martes. 05.03.2024

"1975 fue un año de crisis, movilizaciones y sangre. Y un dato previo: entre 1967 y 1975 se decretaron seis estados de excepción". Así se expresaba el escritor y editor Manuel Blanco Chivite en Público.es el pasado 23 de septiembre, quien recordaba en dicho trabajo que "1974 se despidió bien servido", pues durante "el último trimestre fueron detenidas 1.309 personas" pero es que, además, entre octubre del 74 y mayo del 75, se produjeron 80 secuestros de periódicos y revistas de todo tipo". En definitiva: "Un año más, y ya son cuarenta y ocho, recordamos de nuevo aquel 27 de septiembre de 1975 y a los últimos cinco fusilados de la dictadura terrorista de Franco y el ejército español".

En realidad, el odio fascista viene de muy lejos: "Pese al fusilamiento de Críspulo, tras la conclusión de la Guerra Civil (el 1 de abril de 1939), se abrió un `expdiente personal´ contra él", puede leerse en el reciente libro del sello Txalaparta En la cuneta de la Historia. La asombrosa vida del coronel Críspulo Moracho Arregui, donde Fermín Pérez-Nievas indaga en la realidad de aquella sociedad, la que conoció la lealtad a la República y el posterior sufrimiento de quienes protagonizaron la huelga general de Bilbao de 1903 o la Cataluña de Lluis Companys de 1934. Y es solo uno de los numerosos casos de barbarie política... hasta nuestros días.

¿Cuánto hemos cambiado? En lo referente a los secuestros de periódicos y revistas alrededor de 1975, cabe resaltar el gran número de librerías cerradas en las últimas semanas

Días, los de hoy, que todavía requieren rescatar la memoria de figuras de aquellas terribles décadas como la maestra y política Julia Álvarez Resano, "figura capital del socialismo navarro durante la II República, diputada por Madrid en 1936 y Gobernadora Civil de Ciudad Real en 1937, además de otros cargos gubernamentales desempeñados interinamente durante la guerra", tal y como se desprende de otro artículo: el de Víctor Moreno publicado en este medio, el primer día de octubre. Críspulo Moracho, Julia Álvarez... y, en el otro universo, quien el 26 de septiembre protagonizaba una noticia que asusta lo suyo: `Rita Barberá, alcaldesa honoraria con los votos de la derecha que renegó de ella y dos causas por corrupción pendientes´.

Tal misiva es el título de esa noticia, publicada el día señalado en elDiario.es y desarrollada por Carlos Navarro Castelló. "`No es ejemplar mantenerse en el escaño exclusivamente para disfrutar de una posición de aforamiento´, dijo sobre la situación de Barberá el entonces vicesecretario sectorial del PP, Javier Maroto", rememora Navarro, quien añade: "Un día más tarde, el 15 de septiembre, las Corts Valencianes aprobaron, por unanimidad, incluidos los diputados del Partido Popular, entre los que se encontraban la actual alcaldesa, María José Catalá, y la actual concejala María José Ferrer San Segundo, una resolución por medio de la cual exigían a Rita Barberá que renunciara al acta de senadora autonómica `para salvaguardar la dignidad de la representación de los valencianos´".

Parece ser que el año en cuestión es el de 2016, así que, en unos pocos años, ¿cuánto hemos cambiado? ¿Cuánto cambiaremos? En este sentido (y en lo referente a los secuestros de periódicos y revistas alrededor de 1975, cabe resaltar el gran número de librerías cerradas en las últimas semanas, algo nefasto para el mundo de la edición. De la lectura y de la cultura en general. 

1975, el año en cuestión