MUJERES DE PELÍCULA

La vasca Catalina de Erauso, la monja alférez

monja2Nace en el año 1585 en San Sebastián (Guipúzcoa). Su padre era el capitán Miguel de Erauso y su madre María Páez de Gallárraga y Arce, era una familia acomodada. Su padre Miguel fue un importante militar, comandante de Guipúzcoa y estaba a las órdenes de Felipe III.

Catalina desde su tierna infancia jugaba junto a sus hermanos y su padre al juego de la guerra. Era poco agraciada, no tenía formas femeninas y era una mujer alta para su época. Con solamente cuatro años es recluida en el convento dominico de la ciudad junto a sus hermanas Jacinta, Isabel y María Juana. La priora de dicho convento era Úrsula de Urizár y Sarasti, era prima hermana de su padre.

El ingreso desde muy joven en un convento era una práctica habitual con la finalidad de que fueran educadas en el catolicismo y en las labores propias de su sexo, para acabar siendo casada.

Catalina tenía un carácter fuerte y en ocasiones muy violento, por lo que presentaba problemas disciplinarios en dicho convento. Fue trasladada al monasterio de San Bartolomé también en la misma ciudad, pero con reglas conventuales mucho más severas.

Estuvo recluida hasta el año 1600 en este convento que se escapó del mismo cuando tenía quince años, al darse cuenta de que no tenía vocación religiosa y en consecuencia, se negó a profesar el voto religioso. Se escapó, el 18 de marzo de 1600, y para ello se vistió de hombre y se cortó el pelo.

En este periodo conventual, tuvo una pelea con una novicia viuda mucho mayor que ella. Este hecho hizo, que fuera aislada en una celda.

Tras escaparse llegó andando a Vitoria y ahí conoció al doctor Francisco de Caralt, que era catedrático y estaba casado con una prima hermana de su madre, pero éste nunca supo que eran familiares. En este tiempo aprendió latín durante tres meses, pero Francisco intentó abusar de ella sexualmente.

monja alferez2Como consecuencia de ello, Catalina abandona Vitoria y se traslada a Valladolid, que era entonces la capital del reino de España. (En la imagen: San Sebastián, Guipúzcoa).

Sirvió en Valladolid como paje del secretario del rey, Juan de Idiáquez durante seis meses. Sin embargo, huye de Valladolid porque ve a su padre en la ciudad y además era amigo personal de Juan de Idiáquez. Su padre la estaba buscando.

Se dirige a Bilbao en su huida, no teniendo una buena acogida pues sufrió un asalto, y defendiéndose hirió a un asaltante. Como consecuencia de estos hechos fue arrestada durante un mes.

Al salir de cárcel abandona Bilbao y se traslada a Estella (Navarra). Empieza a trabajar como paje de Alonso de Arellano, y ahí permanecerá durante dos años. Es a finales de 1602 cuando regresa a San Sebastián y ahí conoce al capitán Miguel de Berróiz, con el que se traslada a Sevilla y de ahí inmediatamente a Sanlúcar de Barrameda, entrando a trabajar como grumete en un galeón mandado por Esteban Eguino, que era primo hermano de su madre. Partió hacia América un lunes santo del año 1603.

Siempre estaba disfrazado de hombre, le fue fácil porque tenía muy poco pecho y siempre utilizaba distintos nombres. Además, su rostro como ya hemos visto no era nada femenino.

El barco tuvo que hacer frente a un barco pirata holandés en el camino hacia América al cual vencieron. Llegaron al puerto de Punta Araya en Venezuela. Rápidamente, salen hacía Cartagena de Indias en Colombia. El barco carga la plata para regresar nuevamente a España. Sin embargo, Catalina huye del barco antes de zarpar porque había matado a un hombre y le había robado 500 pesos.

monja alferez3

Se traslada a Panamá donde empezó a trabajar para un comerciante de Trujillo llamado Juan de Urriza y se trasladan ambos posteriormente al puerto de Paita (Perú) y luego siguen al puerto de Mantu (Ecuador), pero en ese traslado el barco naufragó debido a una gran tormenta y solamente se salvó el comerciante y Catalina.

