martes 30/11/21

Purple Weekend o el Espíritu de Superación

Un año más (y van 27) la pequeña, bonita y acogedora ciudad de León ha vuelto a ser la capital mundial de la música pop.

festivalUn año más (y van 27) la pequeña, bonita y acogedora ciudad de León ha vuelto a ser la capital mundial de la música pop, con un calendario alargado en un día, convirtiendo en seis de conciertos, desfiles de moda sesentera, vespas mod, conferencias y exhibiciones ye-yes el puente de la Inmaculada Constitución, batiendo todos los records ,con la asistencia de 14.000 personas, superando cualquier “multitudinario” mitin de los que se presume en esta campaña electoral.

El aperitivo comienza con la presentación de la novela “Una Gota de Sangre en el Martini Por Favor” presentada en la comprometida librería de vanguardia Elektra, a cargo de su autor José Ignacio Gómez Pintado “Zippi” que relata las aventuras por el barrio de Malasaña (Madrid) de un vampiro mod y su amigo por los bares a la vieja usanza con una estetica personal afín a “Ejecutivos Agresivos”, “Los  Elegantes” cuando no a los propios Brincos. Del crecimiento del festival da idea la celebración de una previa en el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo) con la nueva banda de garaje The Kumari procedentes de Inglaterra, que han alcanzado las mejores críticas de este año con temas como “Watching You” o “i´msad”

En Estudio 54, uno de los mejores escenarios del Purple abren fuego The Limiñanas, franceses de Perpignan, que con Lionel y Maria ,inaugurarón el festival poniendo muy alto el listón a su música se la denomina ye-ye retro pero realmente es mucho más que eso, con más potencia y mejor sonido recuerdan a The Who, Poison Ivy o los propios Rolling Stones. En el mismo escenario Bart Mendoza con su última banda “Manual Scam” prolífico en su mezcla de estilos y fundador de diversos grupos donde destaca el éxito de la versión de “Nadie te Quiere Ya” de Los Brincos con su grupo The Shambles.

En “Espacio Vías”, antiguo muelle del famoso ferrocarril “Hullero” León-Bilbao, felizmente reconvertido en un espacio lúdico y situado en pleno centro de la ciudad donde se celebran conciertos diurnos y agradables atacan Flamingo Tours desde Barcelona con la potente voz y estilo de aromas diversos de Myriam Swanson digna heredera de Etta James y Dina Washington seguidos de los Platillos Volantes ,ya casi habituales del Purple que con su homenaje permanente a Los Salvajes y otros grupos similares, levantan al público como casi nadie lo consigue en este Festival.

Les Grys Grys (que repiten) abren los conciertos nocturnos en el CHF, espacio a trasmano y tardío que debería repensarse, no para eliminarlo de la programación .pero probablemente si para reequilibrar con otros espacios de la ciudad más cómodos y accesibles, cubriendo las expectativas con su eficacia de pop potente, seguidos de los decepcionantes Neatbeats procedentes de Japón y de  los Strollers que simplemente cumplen con lo que se esperaba de ellos en un estilo garaje prácticamente anclado en éxitos antiguos como “Falling Right Down”.

festival2

Se celebra el domingo 6, el divertido desfile de moda sesentera introducido en una perfomance auspiciada por Covent Garden y la Pelu de Eva, a la que sirven de relleno unos insufribles “Oliveira Trío de los que nadie sabe muy bien que pintaban allí.

Incompresiblemente en las dos últimas jornadas se producen cambios, finalmente salvables que afectan a los dos grupos estrella del festival, los ingleses “Reinig Sound” y los norteamericanos “Urge Overkill” mundialmente famosos por formar parte de la banda sonora y de la escena del baile de Pulp Fiction, con retrasos debidos a problemas con los vuelos desde Inglaterra y a visados caducados en el aeropuerto de Chicago.

Finalmente “Urge Overkill” cierran el festival en Espacio Vías cuando el grueso de los asistentes habían abandonado ya la ciudad, ofreciendo sin embargo un gran concierto con su estilo alejado de cánones ,con cierto aire a un poderoso revival de los 70¨s americanos. Previamente “Reinig Sound” en una memorable actuación que seguro será recordada en los anales del Purple volvió a levantar al público con la experiencia y la calidad de Greg Cartwright que dirige este grupo así como ha hecho con otros muchos a lo largo de su dilatada carrera.

Y lo hicieron acompañados con la decepción de los seudo psicodélicos e ingleses “Bronco Bullfrog” (se esperaba más), la falta de alma de  los norteamericanos The Loons y la pesadez  ignota de sus compatriotas “Jay Vons”.

Sin necesidad de ser norteamericanos salvan la velada “Biscuit”, procedentes de Vilanova i la Geltrú ,con veinte años de experiencia a sus espaldas que demuestran como con ideas claras y tesón, con cuatro voces, dos guitarras, un bajo y una batería (en fin, como toda la vida) se puede hacer música potente y agradable, llevándose además de calle a nuevas generaciones, sin caer en la explotación de la nostalgia en la que el Purple tiene algún riesgo sin que afortunadamente se haya materializado hasta la fecha.

Alguna autocrítica se pudo escuchar en las conferencias del Espacio Vías sobre una cierta desvirtuación del espíritu mod y ye-ye original del Purple Weekend hacia una mixtura de estilos: rock ,garaje ,punk ,algo de ska y demás. Posiblemente sea cierto y probablemente necesario con el objetivo de llegar a un público más amplio ,llenar los locales y garantizar la continuidad del festival  basado fundamentalmente en la dedicación y el entusiasmo de organizadores y asistentes .Nunca el Purple gozó de financiación suficiente ,menos en estos tiempos de recortes y castigos injustificados e injustos a la cultura en general y a la cultura alternativa en particular ,de ahí la necesidad de ampliar el espacio (target se dice ahora) de las personas susceptibles de sumarse al evento que seguro en el próximo (28 ya) van a ser muchas más manteniendo la creciente afluencia de los últimos años.

Como el propio Bart Mendoza, entusiasta y repetidor en el Purple señala: no existe nada así en EEUU Pero aquí sí y así seguirá siendo durante al menos el mismo tiempo que ya lleva deleitando y descubriendo la mejor música y el placer de compartirla a viejas y nuevas generaciones.

Purple Weekend o el Espíritu de Superación
Comentarios