sábado. 20.04.2024

En el XV Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), coincidente con el 50 aniversario de su fundación, ha prosperado una enmienda inicial, recogida en el texto final del Plan de Acción que se ponía a discusión en el Congreso, por amplísima mayoría y que recoge la petición del sindicalismo europeo de impedir el comercio entre los países europeos y los asentamientos en territorios Ocupados.

La propuesta inicial fue presentada por los sindicatos CSC y FGTB belgas, CGT de Francia y ELA y USO del Estado Español. Esa enmienda fue recogida por la ponencia en el texto que se ponía a discusión en el XV Congreso de la CES que se celebraba en Berlín del día 23 al 26 de mayo. El último día, viernes 26 fue elegida la nueva dirección del sindicalismo europeo por los próximos 4 años. La secretaria general reelegida es la irlandesa Esther Lynch procedente del ICTU irlandés.

Si queremos paz y negociaciones equilibradas, tenemos que luchar contra la ocupación y la colonización.

A la discusión del Programa de Acción sindical para los próximos cuatro años, titulada "Juntos por un trato justo para los trabajadores", en el apartado de "Un papel más fuerte de Europa en el mundo, basado en nuestro modelo social y nuestros valores sindicales" sólo se presentó una enmienda por parte de la DGB alemana, intentando suprimir esa referencia señalada que, finalmente, fue rechazada masivamente, quedando el texto final de esta forma (traducción no oficial): 

"4.7.8 - Promover la resolución pacífica en Palestina, Siria, la región kurda y el Sáhara Occidental y en otros lugares, exigir el respeto del derecho internacional y el derecho de todos los pueblos a la autodeterminación, de conformidad con las resoluciones de la ONU; exigir que la UE garantice el respeto del ámbito geográfico de sus Acuerdos de Asociación; exigir que la UE considere el impacto sobre los trabajadores cuando despliegue sanciones y bloqueos. La CES abogará por medidas reguladoras que impidan a las entidades legales de la UE importar productos originados en asentamientos ilegales y exportar a territorios ocupados, ayudando o asistiendo a tales situaciones ilegales de conformidad con los Tratados de la UE y el cumplimiento del derecho internacional. La CES reafirma la necesidad de un acuerdo negociado entre Israel y Palestina que dé lugar a una solución duradera y pacífica de "dos Estados", que represente la solidaridad, la justicia y los derechos legítimos de ambos pueblos a coexistir en condiciones de seguridad, independencia y dos Estados soberanos viables. La CES pide que se refuerce, bajo los auspicios de la CES y de sus sindicatos afiliados, la cooperación entre la Histadrut y la PGFTU para ayudar a los trabajadores palestinos empleados en Israel y, en particular, la formación profesional que se imparte a estos últimos en el sector industrial."

El apoyo sindical a la prohibición del comercio con los asentamientos de territorios ocupados es un paso importante que debiera ser seguido por las autoridades de la UE

Hay que hacer constar, que la redacción de la enmienda inicial y recogida por la ponencia del Congreso abarca no sólo el caso de Palestina, sino también al del Sáhara Occidental.

Asimismo, recoge las aspiraciones de la Iniciativa Ciudadana Europea, que consiguió 277.000 firmas de ciudadanos europeos (24.399, procedentes del Estado Español) y que fue admitida por la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo el pasado mes de abril y que tiene que ser contestada por la Comisión Europea, en los próximos meses.

El apoyo sindical a la propuesta de prohibir el comercio con los asentamientos sitos en territorios Ocupados contrasta con la ineficacia y complicidad de las autoridades europeas en controlar el comercio con los asentamientos y que no se beneficien de los beneficios del Acuerdo de Asociación UE Israel, Esta dejadez, en la práctica, se ha convertido en apoyo a la impunidad israelí en transgredir el derecho internacional.

La postura aprobada por la Confederación Europea de Sindicatos es coherente con la Hoja de ruta de la CES adoptada en junio de 2021, que decía:

"La CES reconoce (además) que la participación europea en actividades económicas en estos territorios ilegalmente ocupados contribuye a perpetuar la situación. Por lo tanto, la CES identificará y supervisará el uso de todos los instrumentos de la UE, incluida la política comercial y los acuerdos de la UE, (...) con vistas a poner fin a la ocupación y a las violaciones de los derechos humanos y sociales, al tiempo que se garantiza la adopción simultánea de medidas para compensar los efectos negativos sobre los trabajadores."

Si queremos paz y negociaciones equilibradas, tenemos que luchar contra la ocupación y la colonización. El apoyo sindical a la prohibición del comercio con los asentamientos de territorios ocupados es un paso importante que debiera ser seguido por las autoridades de la UE y de los restantes países europeos.


Santiago González Vallejo | Comité de Solidaridad con la Causa Árabe

La CES aprueba abogar por medidas que impidan comerciar con asentamientos en...