#TEMP
domingo 22/5/22
"JOVEN Y ALOCADA"

Mientras intento no dejar pasar ni un sólo film de la Sección Oficial, voy enterándome de otras buenas películas que se están proyectando en las secciones paralelas. La buena repercusión que alguna de estas realizaciones ha tenido entre el público y la crítica, han hecho que decidiera sacrificar algunas que tienen más aspecto de producto que de arte cinematográfico; aunque debo decir que si hubiese sabido que “Venuto al Mondo”, “El Muerto y Ser Feliz” y “Atraco” eran lo que son, ni por asomo me hubiese acercado a las salas en las que se proyectaron.

En el caso de “Venuto al Mondo”, de Sergio Castellito, porque me ha resultado –y creo que a más de uno también- un bodrio intragable que, buscando lacrimosidades, termina por encontrar la risa estridente. Penélope Cruz, su protagonista principal, intentó defender el filme del actor y director italiano con argumentos que no le fueron suficientes. Si bien su trabajo es excelente, no basta para aguantar esta historia que de lo trágico deviene a lo cómico sin siquiera pretenderlo.

De “El Muerto y Ser Feliz”, de Javier Rebollo, mejor me callo; porque para algunos cinéfilos resulta ser una obra maestra del cine; de modo que –respetando la opinión de los que dicen saber- diré que ver a José Sacristán en una road movie inexplicable en suelos argentinos, y acompañado por una sempiterna voz en off que narra lo que mis ojos pueden ver sin ninguna ayuda, ya es suficiente como para darla por mala. Y si a esto le agregamos que el Santos a quien interpreta Sacristán es un morfinómano que encuentra en el “paco” (ver “paco” droga que se consume en Latinoamérica) el bálsamo para combatir sus dolores, si le añadimos esa necesidad del director de mostrar una Argentina sucia, cruel con los animales, etc, etc, entonces ya sí que podemos decir “qué pena que no fui a ver otra”.

“Atraco”, de Hernán Cortés, y compitiendo también en la Sección Oficial, es un simple pasatiempo que pretende ser gracioso y que como pretexto tiene las joyas de Eva Perón. La gracia está en el acento de un argentino intentando hablar español, de otro argentino tan sólo hablando, y no mucho más.

Cine, lo que se dice cine, también ha habido hasta hoy en ésta y en las demás secciones. Oficialmente hablando “Dans la maison” , de Francoise Ozón, es un claro ejemplo, como también “Foxfire”, de Laurent Cantet, “Le Capital”, de Constantin Costa-Gavras y “Días de Pesca”, de Carlos Sorín.

De la sección “Perlas Zabaltegi” descarto “Salvajes”, de Oliver Stone (que no compite por la Concha), porque “Bestias del Sur Salvaje”, del neoyorquino Ben Zeitlin, me resulta un trabajo insuperable.

Y ya en “Horizontes Latinos”, “El Ultimo Elvis”, del argentino Armando Bo, y “Joven y alocada”, de la chilena Marialy Rivas, son dos de las pequeñas obras maestras que se vieron hasta el momento en este festival.

Aún queda otra jornada y en la sección oficial queda por ver “Quartet”, de Dustin Hoffman.

Malas, regulares y buenas
Comentarios