#TEMP
sábado. 25.06.2022
ELECCIONES PRESIDENCIALES COLOMBIA

Hacia una nueva hegemonía en Colombia

¿Cuáles son las condiciones del Pacto Histórico para consolidar el proceso de paz? ¿Está el país al borde de una hegemonía post-Uribe?
Cierre de campaña Gustavo Petro

El Pacto Histórico es una nueva propuesta política que protagoniza el escenario electoral, y navega entre ráfagas y tormentas con un objetivo claro: conquistar la presidencia de Colombia en primera vuelta el próximo 29 de mayo . Sin embargo, la coalición debe retomar la iniciativa para poner los puntos de la agenda a su favor y contrarrestar las operaciones de difamación que proliferan en la prensa nacional.

  1. La Coalición Pacto Histórico
  2. Amplitud y gobernanza
  3. El epicentro del debate.
  4. ¿Se ha resignado la clase dominante a la derrota?
  5. La amenaza de fraude o asesinato sigue latente.

La Coalición Pacto Histórico

La coalición Pacto Histórico marca una clara tendencia progresista donde se unen fuerzas políticas de distintos espectros ideológicos, que van desde la izquierda hasta el liberalismo democrático. Es necesario aclarar que, contrario a lo anunciado por los actuales partidos en el poder y diversos medios de comunicación, el programa político liderado por Gustavo Petro no se ajusta exclusivamente a la “izquierda”, por tanto, no hegemoniza el frente electoral . El candidato presidencial fue el principal articulador del proyecto, poniendo un sello de distinción al Pacto Histórico; Es una propuesta progresista, que renueva ideas inconclusas del liberalismo(en particular el programa de reforma agraria e industrialización de Alfonso López Pumarejo denominado “la revolución en curso”), impulsor de la implementación del Acuerdo de Paz de 2016, vinculado a problemas contemporáneos como el cambio climático y la superación del neoliberalismo.

Según los resultados del 13 de marzo, el Pacto Histórico cumplió parcialmente sus objetivos, logrando imponerse como la opción más votada y aumentar significativamente el número de curules en el Congreso.. Sin embargo, la meta de obtener una mayoría en ambas cámaras (55 en el Senado y 86 en la Cámara de Diputados) no se alcanzó, y la coalición aún está lejos de lograrlo, incluso en alianza con el Partido Comunes (ex-FARC). y la Alianza Verde.

 En efecto, tendrá que negociar con liberales e incluso miembros “moderados” del Partido de la U, Cambio Radical y posiblemente del Partido Conservador. A ello hay que sumar la incorporación de 16 representantes de las regiones donde el conflicto armado fue más severo (en el ámbito de los denominados Distritos Especiales de Transición de Paz), de los cuales 9 se mostraron a favor de la implementación del Acuerdo de Paz, mientras los demás esperan las elecciones presidenciales para declarar su lealtad.

Por primera vez en el siglo XXI, el Partido Conservador tendrá que optar por declararse en contra de un gobierno . Si bien después del gobierno de Andrés Pastrana dicho partido no pudo disputar la presidencia, formó parte de las alianzas de gobierno en el congreso y en la composición ministerial en períodos sucesivos.

Sin duda, el proceso de paz iniciado hace una década y la firma del Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y las FARC-EP son los hechos más importantes de las últimas décadas . El programa de reformas contenido en el Acuerdo y su rápida interrupción por parte del uribismo, develaron a la ciudadanía los verdaderos problemas nacionales de raíz, fruto del neoliberalismo de guerra, abriendo también el camino a un ciclo ascendente de movilizaciones y al surgimiento de expresiones progresistas con posibilidades reales de convirtiéndose en gobierno. Tal programa de reforma inconcluso es un punto de partida que tiene consenso político en amplios sectores, incluida la clase dominante., así como un marco legal que otorgue legitimidad internacional para impulsar reformas vitales para consolidar el cambio económico y la justicia social.

