<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 19.08.2022
pobreza argentina

En buena parte del mundo se debate la aplicación de una renta básica universal para contrarrestar la consecuencia mayor de la pobreza: el hambre.

Los efectos de la pandemia en las economías mundiales, sumadas a las generadas por la guerra entre Ucrania y Rusia, han sido devastadores.

Más de 250 millones de personas viven en la extrema pobreza. Los nuevos pobres equivalen a la suma de las poblaciones de Alemania, Francia, Reino Unido y España. África, Asia y Latinoamérica son las regiones más afectadas.

La creciente desigualdad global y el aumento de los precios de los alimentos, no escapan de las agendas de quienes tienen la obligación de equilibrar la balanza en pos de sostener un frágil equilibrio. La posibilidad de establecer incentivos fiscales a gran escala y la impresión de dinero para mitigar la crisis, son temas de intensos debates parlamentarios y mediáticos. La renta básica universal es el mecanismo mediante el cual mitigar las consecuencias del desequilibrio en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Sin embargo, y a pesar de que esta iniciativa está ideada para cubrir las necesidades básicas de los más desprotegidos, los detractores de la misma impulsan una feroz campaña para deslegitimarla, argumentando, sin ningún sustento, que “ningún país puede permitirse el lujo de repartir dinero con regularidad a los más pobres”, porque esto “crea déficits insostenibles que no pueden ser costeados”.    

En opinión de Pablo Sercovich, cofundador de Podemos Argentina y Coordinador de la multisectorial por la Renta Básica Universal, “Se trata de un problema global, pero no hay institución global que lo resuelva”.

Renta básica universal en Argentina

Si bien la potencial aplicación de esta medida en Argentina tiene sus voces detractoras, lo cierto es que el sentido común ha logrado atraer a quienes buscan consenso con el objetivo de pujar en la distribución de la riqueza en favor de los más necesitados.

“En este momento, tanto en Argentina como en toda América Latina y el sur periférico, la realidad azota duramente, aún con gobiernos populares”, sostiene Sercovich

“En este momento, tanto en Argentina como en toda América Latina y el sur periférico, la realidad azota duramente, aún con gobiernos populares”, sostuvo Sercovich durante una entrevista radial para el programa Cenizas de Babilonia. Diáspora Española.

“Es una confrontación de intereses por la distribución de la renta. Y en este momento a lo que hay que darle mucha preponderancia es a que no solo alcanza con reclamarlo desde los sectores que efectivamente necesitan el Salario Básico Universal con urgencia, porque de esa manera lo que se hace es segmentar, y desde los medios hegemónicos se abona el prejuicio”.

La derecha argentina, a través de sus medios, pretende instalar la idea de que la renta (salario, en el caso de Argentina) básica universal es un proyecto que pretende sostener a quienes no quieren trabajar y percibir un ingreso sin aportar nada a la sociedad.

“Esa es una construcción de sentido que ya todos sabemos que existe. Lo que nosotros nos estamos planteando como estrategia es todo lo contrario. Tomando lo que en términos académicos ya se plantea, decimos que a esto hay que abrirlo a toda la sociedad. Esto tiene que ser un derecho; de manera tal de correrlo del eje del concepto asistencialista y ubicarlo donde tiene que estar; como uno de los nuevos pilares del estado social de derechos del siglo XXI, donde a nadie se le va a otorgar una dádiva por caridad ni por conmoción ante la pobreza, sino que tenemos que construirlo como un derecho porque de esa manera, además, rompemos la construcción simbólica de los medios hegemónicos. De manera tal que, si vos la vas a recibir, no te podés oponer".

El desafío, según sostiene Sercovich, es "construir a esa gran mayoría que la va a percibir y que va a integrar a todos los espacios de todos los sectores, “porque esto, si no lo hacemos juntos, no lo podemos hacer”.

La dificultad para la implementación de este derecho reside en que cada uno de los sectores tiene intereses diversos, mientras que la iniciativa es multidimensional porque afecta no solo al mundo del trabajo, sino que atraviesa a toda la sociedad. “Nosotros tenemos la responsabilidad de implementarla y con urgencia, porque no hay más margen”, afirma el cofundador de Podemos Argentina.

Quienes se apropian de nuestras riquezas en Argentina son los mismos que se apropian de la riqueza en todos los países del mundo

Lo que la agrupación progresista nacida en España propone es, desde la política, invitar al diálogo a todos los científicos sociales  que contribuyan a este debate y apelar a las organizaciones para articularlo. “Es necesario generar ese ámbito que en términos globales no existe, para darnos una estrategia común y lograrlo de alguna u otra manera en nuestros países, porque en definitiva quienes se apropian de nuestras riquezas en Argentina son los mismos que se apropian de la riqueza en todos los países del mundo”.

El derecho a un ingreso monetario e incondicional periódico sufragado con reformas fiscales y a cargo de los presupuestos del Estado, dirigido a cada miembro de la sociedad, y adecuado para permitirle cubrir sus necesidades básicas, ha generado tensiones entre la minoría representada por quienes han visto incrementados sus márgenes de ganancias multimillonarias como consecuencia de la pandemia y de la guerra. Una paradoja de los propietarios de las grandes fortunas cuya fuerza representativa es la derecha que históricamente se ha opuesto a reconocer derechos.        

Renta básica universal, de la necesidad al derecho