Se trasladó posteriormente a Zaña, villa del interior, que destaca por su agricultura y ganadería. Recibe una hacienda donada por Juan de Urriza y una gran cantidad de dinero y varios esclavos negros. Con esta nueva situación se supone que su vida se iba a asentar de forma definitiva.

Sin embargo, cuando asiste como espectador a una obra teatral en un corral de comedias, tiene un enfrentamiento con un joven que también asistía al teatro. En la pelea, Catalina le corta la cara al joven. Consecuencia de ello es llevada a la cárcel, pero nuevamente el comerciante Juan de Urrizar y el obispo de la ciudad la sacan de la cárcel.

monja alferez4A cambio de esta excarcelación tiene que casarse con Beatriz de Cárdenas, pero Catalina se niega, pues si lo hace se iba a descubrir que era una mujer. Se escapa de la ciudad y se traslada a Trujillo donde Juan de Urrizar le pone un negocio, pero el joven que le había herido la cara le había seguido, viene acompañado de dos amigos.

Catalina no se arredra, acepta el reto y como consecuencia de dicho reto, muere un amigo del joven perseguidor. Nuevamente es encarcelada y Juan de Urrizar la saca de la cárcel. Se traslada a Lima que era la capital del Virreinato del Perú. Juan de Urrizar le da dinero y una carta de recomendación para Diego de Solarte, que era cónsul mayor en Lima y mercader muy rico. Éste le pone una tienda a Catalina. Ésta permanece solamente nueve meses pues fue descubierta teniendo relaciones lésbicas con una hermana de Diego de Solarte.

monja alferez5Se queda sin trabajo y se alista en una compañía militar que iba a partir para la conquista de Chile. Esta compañía era mandada por el capitán Gonzalo Rodríguez y salen 1.600 soldados con destino a Ciudad de Concepción en el año 1619. (En la imagen: Monumento a Catalina de Erauso en el Parque de Miramar de San Sebastián).

Esta fuerza militar arrasó la tierra de los mapuches produciendo grandes matanzas en los indígenas. Catalina es acogida ya en Chile por el secretario del Gobernador, que era su hermano Miguel de Erauso, pero que no la reconoció. Hizo todo lo posible para que no fuera asignada a la compañía de su hermano.

De esta forma relata Catalina su encuentro con su hermano Miguel: “Luego que oí su nombre  me alegré, y vi que era mi hermano, porque aún no le conocía, ni había visto, porque partió de San Sebastián para estas partes siendo yo de dos años, tenía noticias de él, y no de su residencia. Tomó la lista de la mente, fue pasando y preguntando a cada uno su nombre y Patria, llegando a mí y oyendo mi nombre y Patria soltó la pluma y me abrazó, me fue haciendo preguntas…..”

Permaneció allí tres años, pero transcurrido ese tiempo una disputa con su hermano debido a sus relaciones lésbicas le hace abandonar nuevamente.

Se traslada a Paicobi, que era territorio indio y participa en la Guerra del Arauco contra los mapuches, adquiriendo gran fama debido a su valor.

Participa también en la batalla de Valdivia, donde se le da el grado de alférez. Posteriormente, participa en la batalla de Purén donde el capitán de la compañía muere en combate y Catalina se queda al mando.

Catalina no asciende en la escala militar porque existían numerosas quejas por su crueldad y el maltrato que tenía con los indígenas. Esto le frustró y se dedicó al bandidaje y al vandalismo provocando grandes matanzas.

Ya nuevamente en Concepción, asesinó al Auditor General de la ciudad, lo que hizo que permaneciera seis meses encarcelada en una iglesia. Tras quedar en libertad tiene un duelo con su hermano Diego de Erauso al que mata, en consecuencia es encerrada otros ocho meses, pero se escapa de la cárcel.

monja alferez6Huye y atraviesa la cordillera de los Andes para llegar a Tucumán (Argentina). En ese traslado casi muere, pero es salvada por un hombre que le lleva a la ciudad donde se recupera de sus heridas. En agradecimiento ofrece matrimonio a dos mujeres, la primera la hija de la viuda india que le había cuidado en su recuperación y la segunda la sobrina del canónigo. Por supuesto con ninguna de las dos se casa.