El programa del Pacto Histórico denominado “Colombia potencia mundial de vida” , tiene la posibilidad de llevarse a cabo en este marco. Se trata de un conjunto de medidas de alto impacto y aceptación mayoritaria, que implicará retomar el camino de implementación de lo acordado. Ello, considerando la difícil correlación de fuerzas que existe en el Congreso, a pesar de una elección, como la anterior, sin precedentes para una fuerza alternativa que se posicionó como la más votada.

La eventual victoria de Gustavo Petro y Francia Márquez el 29 de mayo, cada vez más cerca, traería consigo un fuerte efecto simbólico. No hay precedentes de un gobierno progresista en la historia de Colombia : a medida que se materializa un cambio de rumbo, también aumentan las expectativas populares.

Amplitud y gobernanza

En el camino a la presidencia hay una paradoja: cuanto más dependa el Pacto Histórico de otras fuerzas para ganar, más condicionantes tendrá en su política de gobierno . A esta situación se suma la idea, casi de sentido común, de que la incorporación de más grupos, y en particular de los pertenecientes a alguna facción de las clases dominantes, puede garantizar una mejor gobernabilidad. La pregunta es ¿gobernabilidad o permanencia en el gobierno?

Llevar adelante el programa de reformas para que Colombia sea una “potencia mundial de vida” implicará un nuevo sistema de seguridad social y salud, recuperar derechos laborales desconocidos para las jóvenes generaciones de trabajadores, generar alternativas de transición a una nueva matriz energética, pero sobre todo desde la implementación del Acuerdo de Paz. La correlación de fuerzas para ello es una clave ineludible compuesta por variables como la movilización popular(no solo en las marchas, sino también a través del diálogo abierto que aumente la politización y fortalezca la organización social), la calidad de quienes ejecutan las políticas públicas, la articulación parlamentaria, así como las relaciones con Estados Unidos y el empresariado. Si la balanza se sella a favor, habrá que moverse con valentía durante cuatro años para acumular fuerzas sin desalentar las expectativas. Ante esta situación, el Pacto Histórico debe ganar en la primera vuelta con fuerza propia . Por supuesto, esa es la angustiosa tarea que ocupa todos los esfuerzos del presente, que exige una campaña ciertamente épica.

“La guerra ha perdido su centralidad, aunque sus mentores continúan esforzándose por reproducirla”.

No será lo mismo ganar en primera vuelta que en la votación. Si bien luego de las elecciones parlamentarias, Gustavo Petro llamó inmediatamente a la conformación de un Frente Amplio que trascienda el Pacto Histórico y convoque a los sectores de las fuerzas políticas tradicionales que coinciden con su programa y deciden desvincularse del uribismo, el grado de compromiso de estas fuerzas aún no es lo suficientemente decisivo para negociar aspectos programáticos. En caso de tener que dirimir la elección en una segunda vuelta, será más probable que las negociaciones y los marcos de alianza den forma a una agenda de gobierno más allá del Pacto Histórico, trazando líneas rojas en torno a su programa .

El epicentro del debate.

Petro centró sus propuestas en la crisis económica que sufre el pueblo colombiano, la misma que en 2021 llevó al hartazgo de millones de personas, que salieron a las calles entre abril y julio. El hambre es quizás la mayor angustia de las familias y el desafío inmediato para el próximo gobierno . Según estadísticas nacionales, la pobreza alcanza a 21 millones de personas , lo que se expresa materialmente en la imposibilidad de acceder a una alimentación completa y regular. Por otro lado, se estima que, de esta población, 16 millones son incapaces de realizar las tres comidas al día . En un país con vocación agrícola, la acuciante inseguridad alimentaria que prevalece es inaceptable .

