#TEMP
domingo 22/5/22
OCIO | EN EL CORAZóN DE EXTREMADURA

Visitar la historia: Granadilla, el pueblo que no se inundó

Granadilla, un pueblo que fue abandonado a la fuerza por sus habitantes, es hoy un lugar de obligada visita. En proceso de rehabilitación y situado junto al embalse Gabriel y Galán, es uno de los grandes atractivos turísticos y culturales de Extremadura.

Granadilla

Por Lucía Olmedo | Granadilla es un pueblo abandonado situado en el nordeste de la provincia de Cáceres, en la comarca denominada Tierras de Granadilla, que durante siglos estuvo rodeado por las vegas del río Alagón. Antes de la conquista de Granada por los Reyes Católicos, tenía el nombre de la ciudad de la Alhambra: después, hubo de renunciar a él para evitar confusiones. El pueblo, de origen medieval y feudal, hoy es un lugar deshabitado en el que sólo los profesores y alumnos de un taller de restauración aportan un mínimo de vida. Para cualquier viajero que vaya por la flamante autovía de la Plata (A – 66) , ha de ser un paso obligado.

Su historia, en parte similar a la de otros pueblos que se han visto amenazados o inundados por las aguas de un pantano, se diferencia de ellos sin embargo por el brillo nobiliario que lo acompañó y por los restos arquitectónicos que ese brillo dejó, parte de ellos de un enorme valor histórico.

Granadilla perteneció al antiguo señoría de Granada. Fue una villa de origen feudal fundada en el siglo IX por los musulmanes sobre una colina de pizarra y durante siglos fue paso obligado entre la Vía de la Plata y el territorio de Las Hurdes. En 1160, cuando aún se llamaba Granada, la conquistó Fernando II de León, quien diez años después, en 1170, le otorgó el título de Villa. Dejó de ser Granada para llamarse Granadilla tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos. En la Edad Media fue el principal núcleo de población y mercado de la zona.

A partir de estas raíces, la vida de Granadilla se desarrolló como la de un pueblo como tantos otros pueblos de España.

ABANDONADO A LA FUERZA, HOY RECUPERÁNDOSE

Cuando la historia comenzó a cambiar radicalmente su vida y a dejar el pueblo que Eco-Viajes.com visitó el pasado mes de julio fue el 24 de junio de 1955, fecha en la que se decretó su expropiación y el subsiguiente desalojo: la razón no era otra que la construcción el embalse Gabriel y Galán. Con ello se inició un éxodo que se extendió desde 1960 hasta 1965, cuando lo abandonaron sus últimos habitantes. Sin embargo, las aguas respetaron al pueblo. El nivel del embalse quedó por debajo de la altitud del pueblo y desde entonces sus ruinas y sus edificios deshabitados parecen vigilar en silencio sus  aguas.

En 1980 fue declarado por el Gobierno de entonces Conjunto Histórico Artístico y, con ello, comenzó a vivir un proceso de recuperación que tuvo como primer exponente la culminación de  la restauración, en 1983, de la vieja muralla. Y en 1984, junto a los pueblos de Bubal y Umbralejo, fue integrado en el Programa Interministerial de Pueblos Abandonados.

Para el viajero, entrar hoy en Granadilla es adentrarse en el escenario, en gran parte recuperado por los alumnos de las distintas Escuelas-Taller que por allí han pasado y vivido, en que se desarrolló la existencia cotidiana durante varios siglos, especialmente la de los años 50 y 60, cuando se decretó su desalojo. El visitante puede ver la Casa de las Conchas, el antiguo bar y las casas limítrofes, hoy convertidas en la Casa de los Arcos, el castillo, casi inverosímil en un pueblo tan pequeño, mandado construir por el Duque de Alba entre 1473 y 147.

...Continuar leyendo en Eco-Viajes.com

Visitar la historia: Granadilla, el pueblo que no se inundó
Comentarios