Huye de Tucumán para trasladarse a Potosí (Bolivia) donde participa en grandes matanzas de indígenas en Chuncos. Después es estos hechos, se dedica a traficar con trigo y ganado bajo la protección de Juan López de Arquijo.

Nuevamente tiene problemas por pleitos y se tiene que refugiar en una iglesia de Piscobamba, pues mata a un hombre por problemas con el juego. Se traslada posteriormente a La Paz y tiene también problemas por matar también a un hombre.

Catalina es detenida en el año 1623 en Huamanga (Perú) nuevamente por disputas, siendo condenada a muerte y pide la gracia del obispo Agustín de Carvajal, al que confesó que era una mujer y había estado en un convento. Las matronas le hacen un examen físico y certifican que realmente es una mujer. El obispo la protege y la manda hacia España.

Es recibida por el propio rey Felipe IV cuando llega a España que le reafirma en su grado militar de alférez y le llama “la monja alférez”. Además, le permite poder seguir utilizando su nombre masculino y le concede una pensión por los servicios prestados a la Corona en América.

monja alferez7Las historias de la monja alférez se extiende por toda Europa. Catalina se traslada a Roma donde es recibida por el Papa Urbano VIII. El Papa le autoriza a seguir vistiendo de hombre. Posteriormente, visita Nápoles y su visita levantó una gran expectación, cuando paseaba por la ciudad, un grupo de niños se burla de ella y le dicen “Signora Catalina, dove si cammina”, se enfada Catalina y les responde: “A darles a ustedes cien pescozones, y cien cuchilladas a quien las quiera defender”. (En la imagen: Recorrido de Catalina de Erauso por Sudamérica).

Regresa a América en el año 1630 y se instala en Nueva España concretamente en Veracruz. Allí es donde muere parece ser que en circunstancias no aclaradas. Sus restos descansan en la iglesia del Real Hospital de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción en Orizaba (México). Se calcula que muere en el año 1650 pero sin fecha fija.

Se sabe que escribió un libro de memorias, fue publicado en París en el año 1829. Nuevamente fue vuelto a publicar varias veces más y aparece con ilustraciones del artista español Daniel Urrabieta Vierge.

También, se realizó una comedia con su vida titulada “comedia famosa de la Monja Alférez” realizada por el español Juan Pérez Montalbán.

monja alferez8Sorprendentemente en el año 1992 se descrube en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza dos documentos. El primero es un manuscrito que se titula “Relación de una monja que fue huyendo de España a Indias”. El segundo manuscrito hace referencia a un documento y está firmado por cuatro matronas que reconocen la virginidad de Catalina de Erauso.

Como hemos visto, Catalina sí tuvo a lo largo de su vida alguna relación lésbica. Catalina nunca declaró cual era su orientación sexual, de ahí surgen dos alternativas, la primera es que como iba vestida de hombre no tuviera relaciones con hombres para no ser descubierta, la segunda opción es que fuera lesbiana como ha sido visto en algún momento de su vida.

Hay un cuadro pintado Juan van der Hamen que hace un retrato de Catalina de Erauso. Este cuadro pertenece actualmente a la Kutxa y fue restaurada recientemente.

Catalina de Erauso también ha sido un personaje muy utilizado por la literatura del siglo XIX como la novela “Del claustro al campamento o la Monja Alférez” escrita por Eduardo Blasco. También el cine ha explorado la historia de Catalina y así hay una película del mexicano Emilio Gómez Muriel de 1947 titulada “La monja alférez”.

Catalina como vemos es una mujer absolutamente impresionante por su vida y su acción, cruel y asesina y vivió toda su vida al borde del precipicio.

monja alferez9

 

 

Papa Urbano VIII, ratificador de la autorización real que permitía a Catalina vestir de hombre.