.08.2022
amazon new york
Foto: Amazonians United New York City

Sí, en Amazon, esta vez, justo un año después, hemos ganado.

Hemos ganado porque se ha hecho realidad el optimista título del artículo que publiqué el 12 abril 2021 que afirmaba “Nuestro tiempo llegará y la próxima vez ganaremos”, que resumía el grito de los hombre y mujeres sindicalistas del centro de trabajo de Amazon en Bessemer (Alabama) tras conocer el decepcionante resultado de solamente 739 votos a favor, frente a los 1.798 en contra, de la iniciativa de sindicalizarse.

Y así ha sido, hemos ganado, porque el pasado día 1 de abril los trabajadores y trabajadoras de Amazon en Staten Island, Nueva York, votaron, esta vez sí, a favor de sindicalizarse, convirtiendo el resultado de esta votación en el primer triunfo del movimiento sindical en la historia de esta empresa. Amazon es el mayor empleador privado de Estados Unidos después de Walmart, con 950.000 empleados a tiempo completo o parcial.

Un triunfo sindical que se ha enfrentado a la dura batalla que Amazon ha dado desde su fundación en 1994 hasta el pasado viernes. Con éxito hasta ese día para impedir la presencia de sindicatos en sus almacenes en EE.UU, como hacen otras muchas grandes empresas que se niegan a aceptar las negociaciones colectivas de los contratos de los trabajadores cuando éstos exigen salarios más altos, mejor y mayor defensa frente a los despidos y, en ocasiones, amenazan con ir a la huelga.

"Queremos mejores condiciones de trabajo", "Queremos salarios más altos”, “Queremos descansos más largos”, “Queremos mejores opciones de licencia médica...". Han sido, según publicaron los medios de comunicación, las principales razones de los empleados de Amazon de Staten Island, Nueva York, y que explican los 2.654 votos favorables a la sindicalización frente a los 2.131 contrarios. Se ha vencido a pesar de la dura campaña de la empresa, cuyos métodos han recibido la condena de los órganos de la administración pública estadounidense que regulan las relaciones laborales, al considerarlos ilegales y antidemocráticos. Así han sido calificadas las obligatorias reuniones intimidatorias, los carteles, en inglés y español, instando a sus empleados a rechazar la sindicalización, junto a otros mensajes más amenazantes sobre las consecuencias del triunfo de la propuesta sindical.

Lo ocurrido en el centro de Amazon de Staten Island ha constituido un éxito sindical calificado de histórico por muchos medios de comunicación

La votación del 12 abril en el centro de Amazon de Staten Island, Nueva York, ha constituido un éxito sindical calificado de histórico por muchos medios de comunicación que han situado la noticia en sus portadas. Un éxito que responde, también en gran medida, al momento sindical que vive la industria de EE UU y al extendido malestar social que se ha instalado en muchas grandes empresas. Lo expresan los 140 establecimientos de Starbucks en ese país en los que por primera vez se han convocado elecciones sindicales y en gran número de los cuales ha triunfado también la sindicalización.

¿Estamos entrando en una 'edad de oro' para los sindicatos? Se preguntaba hace unos días la BBC en un reportaje lleno de testimonios de trabajadores y trabajadoras jóvenes, de diversos sectores, que habían tomado la decisión de implicarse en la lucha sindical. Es una evidencia en todo caso que, tras décadas de declive, los sindicatos estadounidenses tienen un nuevo motivo de esperanza: los trabajadores más jóvenes. Trabajadores de 20 años -e incluso adolescentes- están liderando los esfuerzos para sindicalizar empresas grandes y pequeñas, desde Starbucks y REI hasta los dispensarios locales. El Sindicato de Trabajadores de Alphabet, formado el año pasado y que representa a 800 empleados de Google, está dirigido por cinco personas menores de 35 años.

En opinión de Anibel Ferus-Comelo, que dirige el Departamento de Estudios Laborales de la Universidad de California en Berkeley,“hoy, los trabajadores más jóvenes ya no tienen las rémoras  que empañaban, hace 40 años, a los sindicatos en EEUU”. Una juventud que ha vivido la gran recesión de 2009 y la pandemia. Múltiples encuestas muestran que la aprobación del sindicalismo es alta -y creciente- entre los más jóvenes, y que los niveles de afiliación a los sindicatos en Estados Unidos está aumentando entre los trabajadores y trabajadoras de entre 25 y 34 años, incluso cuando disminuyen entre otros grupos de edad.

Quizás sea cierto que estamos entrando en una 'edad de oro' para los sindicatos protagonizada por la juventud, y que la victoria en Amazon sea una señal más que nuestro tiempo, el del sindicalismo, ha llegado. De los aciertos del sindicalismo en todo mundo dependerá que esta nueva etapa sea una realidad, y que podamos afirmar con razón que nuestro tiempo ha llegado”.

Amazon: Nuestro tiempo ha llegado y esta vez hemos ganado