<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 29.09.2022
BRASIL | ELECCIONES 2 OCTUBRE

El rechazo femenino es uno de los grandes desafíos para Bolsonaro

El gobierno redujo un 90% el presupuesto destinado a combatir la violencia contra las mujeres.

@jgonzalezok@gab2301 | En la recta final de la campaña electoral, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hizo un esfuerzo para conquistar el voto feminino. Con su largo historial de declaraciones machistas y de ofensa a las mujeres, el candidato intentó disculparse, reforzó el material de campaña y colocó a la primera dama Michelle Bolsonaro en actos públicos. Las más recientes encuestas de intención de voto muestran, sin embargo, que la estrategia no tuvo éxito. Con un fuerte rechazo a Bolsonaro, las mujeres pueden ser el factor decisivo en su eventual derrota en las elecciones de 2 de octubre, cuando el mandatario de extrema derecha intentará conseguir un según mandato.

Solo 27% de las electoras brasileñas pretenden votar por Bolsonaro, mientras que el 50 por ciento declaran su voto por Luiz Inácio Lula da Silva, según un reciente sondeo de Ipec. En el recuento general de intención de voto, sin distinción de género, Bolsonaro aparece con el 31% y Lula con 47%. Datos de otro sondeo de Datafolha, de comienzos de septiembre, son sintomáticos de la reacción femenina contra Bolsonaro: 51 por ciento de los electores apuntan el actual presidente como el postulante que ha atacado más las mujeres durante la campaña; Lula aparece con el 12%. 

Insinuaciones de tipo sexual, comentarios indignos sobre la apariencia y la capacidad intelectual de las mujeres forman parte de la extensa lista de ataques misóginos de Bolsonaro a lo largo de su vida pública. Uno de los más turbadores sucedió en 2014, cuando, en un discurso desde la tribuna de la Cámara de Diputados, dijo a la diputada Maria do Rosário, del Partido de los Trabajadores (PT), que no la violaría porque no lo merecía

Solo 27 por ciento de las electoras brasileñas pretenden votar por Bolsonaro, mientras que el 50 por ciento declaran su voto por Luiz Inácio Lula da Silva

En 2016, en la votación que abrió el proceso de impeachment de la presidente Dilma Rousseff, hizo un homenaje al coronel Brilhante Ustra, uno de de los más conocidos torturadores del régimen militar. “Por la memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, el terror de Dilma Rousseff”, dijo al anunciar su voto a favor del juicio político. Dilma fue una de las opositoras presas y torturadas por la dictadura. En enero de 2022, al lanzar su pre candidatura a la reelección, volvió a elogiar al torturador. 

Bolsonaro ya hizo declaraciones misóginas incluso en relación a su propria familia. El presidente tiene cinco hijos, cuatro hombres adultos y una joven. Refiriéndose a ella, Bolsonaro dijo, en un mal disfrazado tono de broma, que había sido fruto de un momento de debilidad

El presidente brasileño acostumbra reaccionar con especial furia cuando es cuestionado por mujeres periodistas. En el primer debate presidencial en la televisión, al ser preguntado sobre su postura negacionista durante la pandemia, no respondió y atacó a la periodista Vera Magalhães: “Creo que duermes pensando en mí, no puedes tomar partido en un debate como éste. Eres una vergüenza para el periodismo”, dijo, exaltado. Y siguió descontrolado cuando una de las participantes en el debate, la candidata Simone Tebet, defendió a la periodista: “La señora es una vergüenza para el Senado, no venga con ese cuentito de que ataco a las mujeres, deje de victimizarse”, le dijo. 

Días después, en una entrevista con la radio Jovem Pan News, Bolsonaro volvió a faltarle al respeto a otra periodista. Cuando Amanda Klein le preguntó sobre los 51 inmuebles del presidente y su familia, que habrían sido comprados con dinero en efectivo, Bolsonaro afirmó: “Estás casada con una persona que vota en mí, no sé cómo es tu convivencia con él en casa”. 

Los sondeos electorales hechos enseguida muestran el resultado en forma de rechazo. La principal estrategia del presidente para contener la reacción de las electoras brasileñas ha sido usar a su propia mujer en eventos públicos y en televisión. Evangélica fervorosa, Michele Bolsonaro hace declaraciones de tipo religioso y repite el machismo de Bolsonaro. En un evento reciente, dijo que la mujer tiene que ser “auxiliadora del marido”

El gobierno recortó en un 90% el presupuesto destinado a enfrentar la violencia contra la mujer durante su gestión

Además de agredirlas con su discurso misógino, Bolsonaro adoptó medidas contrarias a la defensa de las mujeres. Según el diario Folha de S.Paulo, el gobierno recortó en un 90% el presupuesto destinado a enfrentar la violencia contra la mujer durante su gestión. Son recursos usados, por ejemplo, para proteger a las víctimas de violencia doméstica. Según datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública citados por el periódico, entre marzo de 2020, inicio de la pandemia en el país, y diciembre de 2021, se registraron 2.451 casos de famicidio y 100.398 de violación. 

“Bolsonaro está intentando disputar el voto femenino, pero su machismo no se limita al gesto, a las palabras, también se refleja en las prioridades presupuestarias de su gobierno”, dijo a Folha de S.Paulo la diputada federal y líder del PSOL (izquierda) en la Cámara, Sâmia Bomfin. 

Una de las principales cuestiones defendidas por Bolsonaro a lo largo de los últimos cuatro años es la flexibilización del porte de armas y municiones en el país. Aunque la mayoría de la población ya se ha manifestado contraria a armar a la gente, son claramente las mujeres las que más rechazan la medida: el 82% está en contra, según el sondeo de Genial/Quaest.

Incluso así, Bolsonaro insiste. “¿Cuando tenga que cambiar un neumático sola en la calle y vea personas que se acercan en su dirección, prefiere tener en el bolso una Ley Maria da Penha o una pistola?”, preguntó durante un acto reciente en el sur del país, refiriéndose a la principal ley contra la violencia hacia la mujer, en vigor desde 2006. Al mismo tiempo es indiferente a los temas que más afectan a las mujeres, siendo que en Brasil representan casi el 50% de los responsables del sustento familiar.

El rechazo femenino es uno de los grandes desafíos para Bolsonaro