A los bajos ingresos se suman el endeudamiento de los hogares y el desempleo, constituyendo los principales motivos del descontento social, según la encuesta CELAG de abril . Por primera vez en el siglo XXI, los efectos del neoliberalismo se destacan en las preocupaciones de la mayoría, desplazando el imaginario de que “todos los problemas son culpa de la guerrilla” . La guerra ha perdido su centralidad, aunque sus mentores siguen esforzándose por reproducirla. En este aspecto, el Pacto Histórico elaboró ​​acertadamente sus propuestas, en especial la nacionalización del sistema de seguridad social.

“La derecha colombiana no es exclusivamente Uribe y se puede reconstruir desde fuera de este clivaje”

Hasta el momento, la campaña ha centrado la atención en Gustavo Petro y sus propuestas, que en general son criticadas por otros candidatos. Tanto él como su vicepresidenta, Francia Márquez, salieron a la escena política con un estilo esclarecedor y disruptivo, respectivamente. Francia se destaca por su liderazgo en las comunidades afrocolombianas y la defensa de la naturaleza frente al avance de la megaminería, siendo una mujer de estrato popular que vivió las vicisitudes del conflicto social y armado.. Su raíz y clase han despertado el racismo más vergonzoso de la cultura conservadora, así como la crueldad, a veces calumniosa, a través de investigaciones periodísticas sobre su vida privada. Especialmente en los medios que generalmente protegen a los obispos más notorios de la política tradicional. Frente a esta matriz, Francia logró instalar el mensaje más fuerte de la campaña: la invitación a “vivir placenteramente” , que fue recibido con mucha expectativa.

¿Se ha resignado la clase dominante a la derrota?

La crisis neoliberal se relaciona con una crisis de hegemonía que se traduce en la incapacidad de un sector de la clase dominante para llevar a cabo intereses comunes , es decir, para sostener el régimen de acumulación y las tasas de ganancia esperadas por la élite sin un colapso social. . . El creciente repudio al uribismo marca la pauta de este proceso de pérdida de hegemonía, pero no indica la imposibilidad del surgimiento de una nueva dirigencia que restablezca la estabilidad del referido régimen y se actualice al ciclo de reformas o logre bloquearlas. ; La derecha colombiana no es exclusivamente uribista y puede reconstruirse desde fuera de este clivaje. La pérdida del protagonismo del uribismo posibilita una disputa en la que el progresismo tiene una extraordinaria oportunidad.

La resistencia al cambio va acompañada del rugir de los sables. La instrumentalización de los órganos de control y una constelación de historias que provocan miedo. El comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, protagonizó un flagrante episodio de injerencia política violatoria de la Constitución (artículo 219), al confrontar a Gustavo Petro por difundir noticias sobre la muerte de militares y la connivencia de militares con grupos paramilitares y narcotráfico. actividades. Mientras el presidente Iván Duque validaba este hecho y los entes de control del Ministerio Público hacían caso omiso de las denuncias, la Fiscalía General de la República envió una señal que anticipa su actitud de ejercer el rol de oposición: suspendió por tres meses al alcalde de Medellín por insinuar su apoyo por el Pacto Histórico. Lo anterior lo define la orquesta de los medios informativos a través de los cuales los grandes empresarios transmiten su aversión al progresismo y amenazan con futuros cataclismos que ya sufre la sociedad colombiana a causa del modelo neoliberal.

La amenaza de fraude o asesinato sigue latente.

La denuncia de una operación para matar al candidato progresista corrobora que, por un lado, la eliminación del opositor político sigue en los planes de un sector que interesa al orden social actual y, por otro lado, que serán un factor de presión para la violencia política en un hipotético gobierno del Pacto Histórico. En cuanto al fraude, las recientes elecciones parlamentarias hicieron saltar las alarmas y demostraron que la manipulación de las elecciones a favor de los partidos tradicionales no era una fantasía . El desafío es reclutar 113.000 “guardianes de voto” para monitorear las votaciones en cada colegio electoral en Colombia y en el extranjero.

Traducción para ALAI: Camila Koenigstein

Hacia una nueva hegemonía en Colombia