miércoles. 29.05.2024
Keir Starmer, líder del Partido Laborista británico
Keir Starmer, líder del Partido Laborista británico

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Esta semana en Reino Unido ha habido una noticia que ha destacado y que muestra como el partido conservador va disolviéndose como azucarillo en una taza de té.

Las elecciones locales de la semana pasada fueron un desastre para un partido que ha pasado de dominar el tablero político a ser adelantado tanto los liberales demócratas como por el partido laborista de Keir Starmer.

En el circo de Rishi Sunak le están creciendo los enanos y parece que hay muchas ratas abandonando su barco.

Ante unas elecciones que van a provocar un cambio de asiento en muchas de sus circunscripciones electorales, el ser candidato de un partido perdedor no es considerado atractivo para muchos de los miembros del partido tory.

Hay que recordar que Reino Unido utiliza un sistema electoral mayoritario simple en distritos uninominales para las elecciones a la Cámara de los Comunes. Esto significa que el candidato que recibe la mayoría de los votos en un distrito gana el escaño. 

Las elecciones locales de la semana pasada fueron un desastre para un partido que ha pasado de dominar el tablero político a ser adelantado por liberales y laboristas

En muchas ciudades se conoce de antemano el resultado tras décadas de elegir al mismo partido.

Por ejemplo, el área de Liverpool Walton ha estado en manos del Partido Laborista desde su creación en 1950, o en el área de Islington North en Londres desde mucho antes, 1885.

Para los conservadores, su área más fuerte es Maidenhead en Berkshire, donde no se ha elegido a otro partido desde principios del siglo XX.

El sistema de distritos uninominales tiende a favorecer a los grandes partidos y puede dar lugar a una representación parlamentaria desproporcionada en relación con el número de votos recibidos, no hay margen para las grandes sorpresas y es difícil en muchas ocasiones que cambie de mano la representación y solo una crisis como la que sufre el partido conservador en los dos últimos años lleva a una situación de retirada de candidatos y candidatas o cambios de chaqueta como el de Natalie Elphicke.

Natalie sucedió a su marido como miembro del Parlamento por Dover desde las elecciones generales de 2019 por el Partido Conservador. Antes de su carrera política, Elphicke trabajó como abogada especializada en derecho fiscal y financiero y se casó con Charlie Elphicke en 1995.

Charlie Elphicke fue condenado en julio de 2020 por agresión sexual y durante el juicio y después de la condena, Natalie Elphicke defendió públicamente a su esposo, manteniendo que él era inocente y cuestionando la validez de las acusaciones en su contra.

En un artículo de opinión tras la condena de su marido, Natalie Elphicke lejos de despreciar su actitud, escribió que el bueno de Charlie había sido castigado por ser “encantador, rico, carismático y exitoso, atractivo y atraído por las mujeres. Todas las cosas que en el clima actual lo convirtieron en un blanco fácil para la política sucia y las acusaciones falsas”.

Los cambios de partido entre los miembros del Parlamento británico, especialmente entre los Conservadores, pueden tener un impacto notable en la política del Reino Unido

Natalie anunció esta semana que dejaba la bancada conservadora despachándose con su ex partido diciendo que "bajo Rishi Sunak, los conservadores se han convertido en sinónimo de incompetencia y división".

Los cambios de partido entre los miembros del Parlamento británico, especialmente entre los Conservadores, son eventos que pueden tener un impacto notable en la política del Reino Unido. Estas decisiones pueden ser influenciadas por una variedad de factores, que van desde desacuerdos personales con el liderazgo del partido hasta diferencias ideológicas o insatisfacción con las políticas del partido.

Mientras que Keir Starmer recibía las noticias del cambio de chaqueta con los brazos abiertos muchos de los parlamentarios laboristas no han mostrado el mismo nivel de satisfacción, mas aun sabiendo los muchos charcos en los que Natalie ha ido metiéndose en los últimos años.

Otra de sus metidas de pata que llegaron a tener cierta atención mediática fue cuando decidió lanzarse a criticar al jugador Marcus Rashford tras fallar un penalti en la Eurocopa 2020 sugiriendo que Marcus debería haber estado mas tiempo entrenando y menos haciendo política.

Marcus Rashford ha destacado en el ámbito público por su activismo en cuestiones sociales, especialmente en la lucha contra la pobreza infantil y la desigualdad educativa en el Reino Unido. A través de su plataforma y visibilidad ha abogado por políticas que ayuden a los niños desfavorecidos y sus familias.

Uno de los temas más destacados en los que ha participado es la campaña para garantizar el acceso de los niños de familias de bajos ingresos a comidas escolares gratuitas durante las vacaciones escolares. Rashford ha utilizado su propia experiencia de crecer en una familia de bajos ingresos para abogar por medidas que ayuden a los niños en situaciones similares.

Su activismo tuvo un impacto significativo, y ha presionado al gobierno británico para que tome medidas concretas en estas áreas. Además de su contribución en el campo deportivo, Rashford ha demostrado ser un defensor influyente y comprometido en cuestiones sociales, lo que le ha valido reconocimiento y admiración tanto dentro como fuera del mundo del fútbol.

En el pasado, hemos visto casos de miembros del Parlamento británico cambiando de partido, a veces incluso cruzando el suelo de la Cámara de los Comunes para unirse a un partido diferente o convertirse en independientes. Estos movimientos pueden afectar la dinámica del gobierno, especialmente si erosionan la mayoría de un partido en el Parlamento o si se trata de miembros prominentes que llevan consigo un apoyo significativo de los electores.

Es importante tener en cuenta que los cambios de partido pueden ser controvertidos y pueden generar reacciones variadas, tanto dentro del partido que pierde al miembro como dentro del partido que gana uno nuevo. También plantea preguntas sobre la fidelidad del representante al electorado y sobre si los sistemas políticos deberían tener más restricciones o regulaciones en torno a los cambios de partido de los representantes electos y en el partido laborista en el que últimamente cancelan a muchos y muchas de sus miembros por diferir de lo que Keir Starmer opina, no se ve con buenos ojos los gestos y aprobación hacia parlamentarios que nunca antes mostraron ninguna sensibilidad cercana a los valores que los laboristas se supone defienden.

Natalie no se presentará por su circunscripción en las próximas elecciones por ningún partido, pero hasta que lleguen se sentará en la bancada de Keir Starmer, que está muy por la labor de intentar convencer que Labour es el único dueño del centro político del país…y a la izquierda quien la representa?

Los chaqueteros de la política británica abandonan el barco conservador